– Fue uno de los precursores en la renovación de nuestra Semana Santa durante los años 70 y 80, siendo reorganizador de la cofradía del Monte Calvario y muy vinculado a la hermandad de La Paloma, entre otras

– Numerosas personas asistieron al acto del descubrimiento de la placa, reconocimiento aprobado por el Ayuntamiento con un amplio refrendo ciudadano y especialmente por la Agrupación de Cofradías

Nutrida presencia municipal, religiosa, cofradiera y familar durante el acto del descubrimiento de la placa en la victoriana glorieta.

MÁLAGA, 4 DE OCTUBRE DE 2019.- Desde ayer por la tarde, una glorieta situada en la zona de la calle Amargura, a la altura en que se encuentra el acceso a la capilla del Monte Calvario, en el barrio de la Victoria, lleva por nombre “Padre Manuel Gámez” en honor de quien ha sido unos de los sacerdotes que más han hecho por la renovación de nuestra Semana Santa y por el enriquecimiento del patrimonio musical local.

NUMEROSA ASISTENCIA DE PÚBLICO Y MÁXIMO REFRENDO CIUDADANO Y COFRADE

Don Manuel Gámez López.

El acto del descubrimiento de la placa nominativa urbana fue presidido por el alcalde Francisco de la Torre, acudiendo numerosas personas entre las que destacaron familiares y compañeros sacerdotes del homenajeado, caso de  Antonio Aguilera, deán de la S.I. Catedral, así como una notable presencia de cofrades encabezados por el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, y los hermanos mayores Arturo Fernández (Monte Calvario), Diego Hermoso (Paloma), María del Carmen Ledesma (Caridad) y José Carretín (vice-pte 4º de la Agrupación), entre otros.    

Esta concesión municipal fue tratada en la última Comisión Técnica de Calles y aprobada por decreto el pasado mes de septiembre. La petición al Ayuntamiento partió de la Hermandad del Monte Calvario y fue unánimemente respaldada por numerosos colectivos/entidades ciudadanos, especialmente por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, por entender que la trayectoria cofrade del Padre Gámez le hacen merecedor de esta nominación en un espacio cercano a la referida corporación, a la que ha estado estrechamente vinculado como director espiritual desde su reorganización.

Momento en el que el alcalde, Francisco de la Torre, hace una semblanza sobre la figura de don Manuel Gámez.

UNA DE LAS FIGURAS MÁS RELEVANTES DE NUESTRA SEMANA SANTA Y DE LA MÚSICA CORAL MALAGUEÑA

Además, el querido sacerdote es una de las figuras más relevantes de la historia, tanto cofrade como musical del siglo XX en Málaga. Fue el fundador y director de la Coral Santa María de la Victoria, delegado de Hermandades y Cofradías de la Diócesis de Málaga y pregonero de la Semana Santa de Málaga en 1980.

La vinculación del Padre Gámez con el enclave, que a partir de ayer lleva su nombre, se remonta a la época de su ingreso en el Seminario de Málaga, en la posguerra. Fue en 1939, cuando entró por primera vez en la Ermita del Monte Calvario. Este espacio, reconstruido gracias a su tesón, junto con la Hermandad de la que es director espiritual, se convirtieron en un proyecto vital y en el lugar desde el cual D. Manuel ha impulsado numerosos proyectos.

El alcalde entregó a los familiares del Padre Gámez una réplica de la placa descubierta.

Fue uno de los precursores de la renovación que vivió la Semana Santa de Málaga en los años 70 y 80 del siglo pasado. En ese ambiente de cambio e intensa actividad cofrade se reorganizó la Hermandad del Monte Calvario. Con pautas dadas por él mismo y el entusiasmo de un grupo de jóvenes, realizó una renovada propuesta en el concierto cofradiero malagueño. Esta propuesta estuvo marcada por la seriedad, el silencio y el rigor penitencial, además de una cuidada estética y puesta en escena. Desde aquella primera procesión de 1979, en la que el padre Gámez vistió el hábito de nazareno de su refunda hermandad como un penitente más, siendo el respaldo espiritual y alma mater de la misma.

El perfil cofrade del Padre Gámez no se agota en con la corporación victoriana. Ha sido partícipe de la vida de buena parte de las cofradías malagueñas en diferentes ámbitos, de manera muy especial también y de siempre con la hermandad de la Paloma, predicando en numerosos cultos, siendo pionero en el arte de vestir a imágenes dolorosas de la ciudad o impulsando la presencia en Málaga de artistas andaluces de las distintas disciplinas del arte sacro y cofrade.

BIOGRAFÍA DEL PADRE DON MANUEL GÁMEZ

Manuel Gámez López, nace en Fuengirola, en 1927. Cursa estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Málaga. En el centro destaca por sus aficiones musicales, obteniendo las máximas calificaciones tanto en música figurada como en Canto Gregoriano. Aún seminarista, inicia los estudios de armonía y Contrapunto con el que fuera Maestro de Capilla de la Santa Iglesia Catedral malagueña, Domingo López Salazar.

Antes de ser ordenado sacerdote por Herrera Oria, obispo de la diócesis (2 de julio de 1950), por expreso mandato episcopal fue nombrado Maestro de Capilla de la Schola Cantorum del Seminario, cargo que desempeñó desde 1950 a 1968. Durante todos estos años desarrolló una intensa labor musical entre los alumnos y miembros de dicha agrupación; entre ellos merece ser destacado Jesús López Cobos, hoy prestigioso director de orquesta de fama internacional.

Consagrado por completo a su tarea como director de la Schola Cantorum del Seminario, supo integrar en el amplio repertorio musical de esta institución notables composiciones –fundamentalmente religiosas- tanto de los más destacados polifonistas del Siglo de Oro como contemporáneos. Bajo su dirección, las intervenciones de la Schola Cantorum del Seminario en las grandes solemnidades litúrgicas celebradas en la Catedral malagueña concitaban el interés de numerosísimo público, ávido de escuchar las intervenciones de la Schola, única oportunidad posible en aquellos años, para disfrutar las composiciones polifónicas religiosas y las melodías del canto gregoriano. Así mismo, la Schola Cantorum, limitada por la disciplina exigida por el Seminario, con motivo de diversas efemérides intervino en varios programas junto a la Orquesta Sinfónica de Málaga en el antiguo Conservatorio María Cristina de esta ciudad.

Durante estos años al frente de la Schola Cantorum compone un extenso repertorio de motetes, salmos y responsorios para las diversas festividades religiosas e igualmente piezas profanas -se hizo famosa su “Malagueña” para 6 voces mixtas- interpretadas en la cita anual de los conciertos en honor a Santa Cecilia, patrona de la música.

Manuel Gámez participa en diversos cursos de música polifónica y canto gregoriano en el monasterio de Monserrat, en el monasterio de Silos y en la Universidad de Comillas, bajo la dirección del Padre José Ignacio Prieto, S. J. Ha asistido a manifestaciones y foros musicales en diversas capitales europeas donde amplía conocimientos y experiencias en el campo de la música.

En 1955 es nombrado miembro de la Comisión Diocesana de Arte Sacro. En 1960, tras brillante oposición, alcanza la plaza de Beneficiado Sochantre Primero de la S. I. Catedral. En 1966, ocupa el cargo de presidente de la Comisión Diocesana de Arte Sacro.

A partir de 1980 es promovido a canónigo con la misión de ejercer el cargo de Prefecto de Música en la Catedral. En 1983 se le confía el nombramiento de miembro de la Junta de la Delegación de Patrimonio Cultural y Artístico y, desde 1985 hasta 1989, director del Museo Diocesano de Arte Sacro.

En el año 1969, desaparecida la Schola Cantorum del Seminario, estimulado por algunos exseminaristas, antiguos alumnos de la citada agrupación musical, funda la “Coral Santa María de la Victoria” de Málaga y, bajo su dirección, en 1977 la coral obtiene, en el XXIII Certamen Nacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja (Alicante), el primer Premio Nacional, Medalla de Oro y Premio especial “Francisco Vallejo”. Igualmente, bajo su dirección, la Coral alcanza el Primer Premio en el Concurso de Coros Andaluces convocado por la Cátedra “Manuel de Falla” de la Universidad de Granada, en el año 1978; el segundo Premio de Polifonía en 1982 en Torrevieja; en el año 1988, el “Premio Ciudad de Málaga” a la mejor Labor Musical del Año, y en 2005 el Primer Premio en el V Festival de Música Coral Marinera de Benalmádena (Málaga). Bajo su dirección la Coral Santa María de la Victoria ha actuado en todas las capitales andaluzas, en las principales ciudades españolas, así como en el extranjero (Francia, Suiza, Austria y Bélgica, donde representó a Andalucía en Europalia 85).

En 1989 funda la “Escolanía Santa María de la Victoria”, entidad que desde su creación está presente en conciertos “a capella” y sinfónicos, así como en las producciones de óperas del Teatro Municipal “Miguel de Cervantes”.

Es académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo (15 de noviembre de 1978). Precisamente, en su discurso de toma de posesión de este cargo dio a conocer a un insigne y prolífico músico. Juan Francés de Iribarren, Maestro de Capilla de la Catedral de Málaga (s. XVIII) hasta entonces olvidado.

En diciembre de 1991, por unanimidad de todos los miembros de la Corporación Municipal fue nombrado “Hijo Predilecto” de Fuengirola, por cuyo motivo el conservatorio de esa ciudad lleva su nombre.

El 14 de julio de 1995, el Ayuntamiento de Málaga premió su fecunda labor cultural en el campo de la música coral distinguiéndole con la medalla de la Ciudad de Málaga y nombrándolo “Hijo adoptivo”.

El 28 de enero de 2010 la Diputación de Málaga presenta el libro con la recopilación de sus obras titulado “Para Tí es mi música, Señor”. El 17 de diciembre de ese mismo año vuelve a recibir el “Premio Ciudad de Málaga” a la mejor labor musical del año por parte del Ayuntamiento de Málaga. El 18 de junio de 2019 es nombrado Socio de Honor del Museo Interactivo de la Música ex aequo con la Coral Santa María de la Victoria que fundara en 1969.

Manuel Gámez ha sido, a su vez, director de la “Coral Santa Cecilia” de Alhaurín de la Torre desde su fundación.