El delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Manuel Ángel Santiago, pidió a todos en su homilía ser modelo de Iglesia comprometida y actualizada

Aspecto que presentaba la Iglesia de San Julián durante la ceremonia religiosa.

MÁLAGA, 9 DE ABRIL DE 2018.- Con la Iglesia de San Julián llena de público, el pasado sábado tuvo lugar la tradicional Misa de Acción de Gracias que, oficiada por el delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, Manuel Ángel Santiago, puso colofón a la reciente Semana Mayor por parte de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

UNA EXPERIENCIA DE TOTAL ENCUENTRO

Momento de la homilia del delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Manuel Ángel Santiago.

En su homilía, el padre Santiago se gratificó de las buenas celebraciones religiosas habidas durante todas las jornadas procesionales, expresando que “en ellas hemos vuelto a evidenciar plural testimonio nuestro sentir ante la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo y, muy especialmente, a acompañar a su Madre la Virgen María en el dolor de su angustia y soledad”. Asímismo, significó el hecho de ser este el primer año de su responsabilidad como delegado diocesano: “está siendo ésta una experiencia de total encuentro y agradezco la acogida que me habéis dispensado. Me tenéis a entera disposición y de todos espero ayuda y comprensión para que sigamos siendo, como nos pide el Papa Francisco, un modelo de Iglesia comprometida y actualizada”.

No pasó inadvertida para el reverendo la próxima convocatoria de elecciones a la presidencia de la institución de San Julián. En este sentido, no dudó en significar que “los procesos electorales deben ser contemplados como signos de normalidad, máxime cuando en la Agrupación, y por ende en las cofradías abunda la buena gente y ello debe traer consigo un fortalecimiento de todos”

Instantánea del canto de la Salve a la Virgen Reina de los Cielos.

ESCUDOS AGRUPACIONISTAS PARA SEIS EX-HERMANOS MAYORES

Terminada la eucaristía, se procedió a la ceremonia de imposición de escudos agrupacionistas a aquellos hermanos mayores que durante el último ejercicio han dejado de serlo en el seno de sus respectivas corporaciones nazarenas. Con dichas insignias, la Agrupación agradece la entrega y labor efectuada por los cofrades en cuestión durante el tiempo que han sido miembros de su Junta de Gobierno. Mediante la lectura de las respectivas actas a cargo del secretario general, Salvador Pozo, fueron condecorados Agustín Gutiérrez (Huerto), Eduardo Rosell (Fusionadas), Mario Moreno (Sangre), José María Flores (Misericordia), Aurelio García-Andreu (Dolores de San Juan) y Antonio Luis Ramos (Descendimiento), siendo impuestos los pertinentes escudos por el presidente en funciones Pablo Atencia.  

Los ex-hermanos mayores posan tras recibir la insignia agrupacionista. De izquierda a derecha Mario Moreno (Sangre), Eduardo Rosell (Fusionadas), Pablo Atencia (pte. en fuciones de la Agrupación), Manuel Ángel Santiago (delg. diocesano de Hermandades y Cofradías), José Mª Flores (Misericordia), Antonio Luis Ramos (Descendimiento), Aurelio García (Dolores de San Juan) y Agustín Gutiérrez (Huerto).

Al acto, además de numerosos hermanos mayores y otros miembros de la Junta de Gobierno en funciones de la institución de San Julián, acudieron la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, así como los ex-presidentes de la Agrupación de Cofradías, Francisco Toledo y Jesús Saborido.