La imagen de Francisco Palma Burgos recorrió las principales calles de la feligresía de Santo Domingo a hombros de congregantes y legionarios

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, frente a la Virgen de los Dolores del Puente Coronada, en la primera estación del Vía Crucis.

MÁLAGA, 2 DE OCTUBRE DE 2017.- La Congregación de Mena celebró el pasado sábado 30 de septiembre un solemne Vía Crucis con la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas para conmemorar el 75 aniversario de su hechura. De esta forma, la corporación del Jueves Santo rememoró este piadoso acto que realizase por el barrio de El Perchel durante los años setenta y ochenta del pasado siglo.

Pasadas las 20:30 horas, y ante una abarrotada plaza Fray Alonso de Santo Tomás, partió el cortejo conformado por hermanos con cirios, un amplio acompañamiento musical conformado por la capilla Glorias de Málaga, el grupo musical Maestro Iribarren y la escolanía de la parroquia del Corpus Christi; el párroco de Santo Domingo y delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, y el propio Crucificado. El silencio y la solemnidad con la que fue llevada la talla en cuatro turnos -dos realizados por los congregantes y otros dos por miembros del IV Tercio de la Legión Española- destacó durante todo el recorrido.

El presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia (a la derecha), formó parte de la presidencia al igual que Antonio de la Morena, Hermano Mayor de la Congregación de Mena (en el centro), y representantes civiles y militares relacionados con la propia corporación nazarena.

Diferentes colectivos y hermandades del entorno de Santo Domingo dispusieron altares con las estaciones del Vía Crucis gracias a la entrega de los maderos por parte de la Congregación de Mena. Entre ellas destacaron las cofradías de Dolores del Puente, Estrella y Esperanza; la corporación de la Virgen del Rosario, el taller de bordados de Salvador Oliver o los centros asistenciales Calor y Café, Cáritas Parroquial y los Ángeles Malagueños de la Noche.

Junto a las representaciones de las hermandades agrupadas que realizaron estaciones al paso del Vía Crucis, en el cortejo participó Pablo Atencia, presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, junto a miembros de la Congregación y representantes de la Legión Española y la Marina, hermanos mayores honorarios de Mena. A la misma se agregaron, tras el paso por las estaciones, las corporaciones de Santo Domingo -Dolores del Puente, Estrella y Virgen del Rosario- y la archicofradía del Paso y Esperanza, cuya casa hermandad se ubica dentro de la feligresía. La archicofradía del Huerto acompañaría al cortejo desde la salida.