Las hermandades de la Caridad, Viñeros, Sentencia y Salud, cuyo hermano mayor encarnó al Rey Gaspar, dieron un extraordinario ambiente al cortejo más esperado por los niños malagueños

Tras pasar la noche anterior en las estancias de la Alcazaba, sus majestades iniciaban a primera hora de la tarde su encuentro con los niños de Málaga. En la foto, saliendo de la fortaleza árabe, camino del Ayuntamiento para saludar al alcalde y luego presidir la comitiva en el cortejo real.

MÁLAGA, 6 DE ENERO DE 2017.- Nada menos que sesenta y un años ininterrumpidos, desde 1957, la Agrupación de Cofradías de Semana Santa no falta a la cita con la cabalgata de los Reyes Magos y, por ende, con los niños malagueños. La pasada jornada mantuvo su tradicional liturgia de ilusión y de fiesta, siendo cada vez más notoria la presencia del mundo cofrade en la mágica comitiva que volvió a inundar de alegría las calles del centro de la ciudad. Como muestra testimonial del oro, incienso y mirra ofrendado, disfrutemos de la siguiente galería fotográfica:

Con anterioridad a la cabalgata, a mediodía, cofrades, munícipes y periodístas se reunieron para almorzar en la Casa Hermandad del Sepulcro para animar y arropar a quienes tenían la privilegiada responsabilidad de encarnar a sus majestades. En foto, con el salón lleno de comensales, Pablo Atencia, presidente de la Agrupación de Cofradías (a la derecha), dirigiendo unas palabras a los ilusionados asistentes.

El rey Gaspar, el mas cofrade de sus majestades, “entronizado” en su carroza real no dejó de repartir caramelos, ilusiones y su consabido incienso purificador.

La carroza de los Ángeles fue ambientada por niños y niñas de la Cofradía de la Caridad.

Jóvenes cofrades de la Hermandad de Viñeros fueron los que ambientaron la carroza dedicada a los pastores.

La carroza que escenificaba la Natividad fue participada por niños y niñas de la Cofradía de la Sentencia.

Los colores morados predominaron en la luminosa decoración de la carroza del Rey Gaspar.

Momentos antes de la salida de la comitiva real, sus majestades posaron en la escalinata de acceso al Ayuntamiento junto con el alcalde de la ciudad y demás miembros de la corporación municipal.