“Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa será grande en los Cielos”, Mateo 5:1-12.