– El delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, dirigió las reflexiones y rezos en la Parroquia de Santa Ana y San Joaquín

– La corporación de Nueva Esperanza organizó posteriormente una comida de confraternidad y convivencia en su casa hermandad

Miembros de la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías leen las lecturas del retiro de Adviento guiados por Antonio Coronado.

MÁLAGA, 5 DE DICIEMBRE DE 2017.- Las dependencias de la Parroquia de Santa Ana y San Joaquín, en el barrio de Nueva Málaga, fueron sede el pasado sábado de un retiro de Adviento para los componentes de la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías. Dirigido por el Delegado Diocesano de Hermandades, Antonio Coronado, la jornada de convivencia y formación sirvió para dar inicio al nuevo año litúrgico y reflexionar acerca de la venidera Natividad del Señor.

Momento de la disertación de Antonio Coronado en la capilla anexa de la Parroquia de Santa Ana y San Joaquín.

Una amplia representación de la Junta de Gobierno agrupacionista participó en la jornada, donde el reverendo Antonio Coronado dedicó buena parte de ella a la reflexión de las lecturas bíblicas que durante las fiestas del Adviento tendrán presencia en las eucaristías hasta el misterio del nacimiento de Cristo. El Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías desgranó la configuración de las venideras celebraciones e invitó a los presentes a ser parte de ellas con el corazón abierto al análisis y a la esperanza.

Durante el acto catequético, Coronado ensalzó las bondades del camino que, desde la apertura del nuevo año litúrgico, se establece para los cristianos: “El Señor viene a nosotros en cada hombre y mujer que sale a nuestro encuentro. La preparación que vivimos en el Adviento consiste en darle gracias y celebrar su venida, descubriéndola en medio de nosotros. Debemos estar preparando el corazón para el encuentro definitivo con él cuando nos llame a su presencia”. Las lecturas hechas durante el retiro se referenciaron con las de la Palabra de los próximos domingos a través de tres figuras esenciales en la llegada de Jesús al pesebre de Belén: el profeta Isaías, Juan el Bautista y la Virgen María.

Tras la celebración se realizó un ágape fraterno en la casa hermandad de Nueva Esperanza. En la fotografía, hermanos mayores y miembros de la Junta de Gobierno junto al delegado diocesano de Hermandades y Cofradías.

“Desde las cofradías debemos ser altavoces que anuncien a Jesucristo como Isaías. Esa es la misión de los hermanos mayores”, explicó Antonio Coronado a los presentes. El Delegado Episcopal recordó igualmente que “debemos procurar encontrarnos más con Jesucristo, que quiere estrechar aún más los lazos con nosotros. Quiere nacer en nuestra vida”.

En la parte final del retiro, los asistentes mantuvieron un tiempo de reflexión compartida y oración en la capilla anexa al propio templo de Santa Ana y San Joaquín. Posteriormente, la hermandad de Nueva Esperanza ofreció un almuerzo en sus dependencias, poniéndose término a la jornada convivencia fraterna entre los máximos responsables cofrades.