Antonio Banderas se adhiere a la póstuma concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías en favor de Jesús Castellanos

– En un sentido escrito, el actor manifiesta que el desaparecido cofrade fue “un personaje absolutamente necesario para el engrandecimiento de nuestra Semana de Pasión”.

– Cerca de 200 adhesiones de instituciones, responsables públicos, artistas y artesanos, profesores universitarios, significados cofrades, malagueños en general e incluso de personas del extranjero conforman por ahora el expediente que documentará la entrega de la máxima distinción agrupacionista al inolvidable revitalizador de nuestra actual Semana Santa.

Jesús A. Castellanos Guerrero.

MALAGA, 19 DE ENERO DE 2017.- Como cualquier otro cofrade y al igual que las casi doscientas adhesiones ya llegadas en la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, hoy se ha recibido en el buzón de comunicación@agrupaciodecofradias.es un correo electrónico del actor malagueño Antonio Banderas adhiriéndose a la póstuma concesión de la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías en favor de Jesús A. Castellanos Guerrero. A través de la intermediación de su hermano Javier, que también ha hecho causa común con la adhesión en cuestión, Banderas ha remitido un profundo escrito donde expresa su sentir ante la figura humana del desaparecido cofrade, definiéndolo como “un hombre que sabía intelectualizar y poner en valor la enorme cantidad de energías diferentes que genera el universo cofrade”.

Este es el contenido textual de su adhesión:

“No puedo decir que tuve el lujo de conocer a Jesús Castellanos en profundidad. Tampoco que pasáramos juntos el tiempo suficiente como para que pudiésemos considerarnos amigos, pero siempre supe en los momentos que tuvimos la oportunidad de vernos y entablar conversación que existía una complicidad que se escondía más allá de las palabras y que establecía un tipo de vínculo invisible entre ambos. Si se me permite la expresión, pienso que “Jesús no era un cofrade raso”. Y créanme que no trato de establecer ningún tipo de jerarquía militar entre los cofrades, ni nada por el estilo. Lo digo porque considero que detrás de su pasión, de su amor incondicional por la Semana Santa, había una reflexión profunda por el sentido de estas celebraciones, un espíritu de búsqueda constante, una curiosidad que le permitía descubrir cosas e ir respondiendo preguntas de forma meticulosa. Lo más importante de este carácter creativo y disciplinado es que las respuestas que iba encontrando las materializaba en hechos específicos y concretos. Tanto desde el punto de vista estético, como desde el ámbito de la gestión y la organización en el mundo de las Hermandades.

El contacto más directo y al mismo tiempo más cercano con Jesús lo tuve cuando fui elegido para dar el pregón de la Semana Santa del año 2011. Durante esos días me di cuenta de que estaba frente a un personaje absolutamente necesario para el engrandecimiento de nuestra Semana de Pasión. Un hombre que sabía intelectualizar y poner en valor la enorme cantidad de energías diferentes que genera el universo cofrade. Hay algo increíblemente valioso en la vida y eso es “tenerlo claro”. Jesús Castellanos lo tenía clarísimo. Verdaderamente su fallecimiento supuso y supondrá una pérdida irreparable. Perdimos a alguien que sabía explicarnos lo que somos. Perdimos a un intelectual de la Semana Santa. Antonio Banderas”.

LOS TESTIMONIOS DE APOYOS Y AFECTOS NO CESAN DE LLEGAR

Desde que el pasado 25 de noviembre se abriera un plazo de recepción de adhesiones en favor de la concesión póstuma de la medalla de oro de la institución de San Julián al cofrade Jesús Castellanos Guerrero, los testimonios de apoyos y de afectos en cuestión no cesan de llegar. A partir de entonces, personas de toda condición, conocidos y no conocidos, cofrades y no cofrades, malagueños y no malagueños, instituciones, colectivos y entidades se vienen sumando con sus escritos a la llamada pública que la comisión agrupacionista al efecto realizara para procurar el mayor número social de conformidades.

UNA MEDALLA DE ORO CON SINGULARIDADES EXTRAORDINARIAS

Entre otras singularidades extraordinarias de este futuro reconocimiento, se trata de la primera vez en la historia que la casi centenaria Agrupación de Cofradías tiene iniciado un proceso para conceder, a título póstumo, su máxima distinción honorífica. En este sentido, la institución de San Julián constituyó el pasado 22 de septiembre una comisión, integrada por cinco componentes, de los cuales, según la preceptiva normativa, tres miembros han ser componentes de la Junta de Gobierno de la propia Agrupación (vicepresidente 1º, José Carlos Garín; secretario general, Salvador Pozo; y el fiscal, Carlos López Armada) y los dos restantes elegidos por las hermandades solicitantes de la distinción (Rafael Recio, por Rescate; y Antonio Jódar, por Dolores del Puente); si bien, de inmediato la totalidad de las 41 cofradías agrupadas y la propia Agrupación hicieron causa común solicitando respectiva y unánimemente la concesión en cuestión, circunstancia ésta que también es excepcional en los anales de la medalla de oro de la decana institución cofrade.

UNA CONMEMORACIÓN PARA PONER EN VALOR LAS VIRTUDES DEL INOLVIDABLE COFRADE

En la actualidad, la referida comisión -en la que están trabajando otros muchos cofrades- se encuentra inmersa en la elaboración de un borrador que intentará incluir todas las ideas y proyectos conmemorativos posibles. El proyecto a materializar es, por consiguiente, hacer de la futura concesión una efeméride inolvidable donde, especialmente, se pongan en valor para las generaciones futuras las ejemplares virtudes humanas/cristianas que atesoró Jesús Castellanos, cofrade que todo lo dio por el mundo de la Semana Santa malagueña, fallecido de manera repentina el 12 de septiembre de 2012.  

EL PLAZO DE ADHESIONES SIGUE ABIERTO A TODOS

Cabe significar que se tiene habilitado en la parte inferior de la página de inicio de la web de la Agrupación (http://agrupaciondecofradias.com) un apartado con acceso exclusivo y directo para posibilitar que cualquier entidad o persona puedan hacer llegar sus escritos de apoyo, mediante el uso del correo electrónico comunicacion@agrupaciondecofradias.es, apartado éste en el que además pueden visualizarse de manera pública cuantas adhesiones y afectos se van sumando. Sobre este particular, la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga agradece a todos los testimonios cursados, los cuales son sinceras demostraciones de la profunda admiración que el recuerdo de Jesús Castellanos (q.e.p.d.) sigue motivando, pese a que hayan transcurrido ya más de cuatro años de su inesperada muerte. 

DATOS BIOGRÁFICOS DE JESÚS CASTELLANOS

Jesús Alberto Castellanos Guerrero nació el 15 de noviembre de 1953 en Málaga. Fue bautizado e hizo la primera comunión en la iglesia de Santiago, justo al lado de su casa, de calle Granada y muy cercana a la plazuela que lleva su nombre. Estudió en el Colegio de los Hermanos Maristas de calle Victoria y la carrera de Medicina en la Universidad de Granada. Posteriormente empezó la docencia como titular del Departamento de Historia de la Medicina en la Universidad de Málaga y ejerció como tal durante 35 años de manera ininterrumpida. Fue miembro de la Junta de Gobierno de la cofradía de la Estrella, de la que años después fue presidente de su comisión gestora. Fue fundador y hermano mayor de la Antigua Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de los Dolores del Puente. Diseñador de innumerables obras para el mundo cofrade. Pronunció el pregón de la Semana Santa en el año 2000 e impulsor y director del Museo de la Semana Santa de Málaga. Fue vicepresidente de la Agrupación y responsable de la Comisión de Cultura y Divulgación. El 22 de marzo de 2013, Viernes de Dolores, su hermandad más querida, la cofradía de los Dolores del Puente le entregó a título póstumo la medalla de oro de la corporación dominica.