– Hasta el 11 de enero, Leonardo Fernández presenta una colección antológica con 60 obras, mayoritariamente estandartes y cuadros, que forman parte del patrimonio artístico de una decena de cofradías malagueñas 

– Un sistema de apreciación táctil para personas con discapacidad visual y una nueva versión del fusilamiento del General Torrijos, expuesta por primera vez al público, son algunos de los muchos atractivos que presenta la muestra   

De izquierda a derecha, Joaquín Orel, responsable de Protocolo de la Agrupación de Cofradías; Joaquín González, HM del Rescate; Enrique Sánchez, HM de Dolores del Puente; Antonio Jódar, ex-HM de Dolores del Puente; Jorge Luque, director del Museo de la Semana Santa de Málaga “Jesús Castellanos”; Agustín Soler, HM de Misericordia; Leonardo Fernández, pintor; Rafael Recio, ex-pte de la Agrupación de Cofradías; José Carretín, vice-pte. 4º de la Agrupación de Cofradías; Francisco Rodríguez, comisario de la exposición; y Rafael Retana, HM de la Humillación/Estrella.

MÁLAGA, 18 DE NOVIEMBRE DE 2018.- La sala capitular de la Agrupación de Cofradías fue escenario el pasado viernes, 16 de noviembre, del acto inaugural de la exposición “La Pasión según Leonardo”. Una muestra antológica del pintor malagueño Leonardo Fernández en la que se exhiben sesenta obras de contenido religioso (en su mayoría estandartes y cuadros), todas ellas pertenecientes al patrimonio artístico procesionista de unas diez corporaciones nazarenas de la capital, pudiéndose contemplarse de manera gratuita y hasta el 11 de enero en el Museo de la Semana Santa de Málaga “Jesús Castellanos” 

Sala capitular de la sede de la Agrupación de Cofradías durante la ceremonia inaugural de la exposición.

UNA NOTABLE PRESENCIA DE PÚBLICO

La ceremonia de presentación de la exposición contó con numeroso público asistente, ocupando la mesa presidencial José Carretín, vice-pte. 4º de la Agrupación; Gema del Corral, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga; Jorge Luque, director del museo agrupacionista; el propio pintor, Leonardo Fernández; así como el comisario de la exposición, experto en Historia del Arte y profesor universitario, Francisco Rodríguez Marín. También fue significativa la presencia de representantes de las firmas patrocinadoras y colaboradoras de la muestra, tales como La Canasta, Norbay Málaga, Copicentro, ONCE y La Casa del Cardenal. 

Jorge Luque, director del Museo de la Semana Santa; y Francisco Rodríguez, comisario de la exposición.

Dentro del capítulo de intervenciones, subrayar la excelente descripción artística que el comisario de la antólógica llevó a cabo, tanto en la sala capitular como durante el recorrido que posteriormente se efectuó por las dependencias museísticas. Rodríguez Marín destacó que “la producción de Leonardo nos invita a la reflexión y a proyectar la Málaga de mediados del siglo XX”, subrayando además el minucioso proceso de documentación que ha requerido la ejecución de las obras expuestas y poniendo de manifiesto “estar todos de suerte por tener a este artista en un momento sublime de madurez creativa para disfrute de una atmósfera que nos engancha con sus extraordinarios lienzos”.

UNO DE NUESTROS MEJORES PINTORES COFRADES 

Gema del Corral, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga; y José Carretín, vice-pte. 4º de la Agrupación de Cofradías.

Igualmente, palabras elogiosas para Leonardo tuvieron el director del Museo de la Semana Santa, Jorge Luque; así como el vice-presidente agrupàcionista, José Carretín, quienes coincidieron ambos en expresar que es uno de nuestros mejores pintores cofrades. También significaron el carácter abierto de la decana institución de San Julián a la hora de ser receptiva a cuantas inquietudes genera Málaga en favor de la promoción de la cultura y del arte. En este sentido, Gema del Corral, concejala de Cultura, abundó en la gran labor que la Agrupación lleva a cabo y en la maestría, personalidad y generosidad artística de Leonardo Fernández, manifestando que “manos como las tuyas hacen grande a la ciudad”. Concluyó animando a los malagueños a que “no dejemos pasar esta exposición sin visitarla porque en ella están insertos muchos de nuestros valores”.

UN HONOR TRABAJAR PARA EL PATRIMONIO DE LAS COFRADÍAS

Leonardo Fernández, pintor.

Con la emoción a flor de piel, Leonardo expresó en su turno de oratoria de contar con el honor de haber trabajado para el enriquecimiento artístico de muchas cofradías malagueñas. Tuvo una especial atención de agradecimiento a cuantas personas y entidades habían colaborado en la ejecución de la muestra, subrayando “haber sido una lucha diaria, pero al final se ha conseguido y merece la pena”.  

Finalizadas las intervenciones, se proyectó el documental “Leonardo: una vida pintando a la vida”, audiovisual de veinte minutos en el que se recorre la trayectoria artística de Leonardo Fernández, desde la venta de su primer cuadro hasta sus últimas creaciones. Dicho documental puede ser visualizado por el público durante la visita a la exposición, como colofón a la ruta guiada de la misma, la cual integra igualmente doce obras con reproducción de relieve al tacto para así facilitar el disfrute de las personas invidentes.

Días y horarios de visita: Abierta al público hasta el 11 de enero, de lunes a viernes (mañanas de 10:00 a 13:30 horas y tardes de 17:00 a 20:30 horas). ENTRADA GRATUITA.

Recorrido por las dependencias del museo, con parada ante el cuadro del bautismo de Jesús.

DETALLES Y RECORRIDO DE LA EXPOSICIÓN

De las sesenta obras que conforman su contenido/recorrido iconográfico, unas treinta son pinturas procesionales (estandartes en su mayoría) que forman parte del patrimonio artístico/pictórico de casi una decena de corporaciones nazarenas de Málaga-capital (Prendimiento, Gitanos, Dolores del Puente, Cautivo, Rescate, Viñeros, Misericordia, Amor/Caridad y Sepulcro). Otras diez son cuadros originales de carteles anunciadores elaborados en su mayoría para celebraciones cofrades (destaca uno propiedad del autor sobre el fusilamiento del general Torrijos, siendo la primera vez que se expone en público y conceptuada como ejemplo de actitud cristiana ante la muerte) y las otras veinte obras restantes se dividen entre bocetos y dibujos de diferentes producciones artísticas efectuadas durante la trayectoria del pintor, la cual se remonta desde finales de la década de los años cincuenta del pasado siglo.

Bocetos y dibujos también conforman la exposición.

En un folleto explicativo e ilustrativo de la muestra, el historiador y comisario de la misma, Francisco Rodríguez, significa los siguientes aspectos a considerar:

“Málaga ha sido prolija en pintores. Uno de ellos, Leonardo Fernández, ha dedicado toda una vida a la producción artística, figurativa y realista. Prolijo en su producción y cofrade, gran parte de su obra es de temática religiosa, en su mayor parte destinada a cofradías. La pintura religiosa de Leonardo Fernández es lo suficientemente abundante como para permitir, como en esta exposición se propone, ser reordenada con el objetivo de aportar un mensaje y proponer un discurso museográfico coherente.

La contemplación de estas obras nos permitirá situarnos en el contexto histórico de Málaga a mediados del siglo XX, el ambiente artístico de aquellos años y –tomando como caso el de Leonardo-, introducirnos en cómo nace un artista, se forma, desarrolla y evoluciona. A esta temática se ha dedicado la primera de las salas de esta exposición, que incluye múltiples objetos y referencias extraídas del taller del artista y que pretenden ilustrarnos acerca de que hay detrás de una obra de arte acabada.

El segundo de los espacios expositivos está dedicado a la Pasión de Cristo, así como el tercero, a los Dolores de María como madre. La práctica totalidad de las obras expuestas proceden del ajuar procesionista de cofradías malagueñas, que aquí se someten a una nueva ordenación para constituir un discurso museográfico dotado de contenido y unidad, no siempre posible cuando las contemplamos formando parte de diferentes cortejos procesionales.

La galería superior del claustro de este edificio histórico se ha dedicado a la cartelería, en la que se presenta una muestra muy selectiva de un género ampliamente desarrollado por el artista. Los bocetos que se exponen junto a algunas de las obras nos ayudan a comprender la génesis de la misma.

La última de las salas acoge a una de las últimas y más monumentales obras de Leonardo. Como conclusión a un mensaje de inspiración cristiana en el que la muerte adquiere un nuevo significado, el episodio histórico del fusilamiento del general Torrijos se nos propone como un ejemplo de la actitud de un creyente convencido que afronta este difícil trance.

Como conclusión a este recorrido se ofrece un audiovisual que es el complemento a la obra expuesta. En él se reconstruye la vida personal y artística de Leonardo y se intercalan sus propios testimonios y visiones personales que constituyen el universo que rodea a la producción artística”.