La institución de San Julián mantiene activa la atención a los abonados, muestra la voluntad de buscar soluciones a las circunstancias generadas, ruega confianza y comprensión, y transmite su solidaridad a la Sociedad en general y especialmente a las personas damnificadas por la pandemia

Patio porticado del Museo de la Semana Santa de Málaga “Jesús Castellanos”, en la sede de la Agrupación de Cofradías.

MÁLAGA, 18 DE MARZO DE 2020.- La Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, a consecuencia del Decreto de declaración del Estado de Alarma acordado por el Gobierno de España para la lucha contra la pandemia del coronavirus, informa de lo siguiente:

1.- La sede de la Agrupación de Cofradías permanecerá cerrada al público hasta que las autoridades así los dispongan. Mientras llega ese momento, se mantiene el servicio de secretaría mediante teléfono y correo electrónico en su horario habitual de 10:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Para contactar con la Agrupación, pueden hacerlo a través del teléfono 952 210 400 y el correo electrónico malaga@agrupaciondecofradias.com. Igualmente se mantienen operativos los canales habituales de comunicación a través de nuestra web y redes sociales.

2.- La Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías es sensible a todas las incidencias provocadas por el Estado de Alarma acordado en relación a la suspensión de los desfiles procesionales de Semana Santa y trabaja de manera decidida para buscar lo antes posible soluciones y acciones que subsanen en la medida de lo posible la situación que se produce en nuestros abonados y hermandades.

3.- Desde la Agrupación de Cofradías queremos lanzar un mensaje de confianza a nuestros abonados, rogando igualmente comprensión ante la dificultad de dar una solución inmediata.

4.- Por último, queremos transmitir nuestra solidaridad con la Sociedad en general y con los directamente afectados por esta pandemia, tal y como nos transmite el Papa Francisco, corroborando su profunda convicción de que para Dios nada es imposible, con un gesto público a todos los cristianos de poner su confianza en “Aquel que todo lo puede”. Por eso, invocando a la intercesión de su Madre María y venerando la imagen del Crucifijo Milagroso, presenta a Dios las intenciones de la Humanidad, asolada por la pandemia del coronavirus.

En Málaga a dieciocho de marzo de dos mil veinte.