Adhesiones a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga en favor de Jesús Castellanos Guerrero

En este apartado se publican los testimonios de apoyos y afectos que cualquier entidad o persona hace llegar a través de comunicacion@agrupaciondecofradias.com en favor del otorgamiento de la máxima distinción de la institución de San Julián a quien fue el cofrade más trascendental de los últimos cincuenta años en Málaga

MALAGA, 27 DE NOVIEMBRE DE 2016.- Es la primera vez en la historia que la casi centenaria Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga tiene iniciado un proceso para conceder, a título póstumo, la medalla de oro de la institución a un cofrade único y ejemplar. Se trata de Jesús A. Castellanos Guerrero, hombre que todo lo dio en vida por el mundo de la Semana Santa malagueña y que falleció de manera repentina el 12 de septiembre de 2012.

La institución de San Julián constituyó el pasado 22 de septiembre una comisión para dicha concesión, si bien, de inmediato la totalidad de las 41 cofradías agrupadas y la propia Agrupación hicieron causa común solicitando respectiva y unánimemente la concesión en cuestión, circunstancia ésta que también es extraordinaria en los anales de la medalla de oro agrupacionista.

En este sentido, la Agrupación de Cofradías ha dispuesto el presente espacio para posibilitar que cualquier entidad o persona puedan hacer llegar sus favorables testimonios, mediante el uso del correo electrónico comunicacion@agrupaciondecofradias.com, apartado éste en el que pueden ir visualizándose de manera pública cuantos apoyos y afectos se vayan produciendo.

La Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga agradece a todos las adhesiones cursadas, las cuales son sinceros testimonios de la profunda admiración que el recuerdo de Jesús Castellanos motiva. Un cofrade cuya gran figura humana parece seguir creciendo con el paso del tiempo.

Adhesiones a la concesión

17 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Alan Antich Durán: Por la presente, manifiesto mi adhesión al expediente de concesión de la medalla de oro agrupacional a título póstumo al insigne cofrade D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero, siguiendo las directrices y trámites reflejados en los artículos 4, 5, 6 y 7 del capítulo III del actual reglamento de honores, distinciones y protocolo de la Agrupación, en su anexo III de los estatutos vigentes. Reciban mi agradecimiento por su atención. Alan Antich Durán.

19 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Real Hermandad de Santa María de la Victoria: Esta corporación ha tenido conocimiento de que se encuentra en trámite la preparación del expediente para la concesión de la MEDALLA DE ORO DE LA AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS a título póstumo a D. JESÚS ALBERTO CASTELLANOS GUERRERO. La Real Hermandad de Santa María de la Victoria, Patrona de la Diócesis y de la ciudad de Málaga, cofundadora de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, con gran orgullo y gozo, se adhiere a la solicitud de su concesión, entendiendo que es justo este reconocimiento para quien tanto trabajo en pro y para de la pionera institución representativa del mundo cofrade de Málaga. Jesús Castellanos, por su preparación y dedicación, entre otras muchas virtudes, fue y sigue siendo un referente para los auténticos cofrades; ejemplo para los jóvenes, con su esfuerzo, entusiasmo y visión de futuro realizó una importante labor que constituyó un gran revulsivo en un momento ciertamente importante determinante para la Semana Santa de Málaga y sus cofradías; constante e implicado, como buen cristiano, se sentía partícipe de la Iglesia, integrado en la Parroquia, volcado con el Corpus Christi, y tantas otras cosas, en definitiva viviendo su fe día a día.

Nosotros podemos vanagloriamos de haber contado con la desinteresada colaboración que siempre prestó a la Hermandad de su Patrona, como por ejemplo cuando era muy joven y formaba parte de los llamados “niños de María Muñoz”, a los que él mismo denominaba “cuadrilla del arte”, que eran los que preparaban los cultos en la Catedral. Confeccionó las sucesivas convocatorias con las que durante años venimos anunciando a los fieles los cultos de Nuestra Madre. Realizó diseños para la Hermandad, como el significativo, detallado y completo escudo, o un dibujo de trono que sirvió de base para el que actualmente porta a Santa María de la Victoria. Más importante, si cabe, fue la ayuda en propagar la devoción  a la Victoria, y otra muestra  que podemos  citar es que participó muy activamente con don Agustín Clavijo en la exposición que sobre la Virgen de la Victoria se organizó en el entonces Museo Diocesano. Y todo ello fruto del verdadero y profundo amor y fervor que siempre demostró y expresó, en privado y en público, a Santa María de la Victoria, como dejó de manifiesto en su recordado pregón de Semana Santa, en el que Ella fue la “Estrella de los caminos” en su peregrinar Mariano por las Titulares malacitanas. Refiriendo que cada ocho de septiembre “se meterá en el corazón de Málaga ” cuando celebramos con la Iglesia la Natividad de la Señora, y cómo “cuando la Catedral se ha derramado en una cascada de pétalos que la despiden, hay un sentimiento especial que nos lleva a decir a todos que el nuevo año cofrade se está iniciando” recordando que a Nuestra Señora de la Victoria, que está ahí desde el principio y “bajo cuyo patrocinio se agruparon las Cofradías malagueñas”, debemos tenerla presente en todo el curso cofrade. También explicó la presencia y protección de “Santa María de la Victoria en la historia de esta ciudad”, lo que le llevó a pedir en el año jubilar de la celebración del dos mil nacimiento de Jesús con “toda (mi) vehemencia y con todas (mis) fuerzas pero también con toda la razón” el ofrecimiento a nuestra Patrona de la medalla de la ciudad. Súplica que tuvo eco y “honrando la memoria de cuantos malagueños se acercaron a su imagen y honrándose a sí mismo” fue llevada a efecto por el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga. Lo cual tengo el honor de trasladarle, para la toma en consideración por el órgano competente para su resolución. Francisco Toledo Gómez, hermano mayor de la Real Hermandad de Santa María de la Victoria.

23 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Rafael Recio Romero: En contestación a tu atenta carta del pasado catorce de noviembre, te manifiesto mi total y absoluta adhesión personal a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a título póstumo al insigne y recordado cofrade D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Como puedes suponer recibo con inmensa alegría el acuerdo de la Junta de Gobierno agrupacional celebrada el pasado 24 de febrero, en la cual, a propuesta de nuestro presidente Pablo Atencia Robledo, con el apoyo de las 41 cofradías agrupadas, se aprueba iniciar el expediente para la concesión de la medalla de oro a Jesús Castellanos por los muchos e innumerables méritos contraídos durante toda una vida dedicada a las cofradías, a la Semana Santa y también a la Iglesia malacitana, como cofrade y como cristiano comprometido.

Sería innumerable reseñar sus méritos y realizaciones, ya que, sin duda, son conocidos por el mundo cofrade. El privilegio de haber compartido con él nueve años al frente de las cofradías malagueñas me permite resaltar, desde mi modesto punto de vista, aquello que le hace un cofrade único y diferente, posiblemente irrepetible durante muchas generaciones y que nos hace a sus coetáneos unos privilegiados por haber compartido con él responsabilidades cofrade, así como su amistad. Los logros y trabajos desarrollados por Castellanos, en sus más de treinta años de colaboración con la agrupación, han sido de tal amplitud que sería totalmente imposible detallarlos en un escrito. Sin duda, lo más importante y con más repercusión pública fue el diseño, desarrollo y montaje del museo de la Semana Santa de la ciudad, siendo su ideólogo, impulsor y también su director, llegando por fin el 4 de marzo de 2010 a la bendición por el Sr. Obispo y su inauguración por las autoridades autonómicas y locales.

Es también fundamental destacar que diseñó junto al arquitecto D. Antonio Díaz Casado un plan director para rehabilitar la Iglesia y del Palacio de San Julián, ejerciendo durante años en las obras de rehabilitación como aparejador “de facto” y también como responsable directo de su estética, consiguiendo con su trabajo que hoy en día disfrutemos de una sede cofrade referente en Andalucía y, sin pecar de inmodestos, de España. Me considero conocedor y amigo de Jesús Castellanos, por ello pienso que posiblemente una de sus mayores satisfacciones fue, sin duda, la coordinación de los grupos jóvenes que se acercaron a nuestra institución, con un claro exponente en la peregrinación de 50 jóvenes cofrades a Santiago de Compostela para ganar el Jubileo en el año Santo de 2004. También incentivó jornadas de convivencia con grupos de jóvenes cofrades en la Agrupación y a eso siguieron multitud de reuniones en muchas cofradías agrupadas cuyos grupos jóvenes organizaron jornadas de actividades en sus propias casas de hermandad.

Todo este movimiento de jóvenes cofrades tuvo su punto álgido al formarse los grupos de voluntarios para organizar y conmemorar multitud de actos y los momentos especiales que se vivieron para celebrar la llegada de la Cruz del Papa a Málaga con motivo de las jornadas mundiales de la juventud. Málaga, como ciudad de acogida, tuvo la oportunidad de recibir a 248 peregrinos Canadienses y Venezolanos en nuestras casas de hermandad, ya que llegaron a nuestra ciudad antes de acudir a Madrid en agosto de 2011. Castellanos, junto a un grupo de jóvenes, coordinó todos los grupos de voluntarios, y también participó como un “joven” voluntario más viajando a Madrid y pudiendo recibir la bendición de Su Santidad Benedicto XVI.

La Universidad de Málaga, donde ejercía como docente, organizó tras su fallecimiento un interesantísimo ciclo de conferencias que titularon “Jesús Castellanos, una esencia poliédrica” donde reputados académicos y cofrades intentaron definir la compleja personalidad de Jesús Castellanos. En ella se celebraron conferencias que versaron sobre el diseñador y el artista; sobre la ciencia y la docencia; sobre la figura del historiador y el comunicador; y otra final sobre la religiosidad popular. Después de estas conferencias quedó totalmente en evidencia la complejidad y la riqueza de la figura de un cofrade sin igual que, a mi juicio, todavía no hemos valorado su pérdida suficientemente. Castellanos fue un cofrade irrepetible en el que, además de sus innumerables dotes y capacidades conocidas por todos, se une también su inagotable capacidad de trabajo, su  entrega personal generosa e infinita con la Agrupación de Cofradías, con las Cofradías y con la Semana Santa de Málaga.

Durante nueve años tuve la suerte de compartir con él las responsabilidades agrupacionales como presidente. A mi juicio, si existe una persona merecedora de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías por sus méritos, su personalidad y por su contribución a la Semana Santa de Málaga, es Jesús Alberto Castellanos Guerrero. La desgracia de su fallecimiento temprano nos ha privado de imponérsela de manera terrenal, como sin duda mereció, pero estoy convencido que desde su balcón privilegiado del cielo la lucirá con el orgullo que merece la institución, pero también con la modestia de la que siempre ha hecho gala. Rafael Recio Romero, ex-presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

– José Jiménez Guerrero: Por el presente escrito muestro mi más entusiasta apoyo a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Su figura se convirtió tras su fallecimiento en todo un referente para la actual y para las futuras generaciones cofrades. Como historiador, estoy plenamente convencido de que su obra y su legado perdurará en el tiempo. Además, lo considero como uno de los cofrades más trascendentes de nuestra historia. Sus aportaciones han sido claves para poder entender la evolución habida en nuestra Semana Santa en los últimos tiempos. Y es que, los que tuvimos la fortuna de conocerlo y de gozar de su amistad, siempre lo consideramos como una figura capital y como uno de los personajes más influyentes en la órbita cofrade malacitana en los últimos treinta años. Por todo ello, y porque estimo que los reconocimientos institucionales (aunque, como sucede en este caso, sea a título póstumo) también sirven para que en el futuro se reconozca y se recuerde a los grandes personajes de nuestra singular historia, considero un pleno acierto la concesión de la medalla antes referida. José Jiménez Guerrero, historiador, pregonero de la Semana Santa de Málaga del año 1998 y cofrade de la Hermandad de la Amargura de Málaga.

24 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Bordados Juan Rosén: Bordados Juan Rosen ha tenido conocimiento,que la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, en sesión celebrada el pasado día 24 de febrero de 2016, aprobó la iniciación del expediente de concesión de la Medalla de Oro agrupacional a título póstumo a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Como consecuencia de los méritos que aglutino su persona. Jesús castellanos fue un malagueño que desarrollo una brillantísima labor a lo largo de toda una vida ligada al mundo de las cofradías y hermandades. Una faceta que le ha hecho ser conocido y reconocido por el mundo cofrade. Pero, además, fue tocado por las musas del arte, dejándonos un legado estético que ha reflejado en sus bocetos y diseños, enriqueciendo el patrimonio de nuestra ciudad. Una faceta que creció y maduró de forma paralela a lo que lo hacía su querida Málaga y su Semana Santa. Haciendo de Jesús Castellanos una figura fundamental dentro del mundo de la cultura de nuestra ciudad y una pieza fundamental,para entender la evolución de la Semana Santa durante el último tercio del siglo XX y el principio del presente. Por todo ello Bordados Juan Rosen se adhiere y apoya esta iniciativa, con el ruego de que lo haga extensivo al resto de su Junta de Gobierno. Juan Rosendo Rodríguez Romero, Antonio Pérez Gómez y José Manuel Molina Cobos, bordadores de oro/plata y sedas.

25 DE NOVIEMBRE DE 2016

– José M. Ferrari Ojeda: El pasado viernes día 18 de noviembre recibí su escrito comunicándome la noticia de que en Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, celebrada el pasado 24 de noviembre de 2016, se aprobó por unanimidad la propuesta de iniciar el expediente de concesión de la medalla de oro de dicha Agrupación, a título póstumo, al distinguido cofrade D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Considerando merecida la propuesta realizada, me adhiero a la referida propuesta. José M. Ferrari Ojeda, vicario general de la Diócesis de Málaga.

– María Felicitación Gabiero Galisteo: Sirva el presente escrito como adhesión a la petición , más que merecida, de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga para D. Jesús Castellanos Guerrero. Fue Jesús una persona muy querida y cercana para mí, para mi familia y para mi taller de bordados. Juntos hemos realizado varios proyectos de los cuales me siento muy orgullosa. Pero el hecho de haber trabajado juntos no es el que me anima a adherirme a esta petición como amiga personal. D. Jesús Castellanos Guerrero era, es y será para todos los cofrades de nuestra bendita ciudad un referente y una persona muy querida y admirada. Se trataba de un hombre muy preparado en el mundo cofrade, una persona al estilo del Renacimiento, tocaba múltiples disciplinas artísticas, las cuales dominaba. Como diseñador fue excepcional, como Hermano Mayor apasionado y como cofrade de base, de las personas más comprometidas que he conocido. Era D. Jesús Castellanos un pilar fundamental en nuestra querida Agrupación de Cofradías, muestra de ello su impecable dedicación en el empeño de crear un museo en la Sede de San Julián. Pero todo esto queda ensombrecido ante la magnitud personal de Jesús. Como persona era carismático, cercano, comprensivo, diligente… no sé cuántos adjetivos se me pasan por la cabeza recordando su figura. Grande, muy grande ha sido el legado personal que Jesús ha dejado en nuestros corazones, y como muestra la multitud de adhesiones que sé que se han recibido a tal petición de Medalla de Oro. Reciba Sr. Presidente mi agradecimiento personal por tan noble y justa petición, personas como D. Jesús Castellanos Guerrero hacen grande nuestra Semana Santa, atentamente. María Felicitación Gaviero Galisteo, bordadora.

26 DE NOVIEMBRE DE 2016

María Lozano López: Buenas tardes!! Quiero utilizar este medio que espero sea correcto para que quede constancia de mi adhesión particular a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a este gran cofrade, que fue Jesús Alberto Castellanos Guerrero, a titulo póstumo. También deseo agradecer esta iniciativa a dicha Agrupación, que trabaja dia a dia por la Semana Santa de nuestra ciudad. Atentamente. Un saludo. María Lozano López.

José Antonio Jurado: Siempre enseñaste lo que es ser un cofrade de base. Siempre presente en el recuerdo. José Antonio Jurado.

– Ana María Flores Guerrero: “…Tenemos que hablar de muchas cosas. Compañero del alma, compañero”. Esta es la sensación que me embargó cuando aquel doce de septiembre, se marchó repentina e inesperadamente mi amigo Jesús. Jesús Castellanos Guerrero (1954-2012) hombre polifacético e incansable. Médico, profesor e investigador conjugó su labor docente universitaria en la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga con una dedicación intensa a su hermandad de los Dolores del Puente de la que fue fundador y hermano mayor y que hoy constituye su mejor legado. Una cofradía concebida por él desde la cruz guía y su solemne y compacto cortejo de nazarenos hasta el manto de la Virgen, el cual vimos bordar por sus hermanos cuando las camareras de la Puente y la Paloma íbamos a ver el diseño de la peana de nuestra Virgen ¡Cuántos recuerdos! Qué alegría tenía cuando nos enseñó las recién llegadas barras de palio para ese peculiar y elegantísimo trono de la Señora del Puente, qué trajín cuando preparaba los belenes para la obra social o hacía capirotes para obtener ingresos… ¡Cuántos recuerdos!

Pero Jesús era mucho más, motor importantísimo y fundamental del ente agrupacional, fue vicepresidente de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga casi una década, su participación fue clave en la rehabilitación de San Julián y en la concepción del museo de la Semana Santa del que fue su director y que hoy lleva su nombre. Autor de múltiples estudios sobre la Semana Santa malagueña, pregonero del año 2000, conferenciante sagaz, animado contertulio, dibujante y genial diseñador tanto para obras en madera como para bordados y orfebrería. No hay prácticamente cofradía en Málaga que no se jacte de contar con una obra suya, numerosísimos fueron sus proyectos, citemos entre otros muchos, el trono del Cristo de Ánimas de Ciegos, el de Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario, el trono y palio de María Santísima Reina de los Cielos, trono y manto de la Señora de la Soledad de Mena…y el espléndido proyecto del trono procesional para María Santísima de la Paloma, su maravillosa herencia artística, actualmente en ejecución.

Pero por encima de su obra estaba su desbordante personalidad. Jesús tenía tiempo para todo y todo lo hacía fácil, le encantaba charlar y se paraba con todo el mundo, nunca tenía bulla. Disponible siempre que se acudía a él, siempre en actitud de servicio, desinteresado y generoso hasta el extremo. Jesús era uno más, tenía la sencillez de los importantes. Y Jesús sentía el orgullo de ser cofrade, de los cofrades del año entero, era incansable, rebelde e inconformista que hablaba sin tabúes y decía en voz alta lo que muchos pensábamos pero no nos atrevíamos a decir. Cofrade crítico que desafió las normas sin sentido. Cofrade perfecto, referente para muchos.

Y Jesús sentía el orgullo de ser cristiano, cristiano comprometido que proclamaba a los cuatro vientos su fe, el mensaje de salvación. Cristiano activo, siempre en nuestra iglesia diocesana de Málaga. Cristiano enamorado de María, la de los Dolores del Puente. Jesús ha sido un don de Dios, su amistad un maravilloso regalo. “Y… tenemos que hablar de muchas cosas. Compañero del alma, compañero”. Esta es la sensación que me embarga cuando te recuerdo Jesús. Y por esto y por mucho más… Me adhiero con júbilo a la merecida concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Ana Mª Flores Guerrero, pregonera de la Semana Santa de Málaga 2009.

27 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Antonio Guirado Paniagua: Buenos días, les escribe desde Granada, un cofrade malagueño, Hermano de Zamarrilla y que lo fue de Dolores del Puente. Por la labor realizada por Jesús en pro de la Semana Santa de Málaga se merece más que de sobra la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías. Sin más, se despide atentamente: Antonio Guirado Paniagua. VIVA MÁLAGA.

– José Antonio Martín Arrebola: Por medio de la presente mi adhesión  a la concesión de la medalla de oro a D. Jesús Castellano. Un cofrade ejemplar y entregado a la Semana Santa de Málaga. Un cordial saludo. José Antonio Martín Arrebola. Ex. H.M. Cofradía de Crucifixión.

– José Jiménez Durán: Yo José Jiménez Duran me adhiero a la tan merecida MEDALLA DE ORO al que fue gran cofrade y amigo de todos. Un saludo.

– Francisco Bueno Rodríguez: En mi condición de cofrade, me adhiero a la petición de conceder a D. Jesús A. Castellanos Guerrero la medalla de oro de la agrupación. Es de sobra conocida la labor que a lo largo de su vida realizó por la S. Santa de Málaga. Largo sería explicar los méritos que le avalan y su dedicación casi existencial. Por todo ello, merece esta distinción a título póstumo el Sr. Castellanos. Saludos. Francisco Bueno Rodríguez.

– José Luis Parra de Torres: Me adhiero totalmente a esta merecida y justa iniciativa.

– Ricardo Delgado Rubia: Me adhiero a la petición de la Medalla de Oro para D. Jesús Castellano, porque creo que es de justicia y nunca es tarde. Igualmente felicito a las personas que lo han solicitado. Ha sido y sera desde luego todo un referente en nuestra comunidad cristiana y cofrade, un gran amigo y gran hombre del que todos deberíamos tomar un poco de ejemplo. Un fuerte abrazo allá donde estés Jesús. Ricardo Delgado Rubia.

– Fernando Cabra Dueñas: Sirva este escrito como muestra de adhesión y apoyo a la propuesta de concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a D. Jesús Castellanos, quien tanto trabajó en muy diversas vertientes para el engrandecimiento de la Semana Santa de Málaga. Gran persona, gran profesor universitario y excelso cofrade, merecedor sin duda de dicho galardón. Siempre permanecerá en el recuerdo como un gran malagueño. Fernando Cabra Dueñas. Ex-Hermano Mayor y Consejero de la Real Hermandad de Ntro. Padre Jesús del Santo Sepulcro y Ntra. Sra. de la Soledad.

– Jesús Morente Jiménez: Buenos días: Con el presente email, me sumo a la petición de otorgar a D. Jesús  Castellano la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de la Semana de Málaga. JESÚS MORENTE JIMENEZ. EXHM. Archicofradía Huerto Concepción.

– Manuel Bueno Martín: Desde el reconocimiento y afecto D. Jesús Castellanos Guerrero, me sumo a las adhesiones que desde la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga se promueve para la concesión a título póstumo de la Medalla de Oro de la Institución, por su trayectoria como persona, como cofrade y como médico, desde el Departamento de Historia de la Medicina en la UMA. Siempre presto a ejercer su magisterio, supo poner sus conocimientos a disposición de los demás, y de sus habilidades artísticas dirigidas a engrandecer el patrimonio cofrade. Desde la más humilde actitud fue a la par que artista, peón de brega de su Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón y de su Virgen de los Dolores, la del Puente, en la de Humillación y Estrella y en la Agrupación de Cofradías. Sin buscarlo, en una vida entregada a las Hermandades y Cofradías, recibió reconocimiento por donde iba pasando, alternativamente y en todas a la vez. Así era su capacidad de trabajo, de dar consejo, de empatía, de alentar a emprender cualquier proyecto que se relacionara con su ciudad y sus cofradías. Traigo a colación sin entrar en detalle, el gran impulso y seguimiento que dio mientras duró al Grupo de Trabajo del Centro del Profesorado “Semana Santa de Málaga en la Escuela” que, una vez conocido por el Presidente de la Agrupación, D. Rafael Ángel Recio Romero, un grupo de maestros acometiera, al amparo de la Institución, para acercar la Semana Santa de la ciudad a los escolares malagueños. Sus consejos y su participación abrieron las puertas de templos, cofradías y centros educativos en este cometido durante 5 cursos académicos consecutivos. Conciertos de marchas, Concurso de Carteles y Ciclos de Conferencias, sirvieron para cumplir el objetivo marcado.¡Qué buena labor en tan pocos años en el que tuvimos el privilegio de tenerlo para Málaga y sus Cofradías! Felicito a la Agrupación de Cofradías de Málaga por la brillante idea de conceder su mayor presea a título póstumo. Sin duda, la mereció en vida; pero se nos murió muy pronto. A Jesús Castellanos, gracias por todo y lo mucho que nos dejó como cofrade, como artista y como persona. Manuel Bueno Martín.

– José María Anderica: Adhesión.

– FFDurán: Me adhiero a la petición realizada para mí querido y añorado amigo y compañero de clase y pupitre Jesús Castellanos que en Gloria estés. Saludos.

– José Antonio Bermúdez Alba: Me adhiero a la petición de la concesión de la Medalla de Oro de nuestra Agrupación de Cofradías a D. Jesús Castellanos Guerrero, por la razón fundamental de que es de justicia reconocer la labor que ha hecho por la Agrupación, por las Cofradías en general, amén de reconocer su gran labor como cofrade y artista, así como por su talante personal, siempre dispuesto a ayudar a cualquiera que lo solicitara. José Antonio Bermúdez Alba.

– Luis de Haro Guerrero: Me adhiero a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a titulo póstumo a mi querido primo q.e.p.d. Jesús Castellanos Guerrero. Fdo. Luis de Haro Guerrero.

– Francisco Aguilar de la Fuente: Mi adhesión a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías  para Jesús  Castellanos, como gran referente de la Semana Santa de Málaga. Francisco Aguilar de la Fuente.

– José Antonio Muriel Navas: Me adhiero totalmente a la petición de concesión de medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga a Jesús Castellanos, persona que ha trabajado por la misma toda su vida, un ejemplo de cofrade, de cristiano y de persona. Los que hemos tenido la suerte de poder trabajar con él, hemos podido aprender de su capacidad de trabajo, de su conocimiento y gusto cofrade. Es una de las cosas que me he llevado de todos los años de trabajo como hermano mayor, el haber podido hacerlo con una persona como Jesús. Felicito a los que han planteado esta magnífica iniciativa. José Antonio Muriel Navas.

– Manuel Mérida-Nicolich Rubio: ME ADHIERO A LA MERECIDA SOLICITUD DE LA CONCESIÓN DE LA MEDALLA DE ORO DE LA AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS DE SEMANA SANTA DE MÁLAGA AL INSIGNE COFRADE JESÚS ALBERTO CASTELLANOS GUERRERO. Manuel Mérida -Nicolich Rubio.

– Manuel Carrión Ruiz-Escribano: Ante la posibilidad que nos brinda la Agrupación de Cofradias de Semana Santa de Málaga, me sumo a la petición de la medalla de oro de dicha entidad a D. Jesús Castellanos. Jesús supo transmitir, a todos los que tuvimos la oportunidad de conocerlo, su pasión y desvelo por nuestra Semana Santa. Un saludo. Manuel Carrión Ruiz-Escribano.

– Miguel Ángel Campos Fernández: Después de la invitación para que nos podamos adherir a esta gran iniciativa y muy merecida a la figura de Nuestro amigo Jesús Castellano. Cofrade en todos los sentidos y siempre dispuesto a colaborar y ayudar a cualquiera que le demandara su ayuda. Jesús Me alegro por ti y seguro que la disfrutaras estés donde este. Miguel Ángel Campos Fernández,ex Hermano Mayor de la Hermandad de Viñeros.

– Salvador Bandera Bandera: Estimados hermanos. Desde este escrito quiero adherirme a la feliz idea de conceder a título póstumo la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a D. Jesús Castellanos Guerrero. Es justo, mejor hubiera sido en vida, reconocer la labor que Jesús siempre tuvo en torno a todas las Cofradías que pidieron su consejo en pro siempre de mejorar con sus diseños el nivel artístico de nuestras procesiones quedando tan grato recuerdo en nuestras queridas Cofradías Fusionadas la hechura del diseño del actual trono de nuestro Sagrado Titular cristifero el Santísimo Cristo de Ánimas de Ciegos, recreando y enriqueciendo el trono anterior diseño y ejecutado por Adrián Risueño. Es por ello ruego conste esta mi adhesión para que sea concedida tan merecida distinción al malogrado cofrade, muchos años artífice y Hermano Mayor de la Cofradía de los Dolores del Puente D. Jesús Castellanos Guerrero. Atentamente, Salvador Bandera Bandera.

– José Carlos Montes: Me uno por descontado a la petición de la medalla de oro de la Agrupación a Jesús Castellanos. Tuve la suerte de conocerlo personalmente y pude comprobar su amor a la Semana Santa, su forma de verla, de trabajar de enseñar… Priveligiado me siento de haberlo conocido. Un saludo. José Carlos Montes, ex Hermano Mayor del Dulce Nombre de María.

28 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Francisco Miranda Páez: Me adhiero a la petición de la Medalla de la Agrupación de Cofradías en su categoría de Oro, al inolvidable cofrade y amigo Jesús Castellano Guerrero, que Dios tenga en su Gloria, por sus muchos méritos como cofrade, como Hermano Mayor y como miembro de la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías, en la que tuve el privilegio de coincidir en una gran etapa de la historia de nuestra querida y casi centenaria institución, y en la que, en gran parte, se establecieron las bases de lo que hoy significa; Estatutos que cambiaron el anterior concepto cerrado de participación, los reglamentos que regulan la petición que ahora hacemos, y los que tuve la satisfacción de ser ponente, nuestra actual sede del Palacio de San Julián, el archivo de la Agrupación y en esa etapa y hasta el día de su repentina muerte, Jesús Castellano, aportó lo mejor de él dejando una imborrable huella y una rica aportación al Patrimonio Cultural, Artístico y Social de nuestra Agrupación de Cofradías. Sirva este merecida distinción a título póstumo y como homenaje a un gran hombre que dedicó su vida a la Semana Santa de Málaga. Francisco Miranda Páez, Consejero de la Real Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad, ex-Secretario, ex-Fiscal y ex-Vice Presidente de la Agrupación de Cofradías.

– Antonio Clavero Barranquero: Me adhiero a la concesión de la medalla de oro a Jesús Castellanos. Abrazos. Antonio Clavero.

– Antonio Narváez Jáime: Me adhiero a la petición de la Medalla. Antonio Narváez Jáime.

– Leopoldo García Sánchez: Con verdadero gusto y por entender es de estricta justicia, me sumo y adhiero a la petición de la concesión de la Medalla de oro de La Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga. Aplaudo la iniciativa y a quienes la promueven, exaltando con ello su memoria. Leopoldo García Sánchez.

 – Santiago Souvirón Gross: Desde estas líneas quiero adherirme a la petición de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a título póstumo a D. Jesús Castellanos Guerrero por su dedicación y enorme aportación a la Semana Santa de Málaga. De la misma forma, felicito a la Agrupación de Cofradías por llevar a cabo esta iniciativa. Santiago Souvirón Gross.

– Monserrat Fernández Fajardo: Dada la oportunidad de adhesión a la solicitud medalla de oro a este gran Cofrade y Persona como fue D. Jesús Castellanos me uno a ella. Montserrat Fernández Fajardo.

 – Juan Partal: Buenos días tengo a bien de notificar mi adhesión a la propuesta de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a titulo póstumo para Jesús Castellanos, creo que iniciativa muy acertada, muy esperada desde hace unos años y muy merecida para una persona que demostró ser un gran cofrade, un gran orador, diseñador y que siempre demostró su cariño por nuestra Semana Santa. Juan Partal.

– Antonio Iranzo Ramírez: Expreso mi adhesión a tan magnifica iniciativa tomada por el ente agrupacionista de conceder a titulo póstumo la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga a Don Jesús Castellanos tras una vida dedicada por completo a las Cofradías de Málaga dejando su sello y estilo inconfundible en muchas de ellas; y por enseñar el verdadero significado de ser cofrade y cristiano a tantos malagueños. Antonio Iranzo Ramirez.

– Félix Gutiérrez Moreno: Me adhiero a la concesión de la Medalla de Oro de nuestra Agrupación de Cofradías para la persona, siempre recordada, de D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Su entrega, pasión e ilusión en cada tarea que emprendía; unido todo ello al legado de sabiduría que atesoraba y sabía transmitir, le hacen persona casi única para ser merecedora de dicha medalla. Su fe le hizo ser llamado a hora temprana junto a su Virgen. Enhorabuena a la Agrupación y personas implicadas por tan digno detalle. Félix Gutiérrez Moreno.

– ADEMAR-Málaga: La Junta de Gobierno de la Asociación de Antiguos Alumnos Maristas de Málaga, ADEMAR-Málaga, por acuerdo unánime de todos sus miembros, que será ratificado en la próxima sesión, se adhiere a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a nuestro compañero y antiguo alumno marista D. Jesús Castellanos Guerrero, en el año en que se celebra el bicentenario de la fundación del Instituto Marista, dentro de cuyo marco queremos resaltar el papel destacado de tantos antiguos alumnos maristas de Málaga que, como Jesús, han merecido un reconocimiento en estos 200 años de historia. ADEMAR-Málaga.

– Jorge Rosell del Campo: Desde estas líneas quiero adherirme a la petición de Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a Jesús Castellanos Guerrero (q.e.p.d.) por su enorme aportación a la Semana Santa de Málaga que perdurará, por los siglos de los siglos, en los diseños y obras que ha realizado. Acertadísima  iniciativa abrir el expediente de dicha medalla además de permitir a los cofrades expresarnos sobre tan insigne cofrade malacitano. Jorge Rosell del Campo, cofrade de Las Fusionadas.

– Antonio Manuel Galindo Ligero: Me adhiero a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a Don Jesús Catellanos. Antonio Manuel Galindo Ligero.

– Antonio Mateo Benítez: Por la presente, me adhiero a la concesión de la medalla de Oro de nuestra Agrupación de Cofradias para el Ex-H.M. Jesus Castellanos Guerrero. Firmado Antonio Mateo Benitez, Ex H.M. de la Archicofradía de la Sangre.

– José Antonio Ramírez Vicario: Yo José Antonio Ramírez, cofrade de Viñeros, me adhiero a la petición para que otorguen la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a Jesus Castellanos por su aportación al engrandecimiento de la Semana Santa de Málaga. Saludos. José A. Ramírez Vicario.

29 DE NOVIEMBRE DE 2016

– Amando J. Alonso: Me adhiero a la solicitud de la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, póstuma, para D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Amando J. Alonso, ex-hermano mayor de la Archicofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de los Dolores Coronada.

– José Luis Morales Ocaña: Mi adhesión a la concesión de la Medalla de Oro, a Don Jesús Castellano Guerrero. José Luis Morales Ocaña.

– Antonio Ruiz Cortés: Buenos días. Tan solo cuatro palabras para dejar constancia de mi adhesión a la petición de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradias de Málaga, a título póstumo a la gran persona que fue D. JESÚS A. CASTELLANOS GUERRERO, cofrade ejemplar donde los haya, al que todos tenemos que agradecer la gran labor que ha hecho por nuestra Semana Santa. Un cordial saludo. Antonio Ruiz Cortés. Ex-Hermano Mayor de la Hermandad del Prendimiento y Gran Perdón.

– José París Alonso: Por la presente le comunico mi adhesión a la concesión de la medalla de oro a Jesús Castellano, que considero que es totalmente merecida. Att. JOSÉ PARÍS ALONSO.

– Antonio J. Luque Mata: Como exHermano Mayor de la Hermandad Salesiana, me adhiero a la petición de la Medalla de Oro del ente agrupacional para D. Jesús Castellanos, Cofrade con mayúsculas, en lo que considero es de justicia por sus probados méritos y su constante trabajo de colaboración con todas y cada una de las Cofradías malagueñas. Un cordial saludo. Antonio J. Luque Mata.

– Pedro E. Gallego Sanchis: Por la presente muestro mi adhesión a la concesión de la medalla de oro a titulo póstumo de nuestra Agrupación al ilustre cofrade D. Jesús Castellanos Guerrero, el cual sin duda merecía eso y mucho mas. Fdo. Pedro E. Gallego Sanchis. Ex Hermano Mayor Cofradía del Prendimiento.

– Pedro Martín Sepulveda: Me adhiero a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación a Jesús Castellanos. Para reconocer la labor realizada en la Semana Santa de Málaga, sus Cofradías y en la Agrupación. Pedro Martín Sepúlveda.

– Carlos F. Rueda Cassola: Enterado que nuestra Agrupación de Cofradías va a instruir expediente para la concesión de la Medalla de Oro a título póstumo para el ejemplar cofrade D. Jesús Castellano Guerrero, me sumo a la enorme lista que sin duda se producirá. Tan sólo comentar que este excepcional cofrade se la mereció en vida. Error humano de todos, el no proponerla y concederla entonces. Creo que las motivaciones son conocidas por todos, por tanto no debo abundar. Todas la Cofradías y Hermandades debemos algo a D. Jesús Castellano y  la Semana Santa Malagueña en general mucho. Afectuosamente, Carlos F. Rueda Cassola. Ex-Hermano Mayor de Zamarrilla.

– Francisco Javier Hurtado de Mendoza López: Conste mi opinión absolutamente favorable para la concesión póstuma de la medalla de oro a un gran cofrade. Ya estábamos tardando. Francisco Javier Hurtado de Mendoza López.

– Ramón Varea: Adhesión merecida medalla de oro a Don Jesús Castellano. Gracias por tan merecido homenaje. Ramón Varea.

 – José López Díaz: Atendiendo la invitación efectuada a través del grupo de whatsApp que aúna a los exHermanos Mayores de las Hermandades y Cofradías, quiero sumarme y adherirme , como muestra de admiración y respeto al proceso para conceder la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana santa de Málaga a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Jesús fue  y es, un referente ineludible para valorar la aportación y renovación del mundo cofrade malagueño, prestigiando la labor que desarrollan las Hermandades, poniendo en valor los significantes y significados de nuestras celebraciones, experiencia religiosa compartida. Jesús se implicó, hasta la médula, en el mundo cofrade, con constantes llamadas a la participación, a la unidad, a la ilusión y al trabajo en común. Se unió al trabajo en la preparación de actos, con su siempre espíritu renovador. Su labor fue tanto artística, con magníficos diseños, como impulsando la labor de creación del Museo de las Cofradías, cumpliendo su labor como Vicepresidente agrupacional o como Presidente de la Comisión de cultura y Divulgación. Medalla merecidísima y pienso que con un amplio consenso. Sumo mi firma a la del resto de cofrades que valoran su figura. Málaga a 30 de noviembre de 2016. Fdo.- José López Díaz, exhermano mayor de la Pontificia Archicofradía de la Oración en el Huerto, Ntra. Sra. de la Concepción, San Juan Evangelista y Ntra. Sra. de la Oliva.

– Alejandro Acosta Moreno: Me adhiero a la petición de la concesión de la Medalla de Oro de nuestra Agrupación de Cofradías a título póstumo a D. Jesús Castellanos Guerrero. La razón, que es de justicia reconocer la labor que ha realizado en la Agrupación, en las Cofradías y Hermandades y sobre todo por su total dedicación a la (su) Semana Santa de nuestra querida ciudad de Málaga. Alejandro Acosta Moreno. Crucifixión.

– Ildefonso Pérez Salguero: Me adhiero a la petición de Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías, a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero, por su eficaz, impagable y plena dedicación a la Semana Santa de Málaga en general y a la Agrupación de Cofradías en particular. Ildefonso Pérez Salguero.

– Miguel Navas Fernández: Mi adhesión total a esta justa iniciativa. Miguel Navas Fernández.

– Manuel Harras Polonio: Adhesión de medalla a JESÚS CASTELLANO, por su dedicación y trabajo en beneficio de la SEMANA SANTA DE MÁLAGA. Manuel Harras Polonio, ex HH.MM. de la Archicofradía del PASO Y LA ESPERANZA.

– Alfonso Sell Cristiá: Me adhiero a la concesión de la  medalla de oro al cofrade y amigo Jesús Castellanos. Alfonso Sell Cristiá. Ex HM Cofradía del Amor.

– Alfonso García Guerrero: Soy cofrade del Rescate y quiero manifestar mi adhesión a la medalla de oro a D. Jesús Castellanos, magnífico cofrade en todos los aspectos que ha tocado en ese mundo. Tenemos la suerte en mi Cofradía de tener su última obra de diseño, el estandarte de nuestro Cristo. Alfonso García Guerrero.

30 DE NOVIEMBRE DE 2016

– David J. Moya: Jesús Castellanos no era sólo un cofrade, era un hombre del Renacimiento. Todo mi apoyo en la concesión de esta medalla. David J. Moya.

– Hilario Caro Díaz: Me adhiero a la mas que merecida petición de la medalla de oro para nuestro siempre recordado amigo Jesús Castellano, por haber hecho méritos mas que suficientes para la concesión de la misma. Hilario Caro Díaz.

– José Luis Palomo Gallardo: Me adhiero a la solicitud de la concesión de la medalla de oro a nuestro querido hermano, hoy desgraciadamente fallecido, JESÚS CASTELLANOS. José Luis Palomo – Exhermano Mayor Cofradía Cautivo-Trinidad.

– Alvaro Mendiola: Me sumo a la petición de la medalla para Jesús. Persona irrepetible y un ejemplo a seguir. Alvaro Mendiola.

– José Antonio Villalba Díaz: Mi adhesión y apoyo a la concesión de la medalla de oro para Jesús Castellanos. Antonio Villalba.

– José Manuel Cardano: Mediante la presente doy mi total adhesión a la medalla a título póstumo a mi maestro cofrade Jesús Castellanos. Nunca olvidaré todo lo que aprendí contigo en los Dolores del Puente y tendré en cuenta tus consejos en esta etapa que comienzo en la Divina Pastora. Gracias Jesús. José Manuel Cardano.

– Joaquín González Sánchez: Me adhiero a la petición de la concesión de la Medalla de oro de La Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga. A Jesús Castellano, que  ha sido y será un referente para nuestra Semana Santa Malagueña. Joaquín González Sánchez. Hermano Mayor de la Hermandad del Rescate.

– Asociación Pro-Tradiciones Malagueñas “La Coracha”: Desde esta Asociación Pro-Tradiciones Malagueñas “La Coracha”, queremos unirnos y adherirnos a las merecidas concesiones de la Medalla de Oro de ésa Agrupación, a nuestro Alcalde D. Francisco de la Torre y a COPE-Málaga, por sus 50 años de trabajo entre los malagueños. De igual modo, nos adherimos a la solicitud de concesión de la Medalla de Oro, también de ésa Agrupación, que, merecidamente, se deberá imponer a título póstumo, al insigne cofrade que fue D. Jesús Castellanos Guerrero. Sin otro particular, quedamos a disposición de Vdes, como siempre: Asociación P.T.M. “La Coracha”.

– Enrique Salvo Tierra y Enrique Salvo Rabasco: Con la presente deseamos expresar nuestra sincera adhesión a la magnánima iniciativa de esa institución, de honrar a Don Jesús Alberto Castellanos Guerrero con la medalla de oro agrupacional a título póstumo. Creemos que es un honorable merecimiento por cuanto D. Jesús ha sido una trascendente figura en el acomodo de la tradición y la innovación en el ámbito cofrade malagueño. Desde el desarrollo de sus investigaciones históricas, con fuertes fundamentos científicos, supo establecer cánones y criterios que han conferido un mayor arraigo a las formas devocionales que envuelven al concepto de la Semana Santa, como núcleo central del desarrollo de nuestras cofradías. Pero, como amigo y colega, queremos igualmente destacar la personalidad de Jesús Castellanos, que pensamos que también fortalecen el sentido de este reconocimiento. Persona inquieta y de gran talante, se volcó en conocer cuánto había aportado nuestra ciudad a la historia de la ciencia, recuperando personajes que injustamente hubiesen caído en el olvido. Una ciencia que el siempre entendió desde la confluencia de la religiosidad y de las tradiciones, como así mismo concibió que estas siempre tenían un calado científico. Además Castellanos era un hombre abierto, y así lo reconocen desde sus alumnos hasta aquellos con los que compartió docencia o investigación. Siempre estaba dispuesto a aportar, a colaborar graciosamente desde el altruismo de los grandes científicos que saben que el conocimiento es un bien a compartir con todos. Por todo ello, queremos dejar constancia de nuestra adhesión a tan alto designio para una persona que supo elevar al mundo cofrade malagueño a la más alta dignidad. Enrique Salvo Tierra, profesor/doctor de Botánica, Facultad de Ciencias UMA; y Enrique Salvo Rabasco, restaurador de obras de arte Aetos Restaura.

– Parroquia de San Pedro Apóstol: Me es muy grato sumarme a la iniciativa promovida por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, que Vd. preside, para iniciar el expediente de concesión de la Medalla de Oro de dicha  Agrupación a nuestro recordado D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Dicha concesión, en su caso brindaría la oportunidad de poder reconocer públicamente el servicio que este “cristiano convencido y cofrade confeso” ha prestado a la Iglesia de Málaga y concretamente a una de sus notas más distintivas y peculiares: las manifestaciones de su religiosidad popular. En el escrito adjunto, le expongo las razones que acreditan mi apoyo a dicho reconocimiento por una entidad a la que se sintió íntimamente unido y a la que prestó servicios muy valiosos. Agradeciéndole la oportunidad de poder expresar mi adhesión personal a esta iniciativa, le expreso mi reconocimiento a su persona y a la entidad que preside. Alfonso Crespo Hidalgo, párroco de San Pedro.

– Alfonso Crespo Hidalgo: Mi conocimiento de Jesús Castellanos fue con motivo de mi periodo de Vicario General. El trato fue asiduo, así como con el resto de los integrantes de la Agrupación.Pronto descubrí su capacidad aglutinante y creativa. Siempre mantuvimos una amistad sincera y leal. Quisiera resaltar varios motivos por los que estimo la oportunidad y justicia de la concesión de esta medalla:

  1. Pregonero y custodio de la belleza.

El Papa San Juan Pablo II dirigía una carta a los artistas en la que el pontífice, también él artista y poeta, con la solemnidad de un documento papal y el tono amigable de una conversación,  se  dirigía  a  “los  que  con  apasionada  entrega  buscan  nuevas «epifanías» de la belleza para ofrecerlas al mundo a través de la creación artística”, reclamando de ellos la perfecta sintonía entre fe y arte.

Reflexionaba Benedicto XVI sobre el momento que vive la humanidad, especialmente la occidental: “¿Qué es lo que puede volver a dar entusiasmo y confianza, qué puede animar al alma humana a encontrar el camino, a levantar la mirada hacia el horizonte, a soñar una vida digna de su vocación? ¿No es acaso la belleza? Sabéis bien, queridos artistas, que la experiencia de lo bello, de lo autenticamente bello, de lo que no es efímero ni superficial, no es accesorio o algo secundario en la búsqueda del sentido y de la felicidad, porque esa experiencia no aleja de la realidad, más bien lleva a afrontar de lleno la vida cotidiana para liberarla de la oscuridad y transfigurarla, para hacerla luminosa, bella”.

Este sería el primer motivo para avalar la concesión de esta medalla: la misión de Jesús Castellanos en la Iglesia, y en concreto en el ámbito de la religiosidad popular y su rica expresión en nuestra Semana Santa, fue ser pregonero de la belleza como reflejo de Dios. Él fue custodio de la belleza y por tanto amigo de Dios. Sus altares del Corpus y sus múltiples tareas de diseño y decoración cofrade así lo atestiguan.

  1. Encontró la Belleza en el rostro de Dios y lo dio a conocer.

La Biblia narra como el hombre, desde siempre, ha expresado su deseo de contemplar el rostro de Dios, por eso le ha buscado ansiosamente. El salmo 26 lo expresa gráficamente: “Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro”. El rostro de Dios es, por tanto, la meta de la búsqueda espiritual del orante. Al final emerge una certeza indiscutible, la de poder “gozar de la dicha del Señor”. En la liturgia, por tanto, y en la oración personal, se nos concede la gracia de intuir ese rostro que nunca podremos ver directamente durante nuestra existencia terrena (Cf. Éxodo 33, 20). Pero Cristo nos ha revelado, de manea accesible, el rostro divino y ha prometido que en el encuentro definitivo de la eternidad, como nos recuerda San Juan, “le veremos tal cual es” (I Juan 3, 2). Y San Pablo añade: “Entonces veremos cara a cara” (I Corintios 13, 12).

Para el creyente cristiano este rostro de Dios se hace cercano en la persona de Jesucristo: un rostro que el papa Francisco nos ha presentado, en el Año Jubilar que hemos clausurado pero que sigue abierto en todos los corazones, como «rosto de la misericordia del Padre». Un rostro definido y bello, incluso en la “fealdad” de los diversos pasos de la pasión y la cruz porque es un rostro cargado de amor.

Benedicto XVI nos dejaba, en las primeras líneas de su primera encíclica, esta bella declaración de principios:”No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o por abrazar una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona que da un nuevo horizonte a la vida” (Deus caritas est, 1). La fe es ante todo, como nos ha dicho Benedicto XVI, un encuentro con una persona. Quizás, la labor primordial del apostolado, hoy, sea señalar con humildad y convicción, como confidencia de la propia experiencia el rostro del Señor. La fe no necesita hoy pregoneros de una noticia sino testigos convencidos de una experiencia.

Contemplar la infinita Belleza de Dios nos hace descubrir su reflejo más luminoso en las obras de la creación, coronada por el ser humano, que tiene su imagen más perfecta en el mismo Hijo de Dios hecho hombre.

El segundo motivo: Jesús Castellano era una persona creyente, buscaba el rostro de Dios a través del descubrimiento de su belleza y la plasmaba en sus obras artísticas: era gozador de la Belleza y un artista enamorado del rostro sufriente del Resucitado. Él supo arrancar a la Madre, Señora de Dolores, la confidencia íntima del título más consolador de su Hijo: Señor del Perdón. Y plasmar todas estas vivencias en una manifestación de piedad popular, arraigada en una tradición y renovada en un espíritu nuevo. La Semana Santa de Málaga, en su dignidad y esplendor actual, no se entiende sin el trabajo y el espíritu cofrade de Jesús Castellanos.

  1. Constructor de «puentes».

Hablar del religiosidad (catolicismo o piedad) popular es tocar la realidad religiosa más extensa de nuestro pueblo y referirnos también a una identidad espiritual entrañable. Ella, es un  patrimonio en el que anida la fe cristiana de millones de hombres y mujeres; muchos de ellos, reflejados en el episodio de acercarse a Cristo por detrás, simplemente para tocar la orla de su manto (Cf. Mt 9,19-22). ¿No es esta una imagen de los que entran a las iglesias por las capillas laterales, o las ermitas callejeras, buscando el encuentro íntimo y discreto con sus Sagrados Titulares? Este “catolicismo popular” forma parte de la vida y comunidad de la Iglesia. Es una manifestación rica y peculiar de la religiosidad de nuestro pueblo andaluz.

Podríamos señalar que “a medida que ha crecido la secularización y descristianización, se ha generado un mayor florecimiento de piedad popular que intenta compensar el déficit de espiritualidad y apunta a mantener el natural deseo de transcendencia, mientras se recuperan nostálgicamente las raíces perdidas en muchos casos”. Estas expresiones mantiene viva “el alma colectiva del pueblo”.

Sin embargo, a veces la comprensión no ha presidido las relaciones familiares. Se ha hecho una separación, también con sabor popular, entre jerarquía y pueblo, sacerdotes y cofrades, obispado y cofradías, formación y vivencia… El juego de las disociaciones ha engendrado mala prensa y sufrimientos a veces innecesarios. El crecimiento armónico de todo el Pueblo de Dios reclama situarnos -jerarquía y pueblo-­ no “frente a” sino “junto a” este fenómeno tan rico y polivalente, buscando la promoción evangélica popular. Un paso estratégico de clarividencia pastoral es considerar esta vasta realidad de la religiosidad popular no sólo como “objeto” de evangelización, sino promocionarla como “sujeto activo de la nueva evangelización”. Tres verbos pueden concretar pedagógicamente la estrategia pastoral de esta propuesta: valorar, purificar y potenciar el rico y complejo fenómeno de la religiosidad popular.

La cercanía de muchos jóvenes al mundo de la religiosidad popular, y en concreto a las Hermandades y Cofradías, es una ocasión privilegiada para ofrecerles el Evangelio, para invitarles a ser savia joven en una tradición de siglos; enseñarles a gustar la Tradición con mayúscula, que no es otra que la del Misterio de Cristo, Muerto y Resucitado, cuya primer testigo es su Madre.

El tercer motivo: Jesús Castellano era un hombre de puentes; superó la separación y el conflicto, tendiendo puentes entre la belleza y la fe; entre la fe y la religiosidad primitiva; entre la jerarquía y las cofradías, promoviendo el entendimiento y el diálogo; entre la formación y el puro esteticismo vacuo; entre las tradiciones consistentes y la innovación necesaria, purificando de un costumbrismo al caso; tendió un puente ancho y fácil entre las generaciones, reclamando protagonismo para la juventud, a la que animó y acompañó con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. Fue un hombre que rompió las disociaciones queriendo tender puentes, haciendo honor a su más íntima devoción: Ntra. Sra. de los Dolores del Puente.

Jesús Castellanos nos acercó a la fuente de la Belleza, la única belleza que satisface la sed infinita, pero a veces oculta, de cada hombre y de cada mujer, que se pregunta el porqué de las cosas y el sentido del principio y del fin. Su conocida impaciencia le llevó a ir pronto a contemplar en vivo lo que su imaginación creadora reflejó tantas veces para nuestro gozo. Fue inquieto, pero así lo fue también aquel gran santo, Agustín, que nos dejó una de las confesiones más existencialmente hermosa: “Oh Belleza Infinita, ¡nos hiciste, Señor para ti! Y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti” (Confesiones, 1,1). Alfonso Crespo Hidalgo, párroco de San Pedro.

1 DE DICIEMBRE DE 2016

– Francisco Fernández Verni: Jesús Castellanos ha sido, sin duda, un cofrade “por los cuatro costados”. En vida, ya desde muy joven, mostró su pasión y compromiso con nuestra Semana Santa. Tengo aún vivo el recuerdo de aquella Cuaresma de 1980 cuando un grupo de jóvenes -cofrades de a pie- entre los que se encontraba Jesús, se comprometieron generosamente a contribuir más por su Semana Santa a través de la recién creada Comisión de Juventud Cofrade en el seno de la Agrupación. Desde entonces son muchos los frutos que fue recogiendo durante su vida. Ha pregonado con pasión su particular vivencia de nuestra Semana Grande y nos ha dejado inmortalizada su generosa entrega al mundo cofrade a través de una reconocida faceta artística que le llevó también a impulsar la creación del Museo de las Cofradías. Son muchos y objetivos los méritos que acompañan a Jesús para hacerle merecedor de nuestra medalla de oro, la primera a título póstumo que concede la Agrupación, justo reconocimiento a toda una vida de entrega a su Semana Santa. Por todo lo expuesto me sumo al expediente abierto por la Agrupación de Cofradías para la concesión de su más alta distinción. Francisco Fernández Verni, ex-presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

– Fray Florencio Turrado: RECUERDO DE JESÚS CASTELLANO GUERRERO. El 30 de Enero de 1987 fui nombrado párroco de la Parroquia Santo Domingo de Málaga por el Exmo. Sr. Obispo Ramón Buxarrais Ventura, Obispo de Málaga en aquellos momentos. Ejercí de párroco hasta el año dos mil. En años de ese tiempo, y en diversos mandatos, Jesús Castellano ejerció de Hermano Mayor de la Cofradía, conocida en Málaga con el nombre “Dolores del Puente”. Cuando llegué a  la Parroquia ya  existía la Cofradía y, tengo entendido que Jesús fue el motor de la fundación y la llevó al esplendor que tiene actualmente. Me consta, también que influyó bastante en dar vitalidad al conjunto de las cofradías de Málaga. Me comentó en varias ocasiones de la necesidad de dar formación religiosa a los hermanos de La Cofradía; procurando que la Cofradía cumpliera con sus objetivos principales: dar culto a los Titulares, promover obras de caridad-sociales y dar cultura religiosa a los hermanos cofrades. Otro deseo de Jesús era hermanar la Cofradía de los Dolores del Puente con la Antigua Cofradía del Rosario, que tuvo una gran importancia en la Parroquia de Santo Domingo. Comenzó colaborando, muy activamente, en la rehabilitación del camarín del Rosario. Un miembro de la Cofradía del Puente pertenecía al Consejo Parroquial. A pesar de que,en algunos momentos, no nos identificábamos, yo como Párroco y él como feligrés-cofrade, en asuntos internos de la Parroquia, colaboró bastante en dar esplendor a la liturgia parroquial. Recuerdo, especialmente, su colaboración en los Oficios de Semana Santa, y más concretamente en la Vigilia Pascual. Preparaba la liturgia a conciencia. El Belén de la Parroquia corría a cargo de su Cofradía con muy buenos resultados. Esto es lo que recuerdo en estos momentos. Seguro que olvido muchas cosas. Cuando murió yo estaba ya en otra Parroquia, fuera de la Península. Lo sentí mucho y más no poder estar en sus funerales. Era gran amigo y así lo recuerdo. Fray Florencio Turrado, desde Almería.

– Juan Arrabal: Me adhiero a tan merecida distinción a Jesús Castellanos, premio a su meritoria trayectoria cofrade, personal y humana. Gracias por la iniciativa. Juan Arrabal, Viñeros.

– PTV Málaga: Me dirijo a ustedes con motivo de la reciente apertura de expediente para la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación a título póstumo al cofrade D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. En PTV Málaga hemos sido testigos de la ingente labor que desempeñó Jesús Castellanos por y para el mundo cofrade.Durante muchos años fue un cofrade enamorado de la Semana Santa, que dedicó buena parte de su vida al estudio de las hermandades y cofradías malagueñas. Asimismo tuvo también un papel importante en la Universidad de Málaga como docente en el departamento de Historia de la Medicina y presidente en la Cátedra de Estudios Cofrades. Jesús Castellanos ha sido, es y será un referente imprescindible en el ámbito cofrade. Polifacético. Ningún arte le era ajeno:bordar, dorar, tallar, diseñar… Nada frenaba sus ganas constantes de aprender. También formó parte  de la conocida como “Cuadrilla del Arte” un grupo de cofrades que fue determinante a finales de los 70 e inicios de los 80 para renovar y mejorar los conceptos estéticos y la configuración actual de nuestras procesiones. Entre los cargos que ostentó figuran el de Hno. Mayor de Ntra. Sra. De los Dolores del Puente o Vicepresidente de la Agrupación de Cofradías También fue Pregonero oficial de nuestra Semana Santa en el año 2000, y a él debemos la concepción  del Museo de la Semana Santa. A veces contestatario, polémico y crítico, pero siempre valiente y apasionado, Jesús ha sido único e irrepetible, y que como le ocurre a los grandes, dio muestras de su valía especialmente en los momentos difíciles, como cuando asumió la dirección de la Cofradía de Humillación y Estrella durante el tiempo que estuvo intervenida por el Obispado. Por todo lo aquí expuesto, y por mucho más, es para PTV Málaga un honor apoyar esta iniciativa de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Nuria López Rodríguez, directora PTV Málaga.

2 DE DICIEMBRE DE 2016

– Enrique Romero Fernández: Por la presente deseo hacer constar mi más sincero apoyo a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a uno de los cofrades malagueños más importantes del siglo XX. por su capacidad creativa, por su obra y su entrega absoluta y sincera al engrandecimiento de nuestras hermandades y Semana Santa. De lo cual queda constancia cada Semana Mayor y especialmente en la maravillosa prestancia devocional de su hermandad de la Virgen  de los Dolores del Puente. Enrique Romero. Pregonero de la Semana Santa de Málaga del año 2001.

– Alberto Bustos: Me adhiero a esta iniciativa ya que personalmente no conocía a Jesús Castellano pero sé que hizo muchas cosas por las semana santa malagueña y me alegro mucho por esta iniciativa. Alberto Bustos.

– Juan Miguel Benítez del Moral: Estimados amigos y compañeros: Habiendo tenido conocimiento de la formación de una comisión organizadora de confeccionar un expediente para la concesión de la medalla de oro de nuestra Agrupación a nuestro amigo y compañero que fue, Jesús Castellano. Ante esto tengo que manifestar mi apoyo y adhesión a la propuesta de dicha concesión. Toda vez que de él tenemos todos que decir que aprendimos algo de nuestra Semana Santa, ya fueran por sus explicaciones en conferencias o ponencias, como en tertulias, o a través de sus diseños y sus conocimientos profundos de las cofradías de sobra demostrados a través de sus publicaciones. Él fue un referente en la Semana Santa de Málaga y una persona carismática en los últimos treinta años de nuestra vida cofrade, por eso creo que todos aprendimos algo con su forma de historiografiar nuestras cofradías. He de manifestar, que en la persona de Jesús Castellano Guerrero se reúnen todos los requisitos, a mi entender, necesarios para tal concesión. Y en su haber ha de mencionarse, su dedicación personal al mundo cofrade, no solo desde el amor y devoción a los titulares de su cofradía y de la que fue hermano mayor, sino desde las facetas de historiador del mundo cofrade malacitano, así como desde el prisma de diseñador de enseres para nuestras cofradías, como por la labor tan fundamental que ha tenido dentro y fuera de nuestra Agrupación de cofradías, y que tantos  beneficios ha dado a ella, fue artífice e impulsor del actual museo de cofradías de nuestra agrupación. En definitiva no solo por estos méritos sino por otros muchos que serían muy largos de plasmar en esta nota de adhesión los que son, más que suficientes, para la concesión de nuestra mayor presea como ente agrupado. Por todo ello desde estas líneas me sumo muy gratamente a la adhesión y a la propuesta de concesión de la Medalla de Oro de nuestra Agrupación, al que fue nuestro amigo y compañero de junta de gobierno D. Jesús Castellano Guerrero. En Málaga, a 30 de noviembre de 2016. Juan Miguel Benítez del Moral. Ex Hno. Mayor de la Pasión de Málaga.

– Alex Cervilla: Me gustaría agradecer la oportunidad de poder reconocer una figura tan importante en nuestra Semana Santa y en la cultura de nuestra ciudad.Me parece acertado la distinción,ya que no se pudo dar en vida,aunque merece esto y mucho más. Y ya que el tiene la suerte de ver a su Virgen del Puente allá en el cielo,que pida por todos nosotros,y que ya se habrá dado cuenta que las maravillas que dejó para su Semana Santa no distan tanto de las que allá en el cielo el esta disfrutando. Un cofrade admirador de su obra. Alex Cervilla.

– José Losada Cambló: Me adhiero totalmente a la petición de concesión de medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga a Jesús Castellanos, debido a su trayectoria en la Semana Santa de Málaga. Ha sido un hombre que ha trabajado para la Semana Santa de Málaga, desinteresadamente, siempre al servicio de la Agrupación y de cualquier hermandad que se prestara. José Losada Cambló, hermano mayor de la Cofradía de La Columna, Málaga.

– Alejandro Blanco: Me adhiero a la concesión de la medalla para una persona muy grande de la Semana Santa malagueña en el que nos dejó un legado muy grande para esta nuestra semana grande. Un cofrade del Rescate. Alejandro Blanco.

– Eloy Téllez Carrión: Mi total apoyo a la propuesta de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a Jesús Castellanos Guerrero, hombre con espíritu renacentista, trabajador incansable que dedico su vida a mantener y engrandecer la cultura de nuestra ciudad en todos sus campos y en especial por la Semana Santa de la que sera siempre un referente. Tu amigo y compañero Eloy Téllez.

– Fernando Álvarez Hurtado: Merecidísima la concesión de esta medalla a Jesús Castellanos, que tanto hizo por nuestra Semana Santa. Muchas gracias Jesús por tu gran legado. Fernando Álvarez Hurtado.

– Gastar Rodríguez Díaz: Adhesión a un gran cofrade. Lo tiene merecido. Gastar Rodríguez Díaz.

– Juan Antonio Vargas Ramírez: Muy merecida la concesión de esta medalla a Jesús Castellanos, que tanto hizo por nuestra Semana Santa y que no pudo disfrutar en vida. Muchas gracias Jesús por tu gran legado ; de un cofrade del Rescate. Juan Antonio Vargas Ramírez.

– Suso de Marcos: Tanto como me entristeció y me sigue doliendo su muerte, me alegra la iniciativa de la corporación agrupacional para reconocer con la máxima distinción a quien a lo largo de su vida ha atesorado merecimientos sobrados para merecerla. Es sabido que no todos los cofrades conocen el significado etimológico de su pertenencia y que tampoco la practican, lo cual no era el caso de Jesús, que se tomó, por cultura y condición, los preceptos de su homónimo de hace más de 2000 años, como eje de su modo de vida, cuidando especialmente de cumplir el último Mandamiento, en lo que se refiere a nuestros semejantes, en primer lugar. Tuve muchas ocasiones para comprobar su extraordinaria capacidad, que vertía generosamente a través de sus múltiples facetas, ya fuera como docente, colaborador, extraordinario cofrade, promotor, historiador, artesano creativo, magnífico alumno y sobre todo, incondicional amigo.Sí, aquel cuyas últimas palabras que dejó escritas en su ordenador fueron precisamente para el libro titulado Lo divino, que recoge mi producción sacra hasta ese momento. Un libro publicado poco después de su muerte y en el que todos los participantes estuvieron de acuerdo conmigo, en dedicar a su memoria. Por todo ello,me honra y emociona, manifestar mi ferviente apoyo a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías, a título póstumo, al inolvidable cofrade malagueño D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Suso de Marcos, escultor.

3 DE DICIEMBRE DE 2016

– Carolina Fernández Paneque: Por el presente escrito, y como cofrade de Dolores del Puente, me sumo a la petición de la Agrupación de cofradías, para la concesión de la Medalla de Oro a Jesús Castellanos. Todo un referente en nuestra Semana Santa y merecedor de tal distinción. Carolina Fernández Paneque.

5 DE DICIEMBRE DE 2016

– Eugenio Chicano: Muy honrado y emocionado me siento al ser uno de los que tendremos la satisfacción de avalar a nuestro querido Jesús Castellanos a la concesión del mayor reconocimiento otorgado por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga. Fue Jesús,persona muy próxima al Pueblo y sus quereres: identidad, folklore, creencias, ritos… En cada uno de estos apartados el profesor Castellanos hizo gala de una gran sabiduría, fruto de su proximidad y estudio, que le llevaron a poseer un conocido y reconocido magisterio que él nos regaló con el amor y la eficacia de los elegidos. Por ser sabido de todos el largo currículo de Jesús y el elenco de sus méritos, me limitaré a subrayar con fuerte énfasis mi acuerdo en la concesión de tan magno reconocimiento. Y el Pueblo de Málaga y su Semana Santa, estoy seguro, corroborarán conmigo esta petición. Gracias por incluirme en tan bello gesto.Vuestro. Eugenio Chicano, pintor.

– Universidad de Málaga: Estimado Presidente. Le agradezco mucho su atenta carta de 14 de noviembre en la que amablemente me comunica que en sesión ordinaria de junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa celebrada el 24 de febrero de este año se aprobó por unanimidad la propuesta presentada por usted con refrendo de cuarenta y una cofradías para iniciar el expediente de concesión de la medalla de oro agrupacional a título póstumo a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Quisiera en primer lugar felicitar a la Agrupación por tan acertado acuerdo que rinde el merecido homenaje a una figura insigne en el ámbito cofrade, cuyo recuerdo quedará para siempre en todos nosotros. Y mas allá de su vinculación a la Semana Santa, para mi tendrá siempre el recuerdo del compañero y amigo en las tareas docentes de la Universidad de Málaga a la que tanto y tan generosamente sirvió. Le reitero mi felicitación y gratitud por la propuesta de concesión de la referida medalla de oro agrupacional a título póstumo, a la que nos adherimos sinceramente. José Ángel Narváez, rector de la Universidad de Málaga.

– Francisco José González Díaz: Mi querido amigo y cofrade: Correspondo a tu amable escrito de fecha 14 del actual, por el que me comunicas la feliz iniciativa de la Junta de Gobierno que presides de conceder a título póstumo la Medalla de Oro agrupacional al excepcional cofrade Jesús Alberto Castellanos Guerrero (q.e.p.d.), interesando mi adhesión a dicho acuerdo. Ante todo, quiero agradecer muy sinceramente que me hayas dado la oportunidad de manifestar no sólo mi adhesión a tan justa como merecida distinción, sino también la de expresar mediante unas líneas el denodado trabajo que Jesús desarrolló durante toda su vida a favor de nuestras más fervientes tradiciones: Corpus, Patrona, Semana Santa y sus Hermandades y Cofradías. En este sentido, he tenido la suerte de conocer y compartir con Jesús muchos momentos de su prolífica vida, desde que estudiábamos en el Colegio de los HH. Maristas hasta impartir la docencia en la Universidad; amigos e iniciativas comunes; puntos de vista coincidentes acerca de la vida y obra de nuestras Hermandades y de la propia Agrupación de Cofradías, …

Soy testigo de su buen hacer, de su alma de artista, de su capacidad creativa, de su espíritu inquieto, innovador… Supo recrear, partiendo de una sencilla capilla callejera, frente al Puente de Santo Domingo, la Antigua Cofradía del Perdón y Nuestra Señora de los Dolores, hasta conseguir incorporarla a los cortejos procesionales del Lunes Santo, y alcanzar su Coronación canónica. Reconstruyó sus capillas, la del Puente y la que ocupa el Cristo del Perdón en el interior de la Parroquia de San Carlos y Santo Domingo, abriendo de nuevo su puerta para poder salir de adentro. Mejoró las andas procesionales del Santísimo Corpus Christi, que él mismo dirigió como capataz. Impulsó y mejoró la reordenación del altar de la novena a nuestra Patrona, Santa María de la Victoria, en la Catedral, contando con la cuadrilla del arte. Compartió con un servidor la puesta en funcionamiento de San Julián como sede de la Agrupación, con el traslado del Santísimo Cristo Resucitado desde los Santos Mártires. Continuando él en el empeño de consolidar las dependencias del Antiguo Hospital hasta llegar a su configuración actual. Todo ello sin olvidar su impulso personal a la tradicional Cabalgata de Reyes. La mejora del vestuario y puesta en escena de los monarcas, con el almuerzo previo a su coronación, … Supo plasmar en el Pregón de la Semana Santa sus vivencias, así como sus sentimientos y entusiasmo de cofrade enamorado de las más puras esencias cofradieras. Presidió la Comisión gestora que trató de recuperar el curso normal de su querida Cofradía de Jesús de la Humillación y María Santísima de la Estrella, … Creó su propio taller de bordados en la Casa de Hermandad de los Dolores del Puente, ubicada en las antiguas Escuelas Parroquiales de Santo Domingo, y cuyo principal exponente es el manto procesional de la Santísima Virgen de los Dolores. Sus colaboraciones en las publicaciones de Arguval, La Saeta, boletines, medios de comunicación, … dan testimonio de otra de sus facetas: la de divulgar, desde el ámbito académico, las singularidades históricas y costumbristas de nuestras hermandades, integrándose así en la generación impulsora de este tipo de investigaciones.

En suma, el trabajo de este cofrade universal, generoso, desprendido, siempre presto a colaborar aportando sus diseños, ideas, escritos a quien solicitara su colaboración, son más que suficiente aval para tan merecida distinción. Me quedo corto, pero me parece de justicia que en los anales de la Cofradías malagueñas quede escrito con letras de oro el nombre y la obra del cofrade Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Enhorabuena por la iniciativa, Presidente, desde luego cuenta con mi firme adhesión. Francisco José González Díaz.

6 DE DICIEMBRE DE 2016

– Juan Luis Carrillo Martos: Poco después de la muerte de Jesús, la Agrupación de Cofradías de Málaga acogió en su seno un ciclo de conferencias que las organizadoras –Marion Reder Gadow y Paula Bellido Gómez- consideraron oportuno darle el metafórico título de Jesús Castellanos: esencia poliédrica. Sin duda pretendían con ello resaltar las variadas facetas de su vida y de su obra. Yo participé en este ciclo con una conferencia pronunciada el 26 de febrero de 2013 que titulé “Rigor intelectual, lealtad, autenticidad: los valores laicos de Jesús Castellanos Guerrero (Málaga, 15.11.1953-12.9.2012)”. Aceptando la metáfora sugerí que ese poliedro tenía necesariamente que ser irregular, pero que el lugar ocupado en el espacio por el mismo podría contener otros poliedros; al mismo tiempo me declaraba incompetente para pronunciarme sobre todos ellos y solo tenía legitimidad para hablar del que tenía que ver con su faceta estrictamente profesional. Y decía textualmente: “Es éste un poliedro regular con no muchas caras y naturalmente con sus aristas y sus vértices. Estoy hablando del tetraedro regular cuyas características son regularidad, uniformidad, orden, armonía y estabilidad, elementos propios de la ciencia normal. Pero sus aristas representan dificultades, complicaciones y problemas y sus angulosos vértices lo desestabilizador, lo punzante y el desorden; en una palabra, el efecto demoledor de una crítica basada en el ejercicio profundo de reflexión”. En aquella ocasión me pareció -y me sigue pareciendo- una aceptable representación del mundo científico al que Jesús perteneció.

Yo invitaba a la lectura de un texto con el que Jesús hizo su presentación en sociedad. Fue a finales de septiembre de 1977 con motivo de la celebración en Madrid del V Congreso Español de Historia de la Medicina y llevaba por título “La peste en la Málaga del siglo XVII (1637): aproximación a su historia social”, cuando apenas llevaba un año dedicado profesionalmente a la historia de la Medicina. Esta vinculación a la historia de la Medicina comenzó el curso académico 1975-1976, cuando Jesús era un estudiante del ultimo curso y yo un profesor adjunto numerario en el Departamento de Historia de la Medicina en la Universidad de Granada. Se acercó a nosotros, como otros muchos alumnos, con la pretensión de elaborar un trabajo bajo nuestra dirección. Luis García Ballester, mi maestro y director del Departamento, le sugirió que ejecutase el siguiente trabajo de investigación: “Estudio de la morbilidad en la Granada de la segunda mitad del siglo XIX. Análisis de los libros de entradas del Hospital Provincial San Juan de Dios de Granada”. En el mes de mayo, cuando estaba a punto de concluir sus estudios médicos, Jesús nos planteó un nuevo y sorprendente reto: era su deseo profesionalizarse en historia de la Medicina, propuesta muy arriesgada en la que se “quemaban las naves” antes de su botadura. En aquel momento yo estaba tramitando una comisión de servicios para trasladarme a la Universidad de Málaga e impartir por primera vez la docencia de la asignatura durante el curso 1976-1977, bajo la promesa del entonces decano-comisario profesor Rafael Vara Thorbeck de dotar de forma inmediata una plaza de profesor permanente. A Jesús se le presentaban dos opciones: permanecer en Granada, si se podía lograr otra plaza de profesor ayudante o una beca de investigación, donde se disponía de una aceptable infraestructura, o trasladarse a Málaga conmigo donde una plaza de ayudante estaba garantizada, pero como contrapartida sería necesario trabajar duramente para dotarse de una inexistente infraestructura. Hacer historia de la Medicina en su ciudad natal, disfrutando de los cuidados de Emilia y Lola, junto a ese vecino de la “plazuela” -hoy felizmente Rotulada como Plazuela Jesús Castellanos- era más de lo que había podido imaginar. Su decisión ya estaba tomada. Y juntos iniciamos la aventura de inaugurar la enseñanza de la historia de la Medicina en Málaga, con algunas venturas y no pocas desventuras. Fue profesor honorario entre octubre de 1976 y 1 de marzo de 1977 y ayudante de clases prácticas desde ese mismo mes en un Departamento aún no constituido y que empezaba a dotarse de esa mínima infraestructura que posibilitara su normal funcionamiento. Era el momento en que se estaban adquiriendo los instrumentos de trabajo más primarios; que aún carecía de un auxiliar y administrativo y el mobiliario del seminario provenía del desechado en una escuela pública. Con posterioridad alcanzó sucesivamente el puesto de profesor colaborador desde el 1 de enero de 1983 al 30 de septiembre de 1987, profesor titular interino entre el 1 de octubre de 1987 y el 22 de junio de 1988, fecha en que fue nombrado, en virtud de oposición, profesor titular numerario.

En ese iniciático trabajo que más arriba he mencionado ya se detecta con claridad lo que iba a ser una constante de su actividad investigadora: el rigor intelectual. En el orden formal optó por el modelo propio de las publicaciones científicas y no por el tradicional discurso de las humanidades. Planteamiento del problema objeto de estudio, material (heurística y valoración crítica de las fuentes) y método, resultados y discusión (crítica histórica stricto sensu). Me voy a referir exclusivamente a un solo hecho que permite hacerse una idea muy cabal de su compromiso intelectual: la historiografía tradicional, esa que él quería superar, había puesto gran énfasis en la piedad y bondad del Rey Felipe IV, que donó a la ciudad la cantidad de 30.000 ducados, cuando en realidad esta cantidad fue proporcionada a título de préstamo y cuya devolución fue reclamada antes de terminar la epidemia con amenaza de cárcel al Corregidor si no la devolvía.

En el diario SUR de 17 de abril de 2014 publiqué un artículo bajo el título “Hechos, explicaciones, palabras” dedicado a mi entrañable amigo Jesús y con él pretendía centrar algo que me parecía desenfocado. Me explico. En el momento de su inesperada muerte todos cuantos le conocimos y le quisimos sufrimos una conmoción que llevó a algunos, muy legítimamente, a querer expresar en público su estado emocional del momento; se sintió la bien intencionada necesidad de resaltar sus múltiples virtudes. En este artículo de prensa yo decía: “El científico que revolucionó la química a finales del siglo XVIII estableció una categorización que puede ser válida incluso en el mundo extra-científico: primero la firmeza de los hechos, después las explicaciones teóricas y por último el lenguaje que vehicular hechos y teorías. Y digo esto a propósito de las referencias biográficas que en relación a Jesús Castellanos aparecen  de  vez  en  cuando  en  la  prensa. Estoy  convencido  que  al riguroso -intelectualmente hablando- Jesús le hubiera desagradado ver subvertido este orden marcado por Antoine Lavoisier”.

Pero Jesús no solo aplicó una metodología científica cuando hizo historia de la ciencia, sino que la trasladó a un campo extra-científico, a un campo donde predominan los sentimientos. Me estoy refiriendo al territorio del hecho religioso o si se quiere más concretamente al hecho cofrade que al fin y al cabo es religiosidad popular. Porque Jesús era un ferviente devoto de la cultura popular en todas sus manifestaciones. Creo que será suficiente con enumerar cuatro hitos dentro de la historiografía dedicada a la Semana Santa malagueña:

1) “Las cofradías malagueñas ante la salud, la enfermedad y la muerte: Nota para su estudio” publicado en la revista Jábega en 1985.

2) Su participación, en colaboración con Lola Carrera, en la redacción de diversos capítulos bajo el título “La época de Franco (1937-1975)” en el III volumen de la obra Semana Santa en Málaga, denominado “La Semana Santa Malagueña a través de su historia” (1987) dedicados a analizar la relación que tuvo el Nuevo Régimen con los fenómenos de religiosidad popular ejemplificados en nuestra Semana Santa.

3) Su trabajo de investigación, en colaboración con David Delange “Alabanza, promoción y crítica: La prensa malagueña en torno a la etapa fundacional de la Agrupación de Cofradías de Málaga (1921-1931)” que fue premio del II Certamen Literario de esa Agrupación en 1993.

4) Su participación en el Congreso de Religiosidad Popular celebrado en Cabra en 1994 con la comunicación “Enfermedad epidémica y religiosidad popular en la Málaga del Antiguo Régimen: El patronazgo del Cristo de la Salud”.

A la vista de su trayectoria como historiador de la Medicina y muy especialmente en su nueva manera de observar y analizar el hecho religioso cofrade en Málaga, se hace acreedor a la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga. Juan Luis Carrillo Martos, catedratico emérito de Medicina por la Universidad de Sevilla.

7 DE DICIEMBRE DE 2016

– J. Enrique García Martín: Sirvan estas palabras para mostrar mi adhesión personal a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, al que fuera Hermano Mayor de la antigua Cofradía del Stmo. Cristo del Perdón y Ntra. Sra. de los Dolores. No quería ni debía dejar pasar la ocasión de mostrar, en primer lugar, mi agradecimiento póstumo a quien fuera compañero durante mis nueve años de hermano mayor de la hdad. de La Salud, en esta Agrupación de cofradías, gran amigo durante muchos años y colaborador incansable, cada vez que necesitabas de su colaboración. Quiero además que sirvan estas palabras para agradecerle en mi nombre y en el de muchos cofrades, toda su dedicación, entrega y honradez como miembro que fué de la Agrupación de Semana Santa de Málaga, agradecimiento que quiero hacer extensivo a su familia, y a su cofradía de los Dolores del Puente. En definitiva, por nuestra Semana Santa de Málaga. En el día a día, en las múltiples gestiones, en la cercanía a todos, haciendo y dejando hacer. En los momentos duros que le tocó vivir y en los que pudo disfrutar del trabajo bien hecho. En definitiva, considero que D. Jesús Castellanos Guerrero reunió todos los méritos y más para que le sea concedida la mayor distinción del ente Agrupacional. J. Enrique García Martín, tesorero y ex hermano mayor de la Hermandad de la Salud.

11 DE DICIEMBRE DE 2016

– Clemente Solo de Zaldivar López: Nuestra amistad y vinculación antecede al mundo de las Cofradías: éramos vecinos; el de calle Granada, yo de la Plaza de la Merced y coincidíamos mil veces en nuestros recorridos y juegos, además de ser compañeros de Maristas aunque Jesús era dos años menor que yo. Siempre decía que el 53 dio la mejor cosecha… Era un personaje casi renacentista, erudito en su cátedra de Historia de la Medicina, sabio en Historia del Arte, con una imaginación inabarcable para inventar arquitecturas efímeras y no tanto, bordados, Tronos, altares conmemorativos y un larguísimo etcétera. Se unía a su exquisita capacidad de plasmar ideas el fundamento de que casi siempre además las sabía llevar a cabo, instruía a los bordadores con la total claridad de saber de técnicas y materiales y se subía a una escalera si aquella esquina del Trono que había diseñado o el Altar del Corpus en construcción no se adaptaba a su dibujo o su imaginación. Jesús fue un gran trabajador cofrade, no sólo para la suya, su generosidad raramente le permitía decir no a una petición de otras Cofradías o de la Agrupación, contando de esta manera nuestra ciudad con un gran patrimonio salido de su creación, además fructífera. Durante los años que yo estuve al frente de la Agrupación de Cofradías, Jesús fue siempre un colaborador estrecho, además de que fue uno de mis Pregoneros de la Semana Santa, faceta ésta que dominaba por su extensa labor de investigador y orador, demostrando siempre su compromiso personal en sus alocuciones. Sería extenso el detallar tantos años de amistad, trabajo en común y largas conversaciones que manteníamos, pero quiero dejar constancia de que siempre encontré en el, además del amigo, el crítico sincero y constructivo y el colaborador en tantas tareas que emprendimos y llevamos a cabo. Por todo lo anterior, y sin ninguna duda, me adhiero a esta concesión de la Medalla de Oro de nuestra entidad a quien dedicó tanto tiempo de su, dolorosamente corta vida, a nuestra Semana Santa y todo lo que ella conlleva. Clemente Solo de Zaldivar López, expresidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

12 DE DICIEMBRE DE 2016

– Juan Manuel Morilla Lampérez: Quiero hacer llegar a la comisión constituida el pasado 22 de septiembre mi adhesión a la propuesta para conceder la Medalla de Oro, a título póstumo, de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Jesús fue un referente en la Semana Santa de Málaga, su espíritu renovador y su incansable trabajo en pro de las cofradías y hermandades permitieron la creación del Museo de las Cofradías y fue un activo valiosísimo en nuestra Agrupación, elevando el nivel de nuestra presencia en la sociedad malagueña. Siempre dispuesto a colaborar y ayudar a  todos los que le demandaban una mano. Sumo mi firma a la del resto de cofrades que reconocen su labor. Juan Manuel Morilla Lampérez, exhermano mayor de la Archicofradía del Huerto-Concepción.

– Rafael de las Peñas Díaz: ¿Cómo escribir de alguien que llevas en el corazón sin sentir que es este y no los dedos el que traza cada una de las letras? ¿Cómo describir los rasgos de aquel cuyo solo recuerdo ensombrece cualquier atisbo de aproximación a su personalidad? ¿Cómo pretender explicar la trascendencia de una labor -inmensa en el tiempo y en la entrega- sobre cuya huella transitamos aun hoy? ¿Cómo hablar de un amigo del que te duele la ausencia sin que las palabras destilen rabia y amargura? ¿Cómo hablar de Jesús sin imaginarlo levantando la ceja y sacando, sagaz, punta al comentario?

Mucho se dijo en aquellos días aciagos de septiembre en los que acudíamos a pedir a la Patrona, a su Virgen de la Victoria, que nos sacara de la pesadilla que supuso ver como se nos escapaba aquella vida entre nardos y llamadas de teléfono. Mucho se dijo, sí, bajo las bóvedas dominicanas la noche en la que la virgencita del Puente parecía más pálida que nunca, demudada Ella también por el duelo de los suyos. Mucho se dijo en las tertulias y mentideros, en la prensa y en las redes sociales que extendían un hashtag que aun hoy perdura y se repite en ocasiones. De manera un tanto excepcional los ciudadanos y sus representantes se ponían de acuerdo compartiendo dolor y reconocimientos. Y de manera también un tanto excepcional, reconozcámoslo, los cofrades estuvimos de acuerdo en que aquello era una faena para todos, porque todos, de un modo u otro, sentimos que habíamos perdido parte de nuestra historia reciente. Y se pusieron crespones, se sucedieron los toques de campana en su recuerdo, sonó más que nunca “La Estrella Sublime” y se rotuló con su nombre una plaza y un museo, el nuestro, el suyo.

Pero todos sabíamos que algo faltaba. Hemos dejado que la consternación diera paso a la serenidad, que el tiempo depositara su poso sin permitir un resquicio al olvido, haciendo que nuestros ojos ya limpios de lágrimas pudieran apreciar la enormidad de la figura de un cofrade al que hoy los suyos quieren dar la máxima distinción. No hablo de justicia, ni de méritos, ni de reconocimiento. No hablo de homenaje sino de afecto, por eso me resulta tan sencillo adherirme, emocionado y feliz, a la propuesta de concesión, a título póstumo, de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a D. Jesús A. Castellanos Guerrero, el cofrade, el amigo. Rafael de las Peñas Díaz.

13 DE DICIEMBRE DE 2016

– Diputación Provincial de Málaga: He conocido con gran satisfacción la iniciativa de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga de otorgarle la Medalla de Oro a título póstumo al cofrade Jesús Alberto Castellanos Guerrero, gran valedor de nuestra Semana Santa, por lo que quiero sumarme a tan acertada iniciativa. Castellanos, fundador de la cofradía de los Dolores del Puente, pregonero de la Semana Santa de Málaga y activo cofrade, realizó una gran labor en su hermandad, consciente de la importancia y la repercusión que tiene esta manifestación para la ciudad. También destacó, además de su faceta de diseñador cofrade, por su compromiso con la Agrupación y la puesta en marcha del Museo de las Cofradías, en San Julián, en cuyo tiempo tuve la suerte de conocerle más en profundidad. Quisiera, en nombre de la Diputación de Málaga que me honro en presidir, transmitir mi más caluroso apoyo a tan justa distinción a un excelente cofrade, que demostró su entrega y dedicación a la Semana Santa de Málaga. Quedo en el deseo de que esta propuesta desemboque en la concesión de tan honorable distinción. Elías Bendodo, presidente de la Diputación Provincial de Málaga.

14 DE DICIEMBRE DE 2016

– Elena Recio Luque: Me gustaría mostrar mi total y sincera adhesión a la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a título póstumo a Jesús Castellanos. Hablar de Jesús es hacerlo de un cofrade incansable, sincero, honesto y con una visión muy específica de lo que quería para su Semana Santa de Málaga. Innumerables, conocidos y reiterados por todos son los logros que realizó en pro de nuestra Semana Santa, pero quizás, en la parte más privada, se queda su gran pasión por la juventud cofrade. Jesús, ese eterno joven que se remangaba en cuanto hiciera falta, que te desprendía su ilusión y te contagiaba las ganas de trabajar. Como buen visionario se dio cuenta, antes que muchos, que la juventud era la llave para mejorar las cosas, por lo que no dudó nunca en ser uno más en la JMJ, en portar la cruz del Papa o en organizarnos para poder enseñar a Málaga el museo que lleva su nombre. Jesús era polifacético, estaba por todos y para todos. Del mismo modo que venía a tu Hermandad para desearte un buen Martes Santo, también era capaz de dar un particular discurso en “inglés” en la ermita del Monte Calvario para despedir a los peregrinos de la JMJ que acogimos en Málaga. Eterna sonrisa en cuanto te veía por la calle, parecía que tenía todo el tiempo del mundo para escuchar a cualquier cofrade que pasara por su lado. Por todo lo anterior, por su trabajo infatigable y su ilusión constante, pero especialmente por ser ejemplo cofrade para todas las generaciones venideras, reitero mi conformidad para la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a Jesús Castellanos Guerrero. Elena Recio Luque, hermana de la Cofradía del Rescate.

– Fernando Prini Betés: En respuesta a la solicitud de adhesión a la concesión de la medalla de oro agrupacional al cofrade D. Jesús Castellanos, quiero hacer llegar a la comisión creada a tal efecto mi total y sincero apoyo a la misma. Considero esta distinción totalmente merecida y necesaria. Mi opinión podría parecer parcial dado los años de cercanía y amistad con él. He de decir, que la figura de Jesús ha sido (y podemos decir que aún lo es), totalmente clave en el desarrollo del esplendor de nuestras corporaciones durante las dos últimas décadas del pasado siglo y lo que llevamos del actual. Tanto a nivel artístico, como organizativo y en cualquier otro aspecto. Presente y casi siempre ejecutor de los grandes eventos de las entidades para las cuales ha participado (Agrupación de Cofradías, sus Cofradía de los Dolores y Estrella). El Corpus y sus altares, la procesión de la Patrona y un largo etcétera. Responsable de la puesta en valor de una de las más bellas e importantes dolorosas malacitanas: Nuestra Señora de los Dolores del Puente. Y prácticamente ideólogo de su Cofradía en su totalidad. Pero, sobre todo, fue un trabajador de las cofradías. De alma generosa y entusiasta, siempre prestó su ayuda y desinteresado consejo a todo aquél que alguna vez acudió a él. Y, por supuesto, su prolífica faceta artística: más de treinta años trabajando en multitud de proyectos llenos de personalidad y malagueñismo. Malagueñismo del bueno. Del de verdad. Se dice que nadie es imprescindible, pero a Jesús se le echa mucho de menos. Fdo. Fernando Prini Betés.

15 DE DICIEMBRE DE 2016

– Rafael Pérez Durán: Me adhiero totalmente a la concesión de la medalla de oro a titulo póstumo al gran cofrade malagueño Jesús Castellanos Guerrero, persona CLAVE en el renacer de nuestra Semana Santa Malagueña. Fdo. Rafael Pérez Durán.

– Joaquín Salcedo: Desde la invitación y oportunidad que se me ofrece quiero adherirme a la petición de concesión de la Medalla de Oro de La Agrupación de Cofradías de Cofradías de Semana Santa de Málaga a titulo póstumo al insigne cofrade D. Jesús Alberto Castellano Guerrero, por su incansable dedicación a nuestra Semana Santa a bien siempre de engrandecerla, habiendo tenido la gran suerte de aprender y trabajar bordando sus proyectos, en especial recuerdo el llevar a cabo el estandarte del Cristo del Rescate de Málaga desde solamente un boceto que no le dio tiempo a terminarlo mas y que tuve que llevarlo a la realidad sin compartirlo con él, intentando resolver las cuestiones que surgía pensando siempre como lo hubiera hecho. Afectuosamente, Joaquín Salcedo. Bordador.

16 DE DICIEMBRE DE 2016

– Manuel Guijarro Peláez: Merecida, por su amor a la Semana Santa, su arte indiscutible y como un buen hombre. Que descanse en paz junto al Cristo del Perdón. Y su Madre, Nuestra Dolorosa Coronada. Manuel Guijarro Peláez.

17 DE DICIEMBRE DE 2016

– Coromoto Mérida Gómez: Me adhiero a la concesión de la medalla de oro a tan genial cofrade como fue nuestro hermano amigo e indiscutible amante de nuestra Semana Santa. Mi recuerdo es de hace tantos años que casi son en blanco y negro, cuando el trono de su Virgen de la Estrella se montaba bajo el tinglao del Pasillo de Santo Domingo. Cuantas vivencias, risas y buenos momentos. Siempre te recordaré. Atentamente la señora marquesa. Coromoto Mérida Navas.

– Ana María Fernández Fajardo: Considero que se merece la medalla de oro por la gran aportación que ha hecho a nuestra Semana Santa, como gran conocedor de ella, habiendo dejado un gran legado y, sobre todas las cosas, por amar a nuestras Cofradías y Hermandades y ser una buena persona. Ana María Fernández Fajardo.

– Pablo González González: Me adhiero a dicha iniciativa, desde el convencimiento de que Jesús Castellanos ha sido quizás el cofrade más influyente de la segunda mitad del s. XX, influyente en nuestras cofradías e influyente en nuestros cofrades. Toda su vida estuvo dedicada a nuestra Semana Santa y a sus personas, y su aliento ha contribuido a que tantas otras hayamos dedicado también parte de nuestra vida a este hermoso mundo. Tantas medallas de oro tenga como cofrades hay en Málaga. Pablo González González.

– Alfonso Asensio Torre: Me adhiero rotunda, sincera y emocionadamente. Jesús Castellanos puso rumbo, y hasta nombre, a una generación cofrade en Málaga, generación a la que pertenezco. Encaje de bolillos entre un pasado puesto en orden, libre de cargas innecesarias, un presente de trabajo incansable y un futuro prometedor, más culto, más auténtico, más cristiano. Todos sus éxitos en vida fueron compartidos, de pocos disfrutó a título personal, está distinción tampoco le pertenecerá en exclusiva, será compartida por todos los que tuvimos la dicha de conocerlo. Alfonso Asensio Torre.

– Antonio J. Santos Gil: Deseo comunicarle mi adhesión para la concesión de la Medalla de Oro a Jesús Castellanos (q.e.p.d). Una persona clave en el resurgir de la Semana Santa con su trabajo en la Agrupación de Cofradías, además de excelente diseñador. Antonio J. Santos Gil.

18 DE DICIEMBRE DE 2016

– Víctor Domínguez Padilla: Mediante el presente correo me uno a la petición que se está realizando desde la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga para la concesión de la Medalla de Oro a D. Jesús Castellanos Guerrero. Creo que lo merece por esa humildad que transmitía cada día de su vida, por su entrega hacia los demás, por su gran dedicación y enriquecimiento en beneficio de nuestra Semana Santa, por su implicación hacia ella y, en definitiva, por ser siempre partícipe de la forma que tenemos muchos de sentir nuestra gran pasión como lo es nuestra Semana Santa. El nombre de Jesús Castellanos Guerrero, gran cofrade y aún más si cabe mejor persona, será imborrable de la historia de la Semana Santa malagueña. Por tanto, y mediante esta vía, me uno a tal petición y muestro mi más sincero apoyo para hacerlo realidad. Víctor Domínguez Padilla.

19 DE DICIEMBRE DE 2016

– Ayuntamiento de Málaga: Mi querido amigo. He sido informado de la decisión unánime de la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga de iniciar el expediente de concesión de la ‘Medalla de Oro’ a título póstumo al insigne cofrade Jesús Castellanos Guerrero, y es mi deseo expresaros mi felicitación por tan merecida iniciativa que dará mayor visibilidad a su gran labor. En nombre del Ayuntamiento de Málaga, que me  honro en presidir, quiero expresar la adhesión y apoyo a la concesión de la máxima distinción que otorga la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, así como trasladar el aprecio y cariño que se ganó en la ciudad desde sus diferentes responsabilidades cofrades, académicas, artísticas y culturales. Jesús Castellanos fue siempre un malagueño sabio, elegante , recto, honesto, que buscaba la autenticidad, que sacaba lo mejor de cada aspecto de la vida, y con una mente abierta que apreciaba las raíces al tiempo que huía de las ataduras. Su legado es muy valioso, y los esfuerzos por mantenerlo vivo nos enriquecen a todos. El Ayuntamiento de Málaga se honra de haber reconocido sus méritos y ejemplo vital concediéndole a un espacio público el nombre de ‘Plazuela de Jesús Castellanos’. Y ahora se adhiere con agrado a la iniciativa de la Agrupación de Cofradías, al entender que es un acertado testimonio de justicia por quien tanto dio a la Semana Santa y a Málaga. Reiterándote mi felicitación, que te ruego hagas extensiva a los miembros de la Junta de Gobierno, y en la confianza de que el expediente que se instruye culminará con éxito, recibe un afectuoso saludo. Francisco de la Torre Prado. Alcalde de Málaga.

– Francisco González Lorente: Le dirijo estas letras para mostrar mi adhesión incondicional a la petición de la Medalla de oro para D. Jesús Castellanos Guerrero. Como compañero en la Agrupación de Cofradías siempre fue una persona cercana, amiga, un incansable trabajador por la Semana Santa de Málaga y un ejemplo de cofrade íntegro de los que muchos tenemos que aprender, un cofrade con mayúsculas. El tiempo que coincidí con él en nuestra Agrupación, lo recuerdo como uno de los pilares fundamentales, un incansable trabajador por nuestra Semana Santa. Creo firmemente que esta solicitud engrandece a la entidad que usted tan dignamente preside, por justa y por necesaria, por lo que me reitero en mi adhesión, agradeciéndole tan justo gesto. Francisco José González Lorente, exhermano Mayor de la Hermandad de la Crucifixión.

21 DE DICIEMBRE DE 2016

– Escuela Cofrade de Málaga: Queremos adherimos y mostrar nuestro apoyo, a la propuesta de concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a D. Jesús Castellanos. Un referente a seguir, como persona y cofrade. No hay duda, de que allá donde se encuentre, seguirá siéndolo. Enhorabuena por esta iniciativa, tan merecida. Juan Antonio Hernández Galán, presidente, Escuela Cofrade de Málaga.

– Ana Castellanos G.: ¡Se la merece! Ana Castellanos G.

– Maryely Laffe: Buenos días. Agradecida por la invitación, me adhiero a la causa para la concesión póstuma de la medalla de oro en favor del Sr. Jesús Castellanos, a quien conocí en el año 2011 en Málaga con ocasión de la Jornada Mundial de la juventud. Aprovecho la oportunidad para agradecer infinitamente al Sr. Jesús y a todos los cofrades de la comunidad de Málaga, quienes recibieron el cariño de Venezuela y manifestaron un hermoso espíritu que sigue a y da testimonio de Cristo. En especial el Sr. Jesús manifestó con su particular personalidad un gran espíritu hospitalario y un inmenso amor a sus tradiciones, sus costumbres y su amada Málaga. Ha sido un inmenso honor para mi haberlo conocido, así que considero de gran valor darle los honores para que quienes siguen el camino y las nuevas generaciones continúen conociendo su trabajo y sigan escribiendo nuevas historias de amor fraterno en Málaga y en el Mundo. Saludos desde Venezuela. Maryely Laffe.

– Antonio Trillo López: Me adhiero a la petición de la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana santa de Málaga para D. Jesús Castellanos Guerrero, por la razón fundamental de que es necesario reconocer la labor incansable y constante que ha hecho por la Agrupación, por todas y cada una de nuestras Cofradías en general. Además es necesario reconocerle su gran labor como artista para y por las cofradías, así como el reconocimiento por su forma de ser, católico convencido y comprometido, cofrade hasta el último de sus suspiros, siempre dispuesto al diálogo y a ayudar en cualquier cosa que se le pidiera. Trabajador incansable de nuestra Semana Santa y de nuestras cofradías. Memoria de nuestra Semana Mayor. Y amigo de todos los cofrades. Antonio Trillo López.

– Miguel Nieto Martín: Adhesión a la medalla de Castellanos. Miguel Nieto Martín.

– Ramón Gómez Díaz: Sirva el presente email para adherirme a la petición de la medalla de oro de la Agrupación a D. Jesús Castellanos. Ramón Gómez Nieto.

– Alvaro Conejo Heredia: Me adhiero a dicha solicitud. Álvaro Conejo Heredia, congregante de la Cofradía de Mena.

– Francisco Muñoz Cortés: Estimados todos: Sirvan estas lineas para adherirme y mostrar mi más absoluto apoyo a la concesión, a título póstumo, de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga en favor de D. Jesús A. Castellanos Guerrero. Justo reconocimiento, quizás algo tardío, para el cofrade más influyente de los últimos años. Un hombre polivalente que dio su vida a cambio de nada por su ciudad y por la Semana Santa. Maestro, confidente, amigo y padre para muchos, son alguna de las facetas que, como buen cristiano, Jesús era capaz de desarrollar sin esperar contraprestación de ningún tipo. Desde la más absoluta humildad, siempre estuvo al lado de los jóvenes tendiéndoles la mano y siendo plenamente consciente del importante papel que en el mundo cofrade éstos representan. Siempre en la sombra, lideró grandes proyectos con la juventud cofrade (Camino de Santiago, JMJ, etc.) a fin de poner en valor y dar impulso a este sector cofrade tan infravalorado en ocasiones. Un artista capaz de imaginar, crear y ejecutar una Cofradía de principio a fin, dotándola de un sello y una personalidad imposible de perder. Una vida dedicada al arte que tiene como consecuencia el disfrute y deleite por todos los cofrades y malagueños de un patrimonio de incalculable valor. Jesús, los que hemos tenido la oportunidad de compartir toda una vida contigo nos comprometemos a continuar con el legado que nos has dejado inspirándonos en los valores que nos has inculcado, tomando siempre como referencia a María, la del Puente, vigía de nuestra Fe. Gracias por todo lo que nos enseñaste y gracias por todo lo que nos has dejado. Francisco Muñoz Cortés.

– Manuel Durán: Me congratula y me uno a la adhesión de esta medalla de oro a titulo póstumo a este compañero en mi juventud de cofradía HUMILLACIÓN-ESTRELLA. Gran persona y mejor cofrade, muy orgulloso de su labor cofrade durante su corta vida. Para mi gran referente para futuros cofrades que consoliden nuestra Semana Santa. Manuel Durán.

– José Carlos Cervera López: Envío este escrito para mi adhesión a la propuesta de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a mi buen amigo D. Jesús A. Castellanos Guerrero, quien tanto trabajó para engrandecer a cada una de las cofradías y hermandades con las que colaboró para así enaltecer la Semana Santa de Málaga. Adelantado a su tiempo, “revolucionario”, gran persona, gran maestro, enamorado de su tierra, gran cristiano, gran compañero y excelente cofrade. Como nunca se retiró, nadie lo propuso para ser merecedor de dicho galardón. José Carlos Cervera López. Ex-Hermano Mayor y actualmente Contador de la Seráfica Hermandad de la Santa Cruz y Ntra. Sra. de los Dolores en su Amparo y Misericordia.

– Julio Peña Kind: Don Jesús Castellanos, que en paz descanses. Se merece la medalla de oro. Julio Peña Kind.

– Carlos Ismael Álvarez García: Querido Pipo. Traté a diario a Jesús Castellanos en nuestros años universitarios en Granada, donde estudiábamos en el mismo Colegio Mayor y en los que trabé con él una amistad basada en aficiones (el flamenco, la Historia y las cosas de Málaga) y devociones (cofrades) comunes que perduró hasta su muerte. Al adherirme ahora a la petición de que se le conceda la Medalla de Oro de la Agrupación a título póstumo, quiero subrayar su apasionada adscripción a la causa cofrade en una época  (el tardo franquismo de los primeros años revueltos), donde ser cofrade era considerado por todos los que nos rodeaban a diario -en el mejor de los casos- como una excentricidad. La propia atonía y decadencia por la que nuestra Semana Santa atravesaba entonces, no invitaba en absoluto a proclamar, con hechos y a diario, nuestra condición de cofrades en un ambiente nada propicio y muy alejado de ella. Y sin embargo todo en Jesús, que en aquel entonces era un simple cofrade sin cargo ni responsabilidad alguna en su hermandad, trascendía un contagioso entusiasmo por ella y un deseo de implicarse a fondo en la renovación generacional que propiciara la vuelta del esplendor y la pujanza perdida. Ahora que es (relativamente) fácil ser cofrade y que está bien visto pertenecer a una cofradía, quiero evocar aquí en su memoria aquella sólida convicción que ya entonces le movía. Carlos Ismael Álvarez.

– Gilmer Leal Ávila: Soy venezolano y salesiano, y me adhiero a la causa para que le concedan  la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías, a Jesús Castellanos. Tuve el honor e inmenso placer de conocer a Jesús durante mi paso por Málaga en el marco de la pre jornada de la JMJ 2011. Su simpatía y servicio a la Iglesia desde las hermandades me llamó mucho la atención y me hace recordarle con aprecio y respeto hasta la actualidad. Gilmer Leal Ávila.

– Carlos Enrique Ñañez España: Hola a todos. Saludos desde Venezuela! Escribo para adherirme  al la solicitud del homenaje póstumo al Sr. Jesús Castellano. Persona maravillosa, que en nuestro paso por Málaga en julio del 2011 supo hacernos sentir bienvenidos y fraternalmente recibidos. En su discurso de despedida arrancó lágrimas y sonrisas en cada uno de nosotros, supo dejarnos enseñanza y su recuerdo en nuestra memoria. Al enteramos de su partida, un gran pesar hubo en nosotros, pero contentos y agradecidos con Dios por habernos permitido conocer a tan insigne personaje. Bien merecido sea la condecoración y que Dios lo tenga en su gloria. Saludos. Carlos Ñañez, desde Venezuela.

– Ana Isabel Arribas: Buenas noches. No nací en Málaga y conocí a Jesús Castellanos en la Facultad de Medicina. De él aprendí, no solo Historia de la Medicina, sino a conocer y a admirar ese grandísimo mundo que forman las Cofradías de Málaga y su Semana Santa. Su amor profundo por Málaga, su fe en Cristo y María, su devoción incondicional a nuestros venerados Titulares, engarzado todo con su arte que recogía tradiciones y creaba nuevas formas en mantos, tronos, encajes con alfileres… Generó en mi una profunda admiración y cariño. Creo que es mas que merecido un homenaje, y concederle esa medalla, que hubiera recibido en vida, pero Dios lo quiso cerca, a un hombre que entregó su vida a engrandecer las Cofradías Malagueñas. Un saludo. Ana I. Arribas.

– Mª Carmen Ortega Labajos: Mi adhesión a la merecida medalla de oro a una gran persona, profesor y cofrade. Mi recuerdo a todos los que compartieron su vida y su trabajo. Un saludo. Mª Carmen Ortega Labajos.

– Ángel Ramírez Vicario: Muy merecida. Ángel Ramírez Vicario.

– Ana María Moreno Serrano: Merecida, pero en vida hubiera sido mucho mejor… Ahora no la podrá disfrutar. Ana María Moreno Serrano.

– Juan Antonio Guerrero Molina: Se merece esa y muchísimas más. Se te echa de menos. Juan Antonio Guerrero Molina.

– Lola Monserrate: Merecidísima. Merecidísima!!! Lola Monserrrate.

22 DE DICIEMBRE DE 2016

– Marina Cortés: Me adhiero a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a Jesús Castellanos. Más que merecida aunque llega un poco tarde. Jesús no era amigo de premios a título póstumo pero estoy más que segura que estaría contentísimo de ver cuánto lo quiere la gente de su Málaga a la que adoraba. Te quiero amigo. Marina Cortés.

– Joséfina Espinosa: Expreso mi adhesión a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a Jesús Castellanos. Merecidísimo reconocimiento. Te echo de menos pareja de cante. Josefina Espinosa.

– Andrés Camino Romero: Me adhiero a la concesión de la Medalla de Oro a Jesús Castellanos, a título póstumo, por su grandísima labor en pro de la Semana Santa. Para mi Jesús Castellanos es uno de los grandes cofrades que ha tenido la Semana Santa de Málaga a lo largo de su historia. Es merecidísima la distinción aunque, por desgracia, debería haberla recibido en vida para que él la hubiese disfrutado como digno merecedor de ella. Andrés Camino Romero.

23 DE DICIEMBRE DE 2016

– Cristina Díaz González: Se fue muy pronto, más tarde o más temprano se la hubieran dado. Cristina Díaz González.

– José Manuel Luque Jáime: Desde hace más de cuarenta años pertenezco a la Hermandad del Rescate. Y desde entonces Jesús Castellanos ha sido uno de mis referente cuando se hablaba de Semana Santa, pues su altura de miras, su sapiencia, su didáctica y su dedicación han permitido que sea fácil entender y aprender de Semana Santa. Con el tiempo tuve la gran suerte de conocerlo personalmente y aunque no puedo considerarlo un amigo íntimo, la cordialidad y amabilidad con que transcurrían las conversaciones con Jesús hacían que los minutos y horas pasadas junto a él se consideraran como un privilegio y una oportunidad de oro para aprender. Siempre recordaré con gran alegría y emoción la oportunidad que tuve de visitar el museo de las cofradías con Jesús Castellanos como anfitrión. ¡Emocionante! Como cofrade un genio y como artista un portento. Dichosos de nosotros por contar con el diseño de nuestro guión y del estandarte de Jesús del Rescate. Jesús Castellanos, siempre en el recuerdo. Saludos. José Manuel Luque Jáime.

25 DE DICIEMBRE DE 2016

– María del Carmen Crespo Ruiz: Buenos días. Por medio de este correo muestro mi total adhesión a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa  de Málaga a quien fuera gran cofrade Jesús Castellanos (q.e.p.d.). Pude conocerle en la época universitaria en Granada y, porteriormente, recibir sus consejos, enseñanzas y gran colaboración en la Congregación de Mena. Muchas gracias por esta iniciativa, saludos y feliz día de Navidad. María del Carmen Crespo Ruiz.

– Juan Carlos Ortega Garrido: Mi adhesión a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación a quien fuera gran cofrade malagueño Jesús Castellanos Guerrero. Compañero y amigo desde nuestra época universitaria en Granada, tanto de facultad como de colegio mayor, creo que no es exagerado decir que su huella en la Semana Santa es importantisima e imborrable. Artista y maestro nos ha dejado un gran legado en el patrimonio de tantas y tantas cofradías y hermandades. Juan Carlos Ortega Garrido, congregante de Mena.

26 DE DICIEMBRE DE 2016

– Paco Aranda: Me tocó, para suerte o desgracia, atenderlo en los últimos momentos, como sacerdote, delegado, entonces, de Cofradías y amigo y compañero en nuestros tiempos de Universidad. Creo que se trata de un reconocimiento y gratitud a un gran cofrade y mejor creyente. Concretó su vida de fe en entrega a este apasionante mundo,que conoció casi como nadie. Por eso me adhiero a una iniciativa que honra a él y a la Agrupación. Paco Aranda.

– Juan M. González Pos: Me adhiero la concesión de la medalla de oro a D. Jesús Catellanos Guerrero, al que conocí, él promoviendo el Cristo del Perdón y Dolores del Puente. Por mi parte, junto con Francisco Cobos, promoviendo Jesús Nazareno del Perdón y Mª Santª de Nueva Esperanza, donde por su parte nos brindó compartir titulo a nuestros respectivos Titulares. Juan M. González Pos.

27 DE DICIEMBRE DE 2016

– Domingo Hidalgo García: Como malagueño de a pie y hermano de la Cofradía de Dolores del Puente, quiero destacar la labor incansable y maravillosa de D. Jesús A. Castellanos,  que tanto bien hizo por la Semana Santa de Málaga y especialmente por su Cofradía. Consiguió plasmar una impronta inconfundible, llena de armonía y recogimiento, marcando un estilo solemne e imponente, muy de mi propio gusto. Desde la cruz de guía hasta la última persona que forma parte del cortejo procesional, cualquier elemento está entrelazado con otro, formando un todo espléndido y armónico. Gracias por tu buen hacer, tu empeño, tu legado, tus colaboraciones, tu talento, por todo eso compartirlo con el universo a través de la Cofradía (D.E.P.). Domingo Hidalgo García.

– Antonio Domínguez Ruiz: En contestación al oficio sobre el expediente para la concesión de la medalla de oro de nuestra Agrupación a título póstumo a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero (q.e.p.d.). Me adhiero totalmente, ya que sabía su conocimiento cofrade desde su primera Escuela Ntra. Sra. de la Paz en calle Victoria, núm. 100, donde fuimos compañeros a mediados de los años 50 y después en el Colegio de los HH. Maristas, Ntra. Sra. de la Victoria. Tenía un amor a las Hermandades y Cofradías ilimitado, prueba de ello está en las Hermandades de la Humillación y de los Dolores del Puente de la cual me hizo hermano y ayudamos desde las Cofradías Fusionadas en sus primeras salidas procesionales. Siempre estuvo dispuesto a ayudar en lo que se le pedía. Acostumbrado a la penuria de ante de los años 80, aprovechaba todo para sacarle un partido como artista que era, restaurador, pintor, etc… Véase la Capilla del Cristo del Perdón que de casi en ruinas como estaba, hoy es la única que recuerda el Santo Domingo de antes de 1931. Jesús Castellanos ha dejado recuerdos de sus trabajos por casi todas las Cofradías que le pidieron algo, como dibujos, proyectos, títulos, pergaminos. Sobre altares del Corpus tenía una gran imaginación, que durante muchos años sirvió a la Agrupación de Cofradías y como asesor de todo lo relacionado con el arte en su Parroquia de Santo Domingo y muchos pueblos de la Provincia. Podía estar escribiendo un día entero sobre la valía de Jesús Castellanos, y ya que no se pudo dar la medalla en vida por su muerte prematura, creo que es de justicia por lo menos que su familia, que tanto le ayudó también la reciba como recuerdo de un verdadero cofrade y artista. Antonio Domínguez Ruiz.

28 DE DICIEMBRE DE 2016

– Federico Fernández Basurte: El 8 de abril de 2000 tuve el privilegio de presentar a Jesús Castellanos Guerrero como Pregonero de la Semana Santa de Málaga en el escenario del teatro Cervantes. El hecho de haber ocupado la misma tribuna el año anterior, me ofreció la oportunidad de glosar en público la figura de aquel para quien se propone la concesión de la Medalla de oro de la Agrupación de Cofradías a título póstumo. Siempre he considerado -así me lo planteé en su momento- que aquellas palabras eran, más que una presentación al uso para quien no necesitaba introducción en el ámbito cofrade malagueño, el modesto homenaje que quien suscribe podría ofrecer al cofrade y al amigo, a la persona por la que sentía y siente una enorme admiración. En aquella ocasión pude decir en público -y ahora reafirmo con esta ocasión-, que el de Jesús Castellanos Guerrero será, sin duda, uno de los nombres que quedarán grabados en los anales de nuestra Semana Mayor. Cuando otros nombres se vayan perdiendo o queden difuminados con el paso del tiempo, el de Jesús Castellanos perdurará asociado a la historia de las cofradías y hermandades de nuestra ciudad. Y es que, tal y como afirmaba entonces, estoy seguro de que cuando se estudie la historia de la Semana Santa en el último cuarto del siglo XX y en las primeras décadas del XXI, la de Jesús Castellanos será una referencia ineludible.

“Porque al Doctor Jesús Castellanos Guerrero, Profesor de la Universidad de Málaga, hay que referirse necesariamente al aproximarse a la investigación del pasado histórico de nuestras cofradías y de nuestra Semana Santa, a cuya reconstrucción ha hecho importantes aportaciones que nos ayudan a entender mejor nuestro presente, resultados de su compromiso con la Historia como disciplina de investigación y docencia”. Quien suscribe da fe de su rigor a la hora de enfocar el estudio histórico de la temática cofrade como disciplina científica, con una visión amplia y profesional. Pude comprobar en primera persona su impulso a la investigación en este campo, el apoyo a los jóvenes investigadores y la constante apertura de espacios para el estudio, el análisis, la publicación y la difusión de los resultados de estos trabajos. Mentor generoso de investigadores noveles, Jesús Castellanos compartía conocimientos, alentaba iniciativas, proponía líneas de investigación y se mostraba crítico y exigente con los trabajos de quienes nos aproximábamos a las cofradías y a la Semana Santa como objeto de estudio porque siempre quiso que fuera considerado un tema de primer orden relacionado con la historia social, enfocado desde el punto de vista de las mentalidades, de la religiosidad local, etc. Sin complejos y con valentía defendió esta postura en cuantos foros y ámbitos académicos fue necesario, reivindicando estos temas y haciendo valer su trabajo y el de tantos investigadores que han venido trabajando sobre esta temática con el aval de su altura científica y su compromiso académico puesto de manifiesto en la Universidad de Málaga.

“A Jesús Castellanos habrá que referirse para destacar su faceta de diseñador, cuya imaginación técnica y destreza se han conjugado para ofrecernos piezas muy significativas del patrimonio cofrade malagueño”. El trono de María Santísima Reina de los Cielos o el de Nuestra Señora de los Dolores (del Puente) y todo el ajuar procesional de ésta, su Hermandad, son ejemplos significativos espigados entre las numerosísimas muestras de su forma de entender la plástica cofrade que nos ha dejado. Pero no sólo hay que referirse al campo del diseño, sino, en general, a su concepción de la Semana Santa, tanto en lo que respecta a la propia idea de procesión, desde un punto de vista estético y simbólico como, en general, al concepto, a la forma de entender la puesta en escena de nuestra Semana Mayor. Con su claridad de ideas, su palabra valiente, su crítica siempre aguda y bien fundamentada, contribuyó a la renovación que nuestra Semana Santa experimentó en sus formas -y también, poco a poco, en su fondo- desde finales de los ochenta y sobre todo en los años noventa del siglo pasado.

Como Hermano Mayor de la Real Cofradía del Stmo. Cristo del Amor y Nuestra Señora de la Caridad que fui entre 1992 y 2000, tuve la oportunidad de recibir tanto las críticas de Jesús Castellanos por aspectos estéticos de nuestro cortejo, que nos hicieron reaccionar y nos ayudar a mejorar y a crecer, como el apoyo concreto en forma de consejos, ideas, bocetos y propuestas. Porque Jesús Castellanos no se quedaba en una crítica que desmontara, sino que ofrecía la propuesta constructiva, la alternativa enriquecedora. Como cofrade que ha vivido esos años trabajando en su hermandad, no puedo más que expresar admiración y reconocimiento por Jesús Castellanos y con él a otros cofrades como Juan Rosén, Rafael de las Peñas, etc., que revolucionaron la estética, que sacaron los cultos de la atonía y la incuria, que consiguieron catapultar las expresiones estéticas de las cofradías en sus actos de culto interno y fueron portavoces de una juventud que necesitaba cambios, que exigía abrir los ojos, arremangarse y ponerse a trabajar con una mirada más cultivada y sensible. Jesús Castellano, con aquella “cuadrilla del arte” de los años ochenta, con aquellos cofrades con quienes fue dando vida y forma a su propia Hermandad -como aquellos que fueron conformando las demás “cofradías nuevas”- y con otros tantos cofrades reconocidos y anónimos, hicieron posible con su impulso el esplendor actual de nuestra vida cofrade y de nuestra Semana Santa.

El nombre de Jesús Castellanos “tiene que aparecer con seguridad al hablar de la Agrupación de Cofradías y de su sede del Hospital de San Julián”. Y ya no se trata sólo de lo realizado como Vicepresidente o como Presidente de Comisión -como su labor al frente de la de Cultura y sus memorables exposiciones-, sino del cuidado de la casa en sí, de su visión -compartida especialmente con Lola Carrera y Trinidad García-Herrera- de San Julián como la casa de las cofradías por excelencia y de su potencial no sólo como sede social, sino como espacio museístico, archivístico, etc. Y ya no sólo en lo que se refiere a San Julián como espacio físico. El compromiso de Jesús Castellanos con la Agrupación, tanto de manera formal desde sus cargos y responsabilidades (como la dirección de “La Saeta”, por ejemplo), como de manera personal, ha sido siempre muy importante y fructífero para la institución. Podría citar muchos más aspectos a tener en cuenta en este documento de adhesión, pero seguro que la comisión los recopilará de manera exhaustiva. Quiero quedarme con el testimonio de un cofrade de quien aprendí a serlo yo mismo. En su vida las cofradías fueron vocación y opción. Jesús conocía la altura, la anchura y la profundidad del ser cofrade: dimensiones de un estilo de vida al que fue fiel, coherentemente fiel; de nuestra peculiar manera de vivir y expresar nuestra fe. No podremos entender la figura del cofrade Jesús Castellanos sin recordarlo como el primero en el trabajo.

Tuve la oportunidad de compartir muchas actividades y proyectos con él y puedo dar testimonio de su implicación y su compromiso, de su generosidad y su coherencia, de su profundo amor a la Semana Santa de Málaga y a sus Cofradías. De entre todas esas múltiples oportunidades de trabajo compartido me quedo con dos recuerdos que lo hacen grande en mi recuerdo y que, de por sí, ya lo hacen acreedor a la gratitud y al reconocimiento de la Agrupación: la preparación del Vía Crucis Jubilar del año 2000 y su implicación ejemplar -todo un testimonio- en la preparación y el desarrollo de la Jornada Mundial de la Juventud con los cofrades malagueños, en las actividades en Málaga como diócesis de acogida y en la presencia final en Madrid. En ambos dejó un profundo testimonio de que hacía las cosas desde dentro y con sentido, no movido por una estética vana y hueca, sino con el fundamento de la expresión de la fe y la convicción de que las hermandades son lugares e instrumentos privilegiados para la evangelización. Como Pregonero de la Semana Santa de Málaga (1999), como antiguo Hermano Mayor de la Real Cofradía del Stmo. Cristo del Amor y Nuestra Señora de la Caridad, pero sobre todo como cofrade de Málaga, me adhiero a la solicitud de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa a Jesús Castellanos Guerrero. Esta concesión prestigia la distinción y honra a la institución que la concede pues -sin desmerecer a nadie- no hay quien merezca de manera más clara el testimonio de gratitud y reconocimiento del mundo cofrade malagueño que Jesús Castellanos. Una vez más y como siempre que tengo la oportunidad de hacerlo, expreso mi reconocimiento y mi admiración por un cofrade valiente, sensible, comprometido, incansable, visionario, clarividente, cercano, profundo, íntegro… Y doy gracias a Dios por haber tenido la oportunidad de haberlo conocido y tratado, de haber podido disfrutar de su amistad y de haber podido aprender a su lado. Federico Fernández Basurte.

– Eduardo Pastor Santos: Una vez aprobado por la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga el inicio del expediente para la concesión de nuestra “Medalla de Oro” a título póstumo a nuestro gran cofrade y hermano D. Jesús Castellanos Guerrero y recibida de vuestra parte la petición de mi adhesión, me uno afirmativamente a la misma, como no podría ser de otra manera, dado el gran trabajo realizado por este COFRADE en favor de nuestra Semana Santa de Málaga durante todos los años que nuestro Santísimo Cristo del Perdón tuvo a bien tenerlo en la tierra, porque ahora, estoy seguro disfruta de su compañía en el cielo. Muchas, muy variadas y todas ellas más que justificadas podrían ser las razones para otorgar esta más que merecida “Medalla de Oro” y muchos serían los folios a escribir si cada uno, que serán igualmente muchos, de los que se adhieran, escribiéramos sobre todo lo que Jesús Castellanos llevó a cabo. Por lo tanto, y honrándome en ser buen conocedor de muchas de sus buenas obras, me voy a referir a la figura de Jesús Castellanos como un simple pero auténtico amigo: no tuve la suerte de conocerlo bien hasta pocos años antes de su muerte, pero me bastó muy poco para darme cuenta que detrás del “personaje cofrade”, había una persona cargada de sentimientos, de confianza, de saber estar, de cariño,de sacrificio, de ilusiones,de fidelidad, de bondad, de humildad, de compromiso, de sabiduría, de trabajo, y cargada de un gran corazón que aunque él lo amaba atravesado por siete puñales, uno sólo bastó para que un 12 de septiembre de 2012, festividad de nuestra Titular la Reina de los Cielos, apagara el suyo para siempre. Personalmente, fue un duro trance para mí, que sólo su vivo recuerdo perpetuo y el sentimiento constante de agradecimiento por haber podido vivir intensamente con él los últimos años, no sólo desde el punto de vista cofrade, sino también del personal, sirvieron para poder seguir adelante teniéndolo siempre presente aunque sin su presencia física. Si Dios me lo permite, creo que su repentina muerte fue injusta por cuánto le quedaba por hacer, pero igualmente Dios le dio el don maravilloso de ser único e irrepetible para poder haber llevado a cabo todo cuanto realizó y además hacerlo de una manera sublime. Jesús fue grande como cofrade y más grande aún como persona y su legado y esta “Medalla de Oro” que ojalá luzca prendida en el pecho de su Madre de los Dolores, “la del puente”, nos hará recordarlo siempre. Hasta siempre amigo. Eduardo Pastor Santos, ex-presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

29 DE DICIEMBRE DE 2016

– Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga: Por la presente deseo hacer llegar mi adhesión, tanto institucional, como Director de la Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga, como a nivel personal. Para cualquier persona vinculada a la Semana Santa de Málaga resulta evidente la labor realizada por Jesús Castellanos, en todos los niveles y ámbitos cofrades, abriendo camino siempre en pro de la misma.  En particular, en la parte que me corresponde fue el impulsor y primer Director de esta Cátedra. Quiero felicitar a la Agrupación por esta iniciativa, que espero pronto sea una realidad. Benjamín del Alcázar Martínez. Director de la Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga.

– Victor Manuel Piedrola Moreno: Me adhiero a la medalla a D. Jesús Castellanos, sin lugar a equívocos más que merecida. Gracias a las dos hermandades que han movilizado este título para una gran persona como era Jesús. ¡Puede que sin este movimiento nunca se le hubiera reconocido y hubiera sida un error! Victor Manuel Piedrola Moreno.

– Jesús Saborido Sánchez: Querido Presidente. El motivo de la presente no es otro que mostrar mi TOTAL ADHESIÓN A LA MEDALLA DE ORO, a título póstumo, para DON JESÚS CASTELLANOS GUERRERO. Como cofrades, pertenecemos a la misma generación; aquella que deseaba cambiar unas cofradías ancladas en el nacionalcatolicismo, por otras que se integraran en la naciente democracia. Siempre recordaré nuestros sábados santos –“triste sábado santo” les llamé, en su recuerdo, en el pregón del 78- cuando nos reuníamos para saber cómo se podía despolitizar su cofradía de la Humillación, o cómo en mi cofradía de Pollinica el hermano mayor no tenía que ser elegido sólo por 4 personas. Temas y temas de jóvenes cofrades. Luego nuestras  vidas  nos  llevaron  por  caminos  distintos;  pero  ambos tuvimos responsabilidades dirigentes en cofradías. El se dedicó a la historia y al diseño cofrade y yo, como tantos otros, le tuve para proyectar los arbotantes del trono de mi Virgen, o más tarde, el propio trono de mi Reina de los Cielos, entre muchos otros diseños imposibles de enumerar. Su labor fue ingente, desinteresada e importantísima para la Semana Santa malagueña. Yo sólo quiero reiterar de nuevo mi adhesión a su “Medalla de Oro”, lamentando que la muerte se lo llevara tan prematuramente, dejándonos sin su magnífico trabajo cofrade, y lo que es más importante, sin su amistad. Jesús Saborido Sánchez, expresidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

3 DE ENERO DE 2017

– Francisco Javier Benítez Ginés: Como cofrade de varias hermandades de Málaga, de entre las que he sido hermano mayor de Nueva Esperanza y miembro durante años de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, muestro mi inequívoca adhesión a la concesión, a título póstumo, de la Medalla de Oro del ente agrupacionista a la recordada figura de D. Jesús Castellanos, quien tanto hizo por la Semana Santa por su estudio y promoción. La concesión de dicha Medalla de Oro sería un magnífico acto de justicia que no haría más que perpetuar la figura de Don Jesús Castellanos en el mundo cofrade malagueño. Francisco Javier Benítez Ginés.

– José Antonio Ríos Sánchez: Tras la iniciativa llevada a cabo por la Agrupación de Cofradías de Málaga para la concesión de la medalla de Oro de esa Institución a título póstumo a D. Jesús Castellano Guerrero, tengo a bien adherirme a esa petición. José Antonio Ríos Sánchez.

– Manuel María Hirschfeld Asensi: Quiero mostrar mi total apoyo a este merecido reconocimiento. Por lo tanto estoy en total acuerdo con dicha petición a la Agrupación de Cofradías de Malaga. Manuel María Hirschfeld Asensi, ex miembro de la Junta de Gobierno de la Archicofradía del Paso y la Esperanza.

– Andrés Mira Cremades: Desde estas líneas quiero adherirme de todo corazón al reconocimiento a título póstumo de la Agrupación de Cofradías de Málaga a D. Jesus Castellanos con su máxima distinción. Es sin duda una gran ocasión para no olvidarnos de eludir reconocer su gran labor, enseñanzas y progreso en favor de nuestra Semana Santa. Andrés Mira Cremades, cofrade del Paso y la Esperanza, mayordomo del trono de María Santísima de la Esperanza.

– Agrupación de Cofradías de Jaén y Real Hermandad del Stmo. Cristo de la Expiración (Jaén): Estimados Hermanos. Por medio de la presente deseo manifestar mi convencida adhesión a la solicitud de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga, a título póstumo, a D. Jesús A. Castellanos Guerrero. No soy quien para glosar su personalidad ante los cofrades malagueños, pero para mi fue un cofrade ejemplar del que he tratado de aprender y que, en su momento, me distinguió con su afecto, ayuda y favor. Considero esta iniciativa de total justicia y, de ello, mi incondicional apoyo en lo que pueda valer. Inocente Cuesta Lendínez, presidente de la Agrupación de Cofradías de Jaén, hermano mayor de la Real H. del Stmo. Cristo de la Expiración (Jaén) y pregonero de la Semana Santa de Jaén.

– Antonio M. Garrido Moraga: Sr. Presidente. Reciba mi adhesión para la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación a título póstumo a don Jesús Castellanos. Antonio M. Garrido Moraga.

– José Miguel López Cárdenas: Hago constar mi adhesión a la iniciativa de la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a D. Jesús Castellanos Guerrero. Desgraciadamente, a titulo póstumo, porque a este gran cofrade le llegó demasiado pronto la hora de partir y no pudimos seguir disfrutando de todo lo mucho que podía haber seguido aportando a la Semana Santa de Málaga. Es de justicia que se le reconozca de algún modo, como este, la constante, extensa y magnífica labor que realizó. José Miguel López Cárdenas.

4 DE ENERO DE 2017

– Manuel Ruiz Pastor: Como cofrade y amigo de Jesús, me adhiero a la petición de la medalla de oro, ya que entiendo y así lo he vivido, que además de ser una grandísima persona, era un gran cofrade que vivió para y por la Semana Santa de Málaga. Junto a él he compartido jornadas de trabajo en nuestra Agrupación y le creo merecedor de la máxima distinción de nuestra Agrupación a una persona que tanto hizo por las cofradías, como con la propia Agrupación. Manuel Ruiz Pastor.

– Diego Esquinas Rodríguez: Lo difícil será en este caso encontrar algún motivo para no adherirse a esta iniciativa. Sus conocidos, cofrades y familiares encontrarán multitud de razones desde el cariño y el recuerdo emocionado. Pero la figura de Castellanos alcanza  tal magnitud  que sobrepasa y supera cualquier análisis objetivo. Independiente de los sentimientos podemos ver y palpar su obra. Nos encontramos ante el personaje que con toda seguridad haya tenido mayor influencia en la Semana Santa malagueña actual. Y para bien. Influencia que podemos ver en su propia cofradía por su entrega y trabajo. Influencia en todas las cofradías que son deudoras de sus numerosos y talentosos diseños. Y fundamentalmente en toda la Semana Santa por su empeño en la renovación estética. Jesús ha sido el cofrade modelo que cualquier hermandad habría ansiado tener en su seno. No solo la Agrupación está en deuda. La ciudad también es acreedora con quien tanto cariño y pasión mostró con ella. La duda no es si merece alguna distinción, sino si esta distinción  está a la altura de este irrepetible. Diego Equinas Rodríguez.

5 DE ENERO DE 2017

– Antonio José de Haro García: Quisiera adherirme al reconocimiento hecho por el ente agrupacional. Dada la trayectoria cofrade del maestro Jesús Castellanos y todas las aportaciones realizadas a las distintas hermandades de su Semana Santa de Málaga. Antonio José de Haro García.

– Teresa Porras Teruel: Deseo manifestar mi más sincero apoyo y mi adhesión a la propuesta tan merecida para la concesión de la medalla de oro a título póstumo a D. Jesús Castellano Guerrero, por su labor incansable, su compromiso y trabajo excepcional en pro de la Semana Santa Malagueña. Teresa Porras Teruel, Tte. de Alcalde Delegada del Área de Servicios Operativos, Régimen Interior, Playas y Fiestas del Ayuntamiento de Málaga.

– Eugenio Stecchini Sierra: Me sumo a la concesión de la medalla de oro de la agrupación de cofradías a Don Jesús Castellanos Guerrero. Eugenio Stecchini Sierra.

6 DE ENERO DE 2017

– Pedro Moreno Brenes: Quiero mostrar mi adhesión  a la concesión de la medalla de oro a D. Jesús Castellano, compañero en la universidad y amigo hasta siempre y persona de tantos merecimientos que resulta ocioso recordar aquí lo que es de común conocimiento en el mundo cofrade y en Málaga en general. Pedro Moreno Brenes. Profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga y profesor tutor de Derecho Administrativo de la UNED.

– Francisco Ramos “Curro”: Muestro mi máximo apoyo a dicha concesión por toda la trayectoria, profesionalidad y buen hacer que tuvo D. Jesús durante su vida, tanto profesional como personal y sobre todo por sus múltiples aportaciones al mundo cofrade, siempre dispuesto a colaborar con cualquier hermandad o cofradía. A título personal, tuve la fortuna de que fuese él quién  me dedicase unas palabras el día de la imposición del escudo de oro de la Agrupación de Cofradías, hecho que quedará para siempre en mi memoria. Francisco Ramos “Curro”.

7 DE ENERO DE 2017

– Eduardo Rosell: Por la presente quiero reflejar mi adhesión a la concesión de la medalla e oro de nuestra Agrupación de Cofradías a Jesús Castellanos, que además de amigo fue mi Profesor de Historia de la Medicina. Me parece muy merecido y oportuna dicha concesión.

– Antonio Javier Campos Fernández: Días pasados fui informado que la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, en sesión celebrada el pasado día 24 de febrero de 2016, aprobó la iniciación del expediente de concesión de la Medalla de Oro agrupacional a título póstumo a D. Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Considerando merecida la propuesta realizada, me adhiero a la referida propuesta. Antonio Javier Campos Fernández.

8 DE ENERO DE 2017

– Antonio David Azuaga Nieto: La Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías a título póstumo para Jesús Castellanos es necesaria. Hablamos del cofrade más relevante de los últimos 30 años en la ciudad. Jesús engrandece a la medalla y no la medalla a Jesús. Ahora, que vivimos en una etapa en la que se entregan distinciones sin sentido y con pocos méritos, este gesto viene a reconocer toda una vida dedicada y entregada a la Semana Santa. ¿Llega tarde? Es posible, pero ahora no es el momento de discutirlo. Jesús no sólo tenía conocimientos para enseñar sino que sabía cómo enseñarlos. A todo le daba un sentido y un porqué. No se quedaba en lo superficial. Los cofrades tenemos la misión de conseguir que su figura no caiga en el olvido y enseñar a las generaciones futuras quién fue Jesús Castellanos y qué aportó a la Semana Santa y la ciudad de Málaga. Estoy convencido de que a Jesús no le iban ni los trajes ni las distinciones. Prefería remangarse, diseñar, subirse a un andamio a pintar y rezar ante la Virgen de los Dolores del Puente, hermandad de la que fue su fundador y otorgándole una personalidad. Vino a servir -que no a servirse- a la Cofradía y a la parroquia. Por esto y por muchos más motivos, la presea es justa que la reciba. Antonio David Azuaga Nieto.

9 DE ENERO DE 2017

– Miguel Ángel Vargas Jiménez: Sirvan estas palabras para mostrar mi adhesión a la concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, a título póstumo, al insigne cofrade malagueño Jesús Castellanos Guerrero. Ya en mis primeros años como cofrade de la Hermandad de la Salud, en 1986 concretamente, comencé a escuchar el nombre de Jesús Castellanos. Por aquella época lo conocí como colaborador de la Hermandad de la Salud y como diseñador. Me contó personalmente como pocos días antes del Domingo de Ramos de 1985, delante de la capilla del Cristo del Perdón, en el suelo, se cortó la tela del manto que luciría la Virgen de la Salud y como los cirios de los nazarenos que acompañaron a la Virgen de los Dolores del Puente en ese Viernes de Dolores, servirían para iluminar el camino “por vez primera en un trono” de la Virgen de la Salud. En 1988, cuando la Hermandad de Salud salió el Domingo de Ramos por primera vez como Hermandad agrupada, Jesús Castellanos también tuvo protagonismo en este hecho histórico. Fue quien diseñó uno de nuestros enseres más destacados de nuestra Hermandad, el estandarte Salus Infirmorum, así como las barras de palio del trono de María Stma. de la Salud.

Ya desde antes de conocer personalmente a Jesús Castellanos lo admiraba como cofrade y trabajador incansable por nuestra Semana Santa de Málaga, que supo poner todo su empeño en la reorganización de la cofradía de los Dolores del Puente. Pocos años después ya tuve la suerte de conocerlo personalmente, con lo que mi admiración creció aún más. En mi primera etapa como delegado de mi Hermandad en la Agrupación fue una de las personas en las que encontré siempre un saludo, un cómo estás. Pero fue a partir de 2006 cuando mi amistad se afianzó definitivamente con Jesús. Ese año empecé a prestar mi servicio como Hermano mayor de la Salud y fui designado por el Presidente, Rafael Recio, como Vicesecretario de la entidad agrupacional. En las Juntas de Gobierno de la Agrupación compartíamos ubicación en la mesa presidencial y tengo que decir que aprendí mucho de Jesús en aquellas, a veces, maratonianas reuniones.

Le pedí consejo en algunas cuestiones patrimoniales en las que andábamos inmersos en la Hermandad de la Salud y siempre tuvo una palabra adecuada. Otro momento muy importante que compartimos fue la presentación del nuevo manto para María Stma de la Salud, que él realizó brillantemente en la sede de Turismo Andaluz, en calle Compañía. Estoy seguro también, que su opinión fue fundamental para que el Stmo. Cristo de la Esperanza en su Gran Amor fuese la imagen que presidiera el Vía Crucis de la Agrupación de 2009. Muchos fueron los ratos de charla que compartimos también en su despacho de la Facultad de Medicina, mientras mis alumnos realizaban sus exámenes de Selectividad. Pero donde trabajamos codo a codo fue en la organización del grupo JMJ Cofrades Málaga, junto a María del Carmen Ledesma, Hermana Mayor de la cofradía del Amor y la Caridad. En nosotros tres depositó Rafael Recio su confianza para que en ese evento internacional la juventud de las cofradías de Málaga fuese punta de lanza de nuestra Diócesis de Málaga. Y creo, modestamente, que se consiguió.

En la revista La Saeta dejé constancia en dos artículos del proyecto que planteamos para vivir ese evento y de todas las actividades que organizamos. De ese trabajo lo más importante fue el fruto que obtuvimos. No me refiero a reconocimientos o distinciones sino a la gran amistad que nació en el seno de ese grupo de chavales y algunos adultos, de los que el alma mater, sin duda, era Jesús Castellanos. En una de mis últimas conversaciones con él le pregunté en qué andaba liado y me contestó que tenía cantidad de diseños entre manos y que de alguna forma había que continuar con esa labor que se inició con la JMJ Cofrades Málaga. El día de la bajada de la Virgen de la Victoria desde el Santuario hasta la Catedral del año 2012 se encontró con mis hermanas, Dolores y Mercedes y estuvieron hablando, como siempre, de lo divino y de lo humano. Quedaron en verse para tomar un café otro día. Yo estaba invitado a esa cita también, pero no pudo ser.

He querido hacer un breve recordatorio de momentos que he tenido el privilegio de vivir junto a Jesús Castellanos. Para mi son motivos más que suficiente para hacer esa distinción. Realmente Jesús Castellanos Guerrero ha sido una de las figuras más relevantes en el mundo de las cofradías del siglo XX y XXI, por todas sus aportaciones en diversos campos del conocimiento. Y no sólo en ámbitos cofrades sino en todo lo que tuviera que ver con Málaga, sus tradiciones y su cultura. Por todas estas razones que he expuesto, y por muchas más, considero que Jesús Castellanos Guerrero aunó en vida méritos más que suficientes para que le sea concedida la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, a título póstumo. Miguel Ángel Vargas Jiménez, segundo teniente hermano mayor de la Hermandad de la Salud.

10 DE ENERO DE 2017

– Antonio Montiel: Es mi deseo adherirme a la feliz idea de concesión de la máxima distinción a la figura de D. Jesus Castellanos por parte de la Agrupación de Cofradías de Málaga. Tengo un gran recuerdo de este hombre que siempre tuvo un gran amor a la Semana Santa y a las tradiciones malagueñas. Gran erudito de nuestro patrimonio cofrade y artístico, siempre preocupado por engrandecer todo lo concerniente a la semana grande de Málaga. Considero que su tierra le debe este gran homenaje a título póstumo que sin duda servirá para recordar su figura para la posteridad. Espero y deseo se pueda llevar a cabo muy pronto. Antonio Montiel, pintor.

– Javier Cabrera Sánchez: Mi firma para la adhesión de medalla de oro para Jesús Castellanos. Un referente para nuestra Semana Santa por su legado artístico y un ejemplo de gran cofrade. Javier Cabrera Sánchez.

11 DE ENERO DE 2017

– Daniel Gutiérrez: Tuve el honor de ser alumno de Jesús Castellanos en la facultad de Medicina. Hablé mucho con él de Semana Santa y significó para mí una referencia estética, histórica, crítica y ética en la forma de entender la Semana Santa. Sigo recordando cuando lo encontraba por la calle y nos poníamos a hablar sin importar el tiempo, saludando siempre a todo el mundo, y de lo que aprendí de aquellas conversaciones. No hace falta que diga todo lo que Jesús aportó a nuestra Semana Santa, motivos más que de sobra para concederle la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías. Daniel Gutiérrez.

– José María Souvirón García: Me uno al reconocimiento a don Jesús Castellano Guerrero por parte de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga. A Jesús, en mi etapa como Hermano Mayor de la Hermandad del Sepulcro, le solicité, una vez aprobado por la Junta de Gobierno, que pintara las cartelas del Trono de la Virgen de la Soledad, con lo cual un recuerdo suyo sigue desfilando con nosotros cada noche del Viernes Santo. José María Souvirón García.

12 DE ENERO DE 2017

– Antonio Díaz Casado de Amezúa: Jesús fue una persona realmente especial. Como pocos he conocido. Siempre he considerado la tremenda fortuna de compartir su amistad, y lo que ésta contribuyó a formarme como persona, profesional y cofrade. A pesar de su marcha, mantengo la extraña sensación de que en el fondo me acompaña. Sobre todo echo en falta su tremendo juicio crítico, solo posible en aquellos con gran confianza en sus principios y en su propio conocimiento. Siempre busqué sus valoraciones que acogí con la sinceridad con que él me las hacía llegar: he admirado su lucidez, capacidad crítica y saber. Por eso tanto extraño su conversación, siempre amistosa e inteligente conmigo. Porque no tengo que esconder que ha sido referencia de mis trabajos en más de una ocasión. No por su singularidad era individual: sus propuestas e ideas solían venir acompañadas de amigos que se aglutinaban para sacar adelante los proyectos mas variados. Con su amistad vinieron aparejadas otras muchas, sobre todo cofrades, que aún hoy conservo y estimo. Todo unido a una sencilla y aparente simplicidad: cuando cruzo el puente de Santo Domingo, sigo esperando encontrármelo al otro lado, cerca de la reja de la Virgen de los Dolores o del camarín de Mena, para hacerme el encontradizo, pedirle consejo, o mantener una animada charla en la que oírle contar la última idea que tiene preparado para un altar del Corpus, para el traje de la cabalgata o para el nuevo trono de la Soledad, dibujando volutas en el aire con su mano. En Jesús hasta las empresas más arriesgadas, siempre eran sencillas. Lo recuerdo sonriendo y rematando su razonamiento con algo así como “…si esto es muy fácil…. Claro!”
Mi trato personal comenzó desde muy joven, cuando participando en la albacería de Mena nos unimos a la cofradía hermana de la Virgen de los Dolores del Puente. Aquellos años en los que, tras su reorganización, la Virgen paseaba en el mismo trono del Cristo del Perdón, acariciando éste con sus manos crucificadas las antiguas rejas de un Perchel hoy desaparecido. Mas tarde llegaron muchas y animadas conversaciones. Y proyectos. Trabajos conjuntos como la reapertura de la puerta del Rosario de Santo Domingo, cuya reapertura permitió recuperar la antigua estampa de ver salir desde dentro de la iglesia de las cofradías dominicas, o sus consejos cuando levantaba el salón de tronos de Mena …..y como no: la rehabilitación de la Iglesia y antiguo Hospital de San Julián, hoy sede de la Agrupación. La callada labor de rehabilitación del antiguo inmueble, cuyo primer planteamiento es del año 1999, realizado desde el estudio de Rafael Martín Delgado e Isabel Cámara Guezala, se gestó a partir de su idea de conseguir un Museo de la Semana Santa para la ciudad de Málaga, pero no solo para exponer arte cofrade, sino con el complicado objetivo de transmitir nuestro sentimiento cofrade,- tan difícil de explicar fuera de la Cuaresma-, a todos los que en un futuro nos visitaran. Como siempre, Jesús anticipándose a los tiempos. El Museo sería la idea fuerza para conseguir fondos con los que restaurar el edificio, por aquellos tiempos incomprendido, vacío y desangelado, y que significaba además la recuperación de la memoria de una noble institución de desamparados hoy desaparecida. En el empeño consiguió implicar a sucesivas Juntas de Gobierno, y a aunar esfuerzos de las instituciones públicas, locales y autonómicas. Mi recuerdo de las sesiones de trabajo con Clemente Solo de Zaldívar, Rafael Recio y Eduardo Pastor, y sus equipos a lo largo de diez años de intenso trabajo y tres fases de obra, de los que solo puedo tener buenos recuerdos, no puede ser más reconfortante al ver el resultado final, producto del esfuerzo de todos y de cada uno de los que intervinieron, siempre bajo las directrices de Jesús.
Tristemente él no estaba ya para completar la última fase, la que emprendimos bajo el mandato de Eduardo Pastor, y que nos permitió rehabilitar las fachadas de todo el inmueble y las cubiertas de la iglesia, devolviéndole el esplendor de su origen perdido. Tampoco estaba ya el Museo para el que tanto trabajó, aunque la Agrupación ha ganado unas notables salas de exposiciones, además de unas instalaciones de uso cofrade muy renovadas. Por eso, esta última fase, la más pública y con la que queríamos agradecer a la ciudad el importante apoyo que nos había prestado a lo largo de tantos años, tuvo un sabor amargo. No dejé una sola vez de subirme a los andamios de la fachada en la que no imaginé lo que hubiera disfrutado interpretando la historia en los dibujos grafiados de los paramentos del edificio.-que ya adivinábamos años antes en alguna que otra charla-, el descubrimiento de los colores originales, los huecos cegados por el paso del tiempo, las visitas al campanario, o en los paseos por el interior de las cubiertas. Paradójicamente la obra que cerraba nuestro trabajo conjunto volvía a descubrir una puerta histórica cegada con el paso de los años, como en el caso de Santo Domingo.
Por todo ello, no podía terminar nuestra última obra en común sin dejar un visible recuerdo en su memoria. Una “firma” discreta, pero a la vista de todo el mundo: un Ave María diseñado por Jesús, (que me hizo llegar Trini García-Herrera, otro de mis personajes imprescindibles!) preside la puerta de la nave a la calle Nosquera. Es principalmente un recuerdo a la cofradía de Las Penas, que también tiene su importante papel protagonista en la recuperación del edificio, pero que en mi caso, también llama a la oración y al homenaje de mi querido amigo.
Por todo ello considero, no solo que esté justificado, sino que, en mi opinión, es imprescindible el reconocimiento del ente agrupacional a la ingente labor de Jesús en favor de la Semana Santa y de la propia Agrupación, y por defecto a toda la ciudad de Málaga. No tengo duda de que Jesús ha sido una de las referencias contemporáneas más señaladas en la evolución de la Semana Santa a la que hoy conocemos y vivimos, del mismo modo que ha sido referencia personal para los que tuvimos la fortuna de disfrutar de su amistad y conocimiento, y que aún esperamos encontrarlo junto a la capilla del Puente cuando cruzamos a Santo Domingo desde el centro. Antonio Díaz Casado de Amezúa.

19 DE ENERO DE 2017

– Antonio Banderas: No puedo decir que tuve el lujo de conocer a Jesús Castellanos en profundidad. Tampoco que pasáramos juntos el tiempo suficiente como para que pudiésemos considerarnos amigos, pero siempre supe en los momentos que tuvimos la oportunidad de vernos y entablar conversación que existía una complicidad que se escondía más allá de las palabras y que establecía un tipo de vínculo invisible entre ambos. Si se me permite la expresión, pienso que “Jesús no era un cofrade raso”. Y créanme que no trato de establecer ningún tipo de jerarquía militar entre los cofrades, ni nada por el estilo. Lo digo porque considero que detrás de su pasión, de su amor incondicional por la Semana Santa, había una reflexión profunda por el sentido de estas celebraciones, un espíritu de búsqueda constante, una curiosidad que le permitía descubrir cosas e ir respondiendo preguntas de forma meticulosa. Lo más importante de este carácter creativo y disciplinado es que las respuestas que iba encontrando las materializaba en hechos específicos y concretos. Tanto desde el punto de vista estético, como desde el ámbito de la gestión y la organización en el mundo de las Hermandades.

El contacto más directo y al mismo tiempo más cercano con Jesús lo tuve cuando fui elegido para dar el pregón de la Semana Santa del año 2011. Durante esos días me di cuenta de que estaba frente a un personaje absolutamente necesario para el engrandecimiento de nuestra Semana de Pasión. Un hombre que sabía intelectualizar y poner en valor la enorme cantidad de energías diferentes que genera el universo cofrade. Hay algo increíblemente valioso en la vida y eso es “tenerlo claro”. Jesús Castellanos lo tenía clarísimo. Verdaderamente su fallecimiento supuso y supondrá una pérdida irreparable. Perdimos a alguien que sabía explicarnos lo que somos. Perdimos a un intelectual de la Semana Santa. Antonio Banderas, actor.

– Francisco Javier Domínguez: Desde aquí también quiero unirme a este reconocimiento. Poco que añadir a las palabras de mi hermano, a las cuales me uno en su totalidad. Una gran perdida de una persona que estaba llamada a engrandecer nuestra Semana Santa y a la que echaremos de menos. Totalmente merecida esta distinción a titulo póstumo. Un cordial saludo. Francisco Javier Domínguez.

– Diócesis de los Teques (Venezuela): Reciban ante todo un cordial saludo en Cristo, eternamente joven. Por medio de la presente nos adherimos, de manera firme y agradecida, a la iniciativa de conceder, de manera póstuma, la Medalla de Oro a Jesús Castellanos, hombre de fe y tradición. Tuvimos la oportunidad de conocerlo y de experimentar su calidad de servicio en ocasión de los maravillosos días vividos en torno a la inolvidable Jornada Mundial de la Juventud 2011. Agradecemos que se cuente nuestro apoyo en tan importante iniciativa. Saludos a todos y que Dios los bendiga. ¡Viva Málaga! ¡Viva la tierra bendita del sur, a la orilla de la mar! Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil. Diócesis de Los Teques, Venezuela.

– Raquel Cabello García: Sirvan estas humildes palabras para unirme a la concesión de tal merecida distinción para nuestro querido Jesús Castellanos. Tuve la suerte de estrechar lazos con él en el Camino de Santiago que organizó la Agrupación de Cofradías en el jubilar de 2004. Jesús Castellanos, gran cofrade y mejor persona, quién tanto hizo por nuestra Semana Santa y por sus jóvenes. Gracias Jesús. Raquel Cabello García.

– Antonio Jesús Ramírez: Yo no conocí a este hombre, pero por lo que tengo entendido, hizo un estupendo trabajo para conseguir lo que tenemos hoy, lo cual le agradezco enormemente y estoy a favor de concederle la medalla de oro de la Agrupación, aunque estas cosas deben hacerse en vida, aunque lamentablemente nunca sabemos cuando nos llegara la hora. Antonio Jesús Ramírez.

20 DE ENERO DE 2017

– Andrés Torres Peña: Por la presente comunico mi adhesión a la concesión de la Medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a título póstumo al Profesor D. Jesús Castellanos Guerrero. Andrés Torres Peña.

21 DE ENERO DE 2017

– Francisco Javier Valverde Conejero: Como no podía ser de otra manera, me adhiero de forma incondicional a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación a la figura de Jesús Castellanos. Un abrazo. Paco Valverde. Fiscal de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús El Rico y María Santísima del Amor.

22 DE ENERO DE 2017

– Carolina Pérez: Acabo de leer la propuesta y no puedo si no adherirme a la distinción más que merecida. Hombre de Semana Santa hasta la médula, le conocimos en mi familia en los años 80 cuando entramos en Dolores del Puente y era ya entonces una bellísima persona, y así siguió hasta el fin de sus días. Compañero, artista, hermano y generoso a más no poder, se merece esa medalla y que las generaciones venideras entiendan lo que ese hombre ha aportado a la Semana Santa con su talento. Gracias. Saludos. Carolina Pérez.

23 DE ENERO DE 2017

– José Luis Cambil: Tuve la oportunidad de tratar a Jesús en bastantes ocasiones. Siempre lo he visto como un currante de su Hermandad y de toda la Semana Santa. Recuerdo como restauró con sus propias manos la antigua capilla del Cristo de Cabrillas y como acometía cualquier empresa sin miedo a nada. Eran años en que tanto él como otros “currantes” de la Semana Santa no recibían tantos parabienes ni honores. Las primeras veces que lo traté fueron cuando nos acompañaba a los hermanos de la Salutación a altas horas de la noche en nuestros montajes en San Felipe. Inolvidable fue la llegada casi de madrugada de la Virgen de los Dolores cuando iba a ser restaurada en las dependencias de esta Parroquia y le recibió la Señora del Patrocinio en Besamanos. Siento a la corporación de los Dolores como una corporación hermana por el trato con él y otros de sus miembros y procuro no perderme nunca la entrada del Cristo del Perdón acompañado de su Oda. Ver a la Hermandad de los Dolores del Puente en la calle es ver a Jesús Castellanos aleteando en medio de ellos. En las últimas ocasiones pude tratar con él por asuntos propios de la administración de la Universidad. Y la última vez que lo vi fue de una forma fugaz yendo en bicicleta por la Alameda, un saludo fugaz y amable…  y el último… Descanse en paz Don Jesús Castellanos Guerrero. José Luis Cambil.

24 DE ENERO DE 2017

– Antonio Muñoz González: Quiero mostrar mi plena adhesión a la concesión a título póstumo de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a D. Jesús A. Castellanos Guerrero. Ha sido un auténtico privilegio contar con él en nuestra Málaga cofrade. Pocas personas atesoran un «currículum cofrade» tan excelente, variado y prolífico, pues no encontramos frecuentemente alguien que atesore tan inmensa categoría artística, intelectual y humana. Conforme pasa el tiempo desde su desgraciadamente temprana pérdida, se agranda la dimensión de su figura, pues más valoramos cuán grande es su legado en la Cofradía de los Dolores del Puente, en la Agrupación de Cofradías y en la Semana Santa de Málaga en general. He tenido a Jesús como un referente cofrade desde mi juventud y no solo considero que merezca la esta distinción, más aún, creo que Jesús Castellanos constituye el más cualificado ejemplo de persona merecedora de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías, pues se desvivió tanto por la Semana Santa en general como por la propia institución que otorga la distinción en particular. Para él mi afectuoso y sentido recuerdo. Antonio Muñoz González. Hermano Mayor de la Hermandad del Monte Calvario.

26 DE ENERO DE 2017

– Alfonso Espinosa Garrido: Me adhiero a la petición para la concesión de la medalla de oro de forma póstuma de la Agrupación de Cofradías de Málaga en favor de Jesús Castellanos. Engrandeció nuestra semana de pasión y fue un personaje muy querido entre los cofrades. Alfonso Espinosa Garrido.

28 DE ENERO DE 2017

– Enrique Sánchez: Hace mas de cuatro años que nos dejo Jesús Castellanos y su ausencia en nuestra Cofradía, su Cofradía, Dolores del Puente, sigue latente. Ademas de lo que significo la perdida de su persona para su familia y amigos, para el mundo cofrade de nuestra Ciudad, ésta ha dejado un vacío que todavía nadie ha conseguido llenar. Sin lugar a dudas, Castellanos ha sido uno de los cofrades mas influyentes del siglo XX. Su figura la definiría como la del “Cofrade Total”. Jesús Castellanos es Dolores del Puente, pero realmente es un poco de todos y de todas las Cofradías de nuestra Ciudad, su aportación tanto al colectivo a través de su trabajo en la Agrupación de Cofradías, como en lo individual para muchas de ellas, es amplísima. Entre todos los rasgos de su persona, con uno resumiría su figura, Castellanos era genial y lo digo en el mas sentido estricto de la palabra, ya que hacia cosas solo al alcance de un genio. Su obra artística y su aportación en lo estético y en los modos cofrades de hoy, así lo demuestran. A ningún cofrade escapa el magnifico periodo que vivimos y disfrutamos las Cofradías entorno a nuestra Agrupación con Pipo Recio al frente, un periodo magnifico de repercusión y proyección de nuestra Semana Santa, etapa en la que la aportación de Castellanos desde su posición de Vicepresidente, fue decisiva, y lo que digo cuenta con el aval de la persona mas autorizada, el propio Pipo. Su aportación a la Semana Santa y por tanto a nuestra Ciudad y su compromiso con ella en otros muchos órdenes, Castellanos era y ejercía como malagueño, le valió para que el Ayuntamiento diese su nombre a una Plazuela del centro histórico del que era vecino. Ahora y tras iniciativa de las Cofradías del Rescate y Dolores del Puente, la Agrupación de Cofradías en pleno, con su Presidente Pablo Atencía al frente, quiere distinguirle a titulo póstumo con su mas alta distinción, la Medalla de Oro. Pocos serán los casos que se puedan presentar mas justos y merecidos que esta distinción. Por todo ello, como cofrade y privilegiado gestor de una parte de su legado, me adhiero desde el corazón a dicha concesión, dejando para el final una reflexión muy importante, que se distinguirá a un cofrade que por encima de todo era un buen cristiano y eso es clave para entender el sentido que él daba a mucho de lo hizo. Enrique Sánchez. Dolores del Puente.

1 DE FEBRERO DE 2017

– Paloma Artola Küstner: Sirva el presente escrito como muestra de adhesión y apoyo por parte de la familia Artola a la propuesta de concesión de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a título póstumo a D. Jesús Castellanos Guerrero, quien tanto bien hizo en pro de nuestra Semana Santa quedando constancia de ello en los distintos campos donde desarrolló su talento polifacético. Su labor nos ha dejado un enorme legado que no solo como cofrades sino como malagueños debemos conservar y cuidar. Que mejor reconocimiento que éste: el de su propia casa, amigos, seglares, hermanos y cofrades materializado en un deseo unánime de gratitud hacia su persona. Paloma Artola Küstner.

5 DE FEBRERO DE 2017

– Carlos Javier García de Castro Domínguez: Debo reconocer que escribir sobre Jesús Castellanos me produce más respeto de lo que pensaba. Puede que incluso vértigo. Porque hablar sobre él significa asomarse a una ventana abierta a recuerdos imborrables y acciones más que admirables donde sólo caben buenos calificativos. Es asomarse a la ventana del ejemplo con creces del cofrade, del cristiano, de la humildad, del amigo que no falla. A la vez, uno no puede evitar preguntarse si este reconocimiento llega tarde. Pero tarde, ¿por qué? Quizás, porque era una persona que no buscaba reconocimientos personales; quizás porque su primera meta en las cofradías y en la Iglesia era venir a servir, no a servirse; quizás porque nadie pensaba que nos iba a dejar tan pronto… Pero desearía que todo no quedara sólo en una medalla, y que su ejemplo y sus enseñanzas, con los que se ganó el respeto y admiración de muchos  que tuvimos el privilegio de conocer a una persona que, con méritos propios, escribió su nombre con letras de oro en el libro de la historia de la Semana Santa malagueña, prevalezcan en nuestro recuerdo y nuestras acciones toda la vida. Resulta inevitable acordarme de él al pasar por la capilla de la Virgen de los Dolores, en cualquier momento que transcurre junto a la Doncella del cristal, de la cual cuidó hasta sus últimos días; o en cualquier plegaria al Cristo del Perdón. En cualquier momento y vivencia en la Cofradía de los Dolores del Puente, de la que fue sin duda alguna el alma mater. Junto a nuestra venerada Patrona, Santa María de la Victoria, o también junto a la Virgen de los Remedios. O en las dependencias de San Julián, en donde fue un pilar fundamental en todo cuanto hiciera falta organizar, hacer o emprender (¡hasta un museo!). O en los preparativos del Corpus Christi, trabajando contra viento y marea por volver a dignificar una fiesta en la que parecía que él y unos pocos más tenían verdadero interés, diseñando y montando altares o la propia carroza del Santísimo, en la que a unos pocos nos brindó el privilegio de ser los pies de Dios por nuestras calles. Por eso decía lo del vértigo, porque los recuerdos con él y de él son más de los que mi cabeza puede albergar que cualquier otra cosa. Por ello me adhiero a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga a título póstumo a Jesús Castellanos. Siempre en nuestro recuerdo. Gracias por todo. Carlos Javier García de Castro Domínguez.

7 DE FEBRERO DE 2017

– Antonio Jódar: Queridos Presidente y Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, mi más sincera enhorabuena y al mismo tiempo el mayor de los agradecimientos por abrir el procedimiento para la concesión de la Medalla de Oro a Jesús A. Castellanos Guerrero: mi amigo, mi hermano y mi maestro.
Un galardón que, aun sabiendo que es la máxima distinción que puede otorgar tan querida Institución, en mi opinión, podría quedarse corto el homenaje cuando lo comparamos con toda una vida de dedicación, altruista y comprometida, con el devenir de las cofradías y de la propia Agrupación. Y digo bien – toda una vida- porque desde muy pequeño su juego preferido era:”jugar a las cofradías”: montaba altares, daba pregones, etc. etc., y el día 6 de septiembre de 2012, cuando inicia su despedida de entre nosotros, también se hallaba en la Cofradía. Entre una fecha y otra, ya lo sabemos: todas las facetas de su vida concurrían en la palabra COFRADÍA.
Para justificar mi adhesión a la propuesta que tan justamente hacéis no creo necesario ni oportuno enumerar los méritos de nuestro poliédrico Jesús; ni exponer como, con lo aprendido de él y con él, he podido conjugar en mi persona ser cofrade con el único objetivo de ser cristiano, que aunque hartos estamos de decir que una cosa y otra es lo mismo, casi nunca lo es tanto y difícilmente somos capaces de unificarlas.
Sin embargo me gustaría destacar de él un aspecto que podría pasar más desapercibido entre sus méritos y que, en mi opinión, encierra la clave de su proceder diario durante toda su vida, la clave de su entrega desinteresada, la clave de su forma de ser y hacer que, en definitiva, ha sido el camino de su éxito, o mejor dicho de su autoridad. Me refiero a que él quiso “SER COFRADE”, a que eligió a las cofradías como vehículo de su vida cristiana y por eso puso todo su empeño en que las cofradías tuviesen fuertes cimientos cristianos que nos permitiese sentirnos orgullosos de llamarnos hermanos, y que en Semana Santa, en nuestras Salidas Procesionales, dominase la Proclamación de Nuestra Fe sobre cualquier otro aspecto que acaeciese.
No entendía cofradía sin parroquia o lo que es lo mismo que las cofradías somos Iglesia y eso nos crea una relación de dependencia y obligaciones. Proclamaba que los cofrades se deben a las cofradías y no al revés y por eso a las cofradías se va “a servir” <aunque él bien podría haber dicho: a remangarse> y no a servirse.
Queridos Presidente y Junta de Gobierno, Jesús con su entrega sincera y pronta a la llamada de su Cofradía, con su trabajo desinteresado para las cofradías y para la Iglesia con el que quería glorificar diariamente a Dios y a la Virgen María, con su constancia sin prisas para conseguir los objetivos marcados, con su falta de protagonismo aún siendo él el único imprescindible en muchas ocasiones, con sus criterios claros y bien argumentados que le permitía mantener un talante crítico ante el “todo vale”, con su actitud de servicio al prójimo, con su lealtad a los amigos, con su interés por lo sustancial desechando siempre lo superfluo, y sobre todo con su firme creencia en LA ÚNICA VERDAD, que reconocía en CRISTO RESUCITADO, Jesús hizo de su vida un referente claro para muchos que, como yo, aprendimos de él que “SER COFRADE” es un modo de vida, que se elige libremente, desde el que podemos profundizar en la fe y glorificar a Dios.
En mi opinión esta es la verdadera esencia de Jesús Castellanos, la que le hace merecedor de la más alta distinción que los cofrades podemos conceder. Gracias. Antonio Jódar.

10 DE FEBRERO DE 2017

– José Miguel Marcos Sierra: Un gran cofrade y mejor persona!

11 DE FEBRERO DE 2017

– Pedro Manuel Perea Millán: Mi adhesión a la presente petición; mas que merecida la medalla de oro para Jesús Castellanos.

13 DE FEBRERO DE 2017

– Genoveva Gallardo Martín: Responsabilidad, servicio, sacrificio, altruismo y constancia; son cualidades que pocos “cofrades” reúnen y sin embargo nuestro querido Jesús era ejemplo de ello. Es sin duda, el gran cofrade malagueño de este siglo y no se puede entender la historia de la Semana Santa actual sin él. Gracias por todo lo enseñado y vivido en Dolores del Puente. Me adhiero a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga a Jesús Alberto Castellanos Guerrero. Genoveva Gallardo Martín.

16 DE FEBRERO DE 2017

– Unión Musical Maestro Eloy García: La música, como unas de las sensibilidades artísticas cofrades, no puede más que sumarse a la concesión de esta medalla al artista más influyente en la historia reciente de las cofradías de nuestra ciudad. Jesús fue un espejo para muchos, porque más allá de dejarnos una cofradía a la que admirar, varios diseños que disfrutar, o su magistral escrito en su pregón de la Semana Santa, se preocupó por nuestra ciudad y sus hermandades en conjunto. Su trabajo incesante por la Agrupación de Cofradías y por la festividad del Corpus Christi en representación de esta durante largos años, hacían ya merecida esta concesión en vida. Por todo ello, hoy, un día después del 92º aniversario de la hechura de “La Estrella Sublime”, su marcha favorita, nos sumamos a tan merecido reconocimiento. Sirva el mismo para que nunca olvidemos lo que nos aportó a todos lo cofrades. Atentamente, la Unión Musical Maestro Eloy García.

22 DE FEBRERO DE 2017

– Alberto J. Palomo Cruz: No se podrá estudiar la historia contemporánea de las cofradías malagueñas sin referirse a Jesús Castellanos, quien vivió por y para la Semana Santa, abarcando todos los saberes implicados en su celebración. Hubiese merecido no una, sino diez medallas, pero bien está la iniciativa de la Agrupación de Cofradías de honrar su memoria, homenaje al que me adhiero de todo corazón. Alberto J. Palomo Cruz, integrante del equipo de LA SAETA.

25 DE FEBRERO DE 2017

– José María Romero Sánchez: Las razones para que se le otorgue la máxima distinción de la Agrupación de Cofradías a Jesús Castellanos Guerrero son infinitas. Por lo que supuso en la revolución de la Semana Semana Santa de los 70 y 80 y cuyo legado perdura en nuestros días, por sus incontables aportaciones con sus diseños al patrimonio cofrade, por sus ideas que hicieron que su Pregón sea de los considerados históricos y permanentemente recordado y citado, por sus vastos conocimientos cofrades, los méritos son innumerables. Pero además, era una de las cosas que desgraciadamente cada vez abundan menos:un era un buen cristiano, una gran persona, con una fe solida y una formación cristiana envidiable. Y si los primeros méritos son incontables, estos últimos son mayúsculos, superlativos. Como era él. José María Romero, Hermano Mayor de la Cofradía de la Sentencia.

1 DE MARZO DE 2017

– José Carlos Navarro Pages: Consiguió que para muchos ser de los Dolores del Puente sea algo más que pertenecer a una cofradía. ¡Es un sentimiento! Hombre con los pies en el suelo, de mente clara que razonaba sobremanera sobre todo lo que acaeciera en una conversación, de la cual se hacía dueño y de las que todavía se echan mucho de menos en la propia cofradía. Solamente tenías que dedicarte a disfrutar escuchando. Era una persona muy llana y del pueblo, cosa ésta que llamaba bastante la atención a mucha gente. Quiero dar fe también de que era un hombre honrado. Nos enseñó una forma de procesionar muy particular y que enamora, además del gusto por el gusto. Su pérdida supuso un mazazo brutal del que nos costó recuperar y aunque el tiempo pasa, la figura de Jesús sigue presente todos los días entre nosotros. He querido dejar mi testimonio y adhesión a la concesión a Jesús Castellanos de la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías de Málaga, del que también fuera un pilar muy importante durante bastantes años, precisamente hoy día 1 de Marzo – Miércoles de Ceniza. Comienza la Cuaresma y como cada año, Jesús viene a estar con nosotros a ayudarnos con todos los preparativos para que como todos los Lunes Santo, su Virgen de los Dolores luzca esplendorosa por las calles de Málaga. Un abrazo de nuevo ¡Hermano! José Carlos Navarro Pagés.

– Dolores María Lima Gámez: Aunque ahora vivas en la Ciudad Celestial, el amor supera siempre a la muerte, es el que vence. Es María la Madre de Dios la que nos da su consuelo. Siempre Gracias. Me adhiero a la concesión de la medalla de oro a Jesús Castellanos. Dolores María Lima Gámez.

2 DE MARZO DE 2017

– Salvador Toro: Mi total adhesión a la concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, a título póstumo, a Jesús A. Castellanos. Un cofrade irrepetible, imprescindible para comprender las claves de la evolución de nuestra Semana Santa. Influyente en el devenir de las cofradías malagueñas y, si queremos, también en el de los cofrades. Una persona comprometida, con una capacidad de trabajo excepcional, incansable y con los piés en su tierra. Capaz de contagiar esperanza y confianza para la mejora de nuestra Semana Santa. Un orgullo haberlo conocido y haber compartido inquietudes, ilusiones y proyectos a lo largo de los años. Salvador Toro.

4 DE MARZO DE 2017

– Pedro Javier Gómez: Aprendí de forma teórica y práctica lo que es la Semana Santa y las cofradías con Jesús Castellanos: montando cultos, haciendo procesiones, aportando enmiendas a los estatutos agrupacionales, montando escenarios para ganar dinero para la cofradía de los Dolores, construyendo belenes, repartido túnicas, restaurando capillas, trabajando en bares para recoger más fondos, viajando a Sevilla a visitar talleres, escribiendo artículos para La Saeta, montando exposiciones en San Julián, cambiando santos de capilla, haciendo paredes en la casa de hermandad, arreglando tronos, visitando cofradías, y tantas y tantas cosas. Luego nuestros distintos puntos de vista nos separaron. Jesús mandaba mucho y siempre era el que dirigía, pero también he de decir que siempre fue el primero en “remangarse” y ponerse a trabajar. Pocas personas han podido hacer tanto como él por la Semana Santa de Málaga. Por eso apoyo la concesión de la medalla de oro de la Agrupación para Jesús. Cualquier homenaje que podamos imaginar se quedará corto. Pedro Javier Gómez.