• Será público y gratuito, especialmente orientado a cofrades y al personal de sillas y tribunas, y de horarios e itinerarios.

  • En Semana Santa se establecerá un plan preventivo con 15 desfibriladores distribuidos por el recorrido oficial.

MÁLAGA, 11 DE FEBRERO DE 2017.- Dentro de la estrategia trazada por el Plan Nacional de Resucitación Cardiopulmonar y organizado por Emergencias Sanitarias 061, especialistas de Urgencias y Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Málaga, la Escuela de Resucitación Cardiopulmonar (RCP) del Colegio de Médicos de Málaga y la Asociación EXPAUMI (Asociación de ex-pacientes de la Unidad de Medicina Intensiva del Hospital Clínico de Málaga), el próximo sábado, 25 de febrero, entre las 09:00 y las 14:00 horas, tendrá lugar en la sala capitular de la Agrupación de Cofradías un curso divulgativo sobre “Soporte vital básico y uso del desfibrilador automático externo”, según fue aprobado en la junta de gobierno de la institución de San Julián celebrada pasado miércoles.

El curso será público y gratuito, teniendo como finalidad la formación precisa de aquellas personas interesadas que, en caso de estar cercanas a situaciones de paradas cardiorrespiratorias, puedan aplicar técnicas y medidas de resucitación de cara a prolongar la vida de los afectados hasta la llegada de los equipos sanitarios de emergencias. En este sentido, dadas las notables afluencias de público -tanto espectadores como intervinientes-, que se originan en torno a las procesiones de nuestra Semana Santa y el consiguiente el riesgo potencial de acontecer situaciones críticas cardiacas, el curso tendrá una especial orientación hacía el mundo cofrade, procurando una participación de al menos dos miembros por cada una de las hermandades agrupadas, así como de la plantilla del personal de sillas y tribunas (encargados, acomodadores, controladores de paso, etc.) y de horarios e itinerarios (controladores de puestos, enlaces, etc.).

ABIERTO EL PERIODO DE INSCRIPCIONES HASTA COMPLETAR CIEN PLAZAS 

El curso estará impartido por profesionales sanitarios especialistas en medicina intensiva y de urgencias, bajo la dirección del doctor Ángel García Alcántara, disponiéndose de unas cien plazas, las cuales ya pueden ser reservadas -hasta dos días antes del comienzo del mismo- formalizando las preceptivas inscripciones en la propia Agrupación de Cofradías de Semana Santa (C/ Muro de San Julián, 2) o enviado un correo electrónico al efecto a malaga@agrupaciondecofradias.com.

Durante la celebración de la próxima Semana Mayor y por primera vez en Málaga, se establecerá un plan operativo/preventivo especial denominado “Por una Semana Santa cardioprotegida”. Consistirá en distribuir y ubicar estratégicamente a lo largo del recorrido oficial un total de 15 desfibriladores cedidos por la empresa Philips a fin de que puedan ser usados de manera inmediata por el personal formado en el curso cuestión u otros conocedores de su adecuada utilización.

FORMAR A LA POBLACIÓN PARA DISMINUIR LA MORTALIDAD

Las recomendaciones internacionales indican que una de las acciones dirigidas a disminuir la mortalidad de las personas que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las actuaciones básicas que deben aplicarse a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, las cuales han demostrado que aumentan la posibilidad de supervivencia. Estos casos suelen suceder en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de 1 de cada 10 individuos sobreviven. Las investigaciones realizadas al respecto muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia una parada cardiaca aumenta la supervivencia de entre 2 y 3 pacientes por cada 10, aunque sólo 1 de cada 5 llega a recibir esta atención.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental y, entre ellas, ocupa un lugar destacado la muerte súbita cardiaca. En España se producen al año en torno a 25.000 paradas cardiacas extrahospitalarias. La supervivencia de muchas de las víctimas depende de que se apliquen las técnicas de resucitación cadiopulmonar en los primeros 3 ó 4 minutos, lo que puede aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.