Ciento veinte y seis creaciones artísticas y técnicas se muestran en una exposición antológica en la que destacan la peana de Jesús de la Misericordia (El Chiquito), el trono de Ntra. Señora del Carmen (Huelín), la Virgen de las Cañas y el Crucificado de la Catedral

Cartelería que conduce a los distintos espacios de la exposición. Al fondo, la puerta abierta deja ver el trono de la Virgen del Carmen (Huelin) en el interior de la Iglesia de San Julián.

MÁLAGA, 28 DE ENERO DE 2019.- El espacioso patio del Museo de la Semana Santa de Málaga “Jesús Castellanos”, sito en el histórico edificio de San Julián (Agrupación de Cofradías), se quedó pequeño el pasado viernes para poder acoger al numeroso público que asistió al acto de inauguración de la exposición antológica “Liébana: imaginería, talla, pintura, dorado y diseño”.

El patio del Museo de la Semana Santa “Jesús Castellanos” fue improvisado lugar para el sencillo acto inaugural de la exposición. En primer plano, de izquierda a derecha, Jorge Luque, director del museo; el artista Rafael Ruiz Liébana; Francisco de la Torre, alcalde de la ciudad; Gema del Corral, concejala de Cultura; Elías de Mateos, comisario de la muestra; y Salvador Trujillo, concejal del Ayuntamiento de Málaga.

UNA EXPOSICIÓN MUY POLIFACÉTICA

Organizada por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, en colaboración con la Agrupación de Cofradías, la muestra presenta en la propia Iglesia de San Julián y en la planta superior del recinto museístico un total de 126 obras artísticas y técnicas del más veterano creador en activo de nuestra Semana Santa, Rafael Ruiz Liébana, que además exhibe ejecuciones polifacéticas como retratos, marinas, bronces taurinos y hasta modelos y diseños de aviación.

Tras la presentación inaugural, la visita se inició por la Iglesia de San Julián donde se encuentran expuestos la peana de Jesús de la Misericordia (El Chiquito) y el trono de la Virgen del Carmen (Huelin).

“UN EJEMPLO DE ENTREGA Y GENEROSIDAD ARTÍSTICA”

A la ceremonia inaugural acudió el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, junto a la concejala de Cultura, Gema del Corral, el también miembro de la corporación municipal Salvador Trujillo y el director del Museo de la Semana Santa, Jorge Luque. En su intervención, el regidor consistorial destacó la gran trayectoria artística de Rafael Liébana, considerándolo como “un ejemplo de entrega y generosidad que ha enriquecido el patrimonial cultural de nuestra ciudad, y con quien siempre estaremos en deuda por todo lo creado y por lo que aún está pendiente de crear, fruto de su talento y sabiduría”.

En planta superior del museo se concentra el mayor número de obras expuestas. En la foto, una dolorosa, la Virgen de las Cañas y dos crucificados del Cristo de la Buena Muerte.

“UNA VIDA DE ARDUO TRABAJO Y DEDICACIÓN”

La exposición ha sido comisariada por el director del Museo Revello de Toro y del Museo del Patrimonio Municipal de Málaga, Elías de Mateos, quien también significó en el sencillo acto de presentación la importancia de Liébana expresando que “nadie entendería hoy nuestras procesiones de Pasión y de Gloria sin sus obras”. En este sentido, en el folleto explicativo de la muestra se precisan interesantes datos biográficos: Su vida entera se ha volcado sobre las artes plásticas. Discípulo de Andrés Cabello Requena, a quién tanto admira y cuyo nombre y trabajo reivindica con tesón, con trece años entró de aprendiz del taller donde este trabajaba. Corrían los años cincuenta del pasado siglo. Y como tantas veces ocurre en nuestra ciudad el éxito y el reconocimiento llegó tras una vida de arduo trabajo y dedicación”.

Piezas, planos, fotografías y lienzos sobre aeronáutica forman parte de la exposición, dada la gran afición del artista a la aviación.

ARTISTA DE “ALTOS VUELOS”

La exposición presenta al principio, en la misma Iglesia de San Julián, piezas de talla y dorado, entre las que destacan la peana de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia (“El Chiquito”) y el trono de la Virgen del Carmen de Huelin. Ya en el piso superior se expone una completísima producción polifacética de las habilidades creativas del veterano artista. Retratos y marinas, bronces sobre tauromaquia y hasta modelos y diseños de aviación completan el patrimonio antológico en cuestión, todo ello para culminar con una sala dedicada especialmente a la imaginería, en la cual se sitúan obras muy representativas de crucificados y dolorosas, sobresaliendo la Virgen de Las Cañas y el Crucificado de la Catedral.  

La muestra permanecerá abierta al público hasta el 7 de abril, siendo su entrada gratuita, con días y horario de visita de lunes a viernes, mañanas de 10:00 a 13:30 y tardes de 18:00 a 20:30 h.

Reproduzca pulsando AQUÍ el folleto explicativo de la exposición

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL DÍA INAUGURAL DE LA EXPOSICIÓN

Imagen de la rueda de prensa celebrada con los medios informativos el día inaugural de la exposición, por la mañana, en la sala de juntas de la Agrupación de Cofradías. De izquierda a derecha, Gema del Corral, concejala de Cultura; Francisco de la Torre, alcalde de la ciudad; el artista Rafael Ruiz Liébana; Emilio Betés, vice-pte. 3º de la Agrupación; y Elías de Mateos, comisario de la muestra.
Sala de la exposición donde se muestra la imaginería y talla realizada por Liébana.
Aspecto que presentaba el patio del Museo de la Semana Santa “Jesús Castellanos”, lleno de público, durante el acto inaugural de la exposición.
Piezas decorativas de talla en madera para uso convencional, junto con el original arco/medallón de campana del trono del Cristo de la Sangre.
Rafael Ruiz Liébana en un momento de explicación de las obras expuestas al alcalde Francisco de la Torre.
Detalles de la peana de carrete de Jesús de la Misericordia, mientras tras el contorno barroco se aprecia la imagen de la Virgen Reina de los Cielos.
Trono de la Virgen del Carmen (Huelín) en el que sobresalen esbeltos y voluminosos arbotantes esquinados con querubines que los escoltan. Al fondo, el tondo de la Misericordia, de Niño de Guevara, en la parte superior del retablo de San Julián.
Peana de Jesús de la Misericordia (al fondo) y trono de la Virgen del Carmen (Huelín) permanecen magníficamente expuestos en la Iglesia de San Julián.