Las imágenes de Jesús de la Sagrada Cena, Santo Tomás de Aquino -por parte de la Hermandad de Humildad y Paciencia- y la Virgen de la Sierra, así como el trono del Nazareno de Viñeros, protagonizaron los cuatro altares sacramentales instalados a lo largo del recorrido procesional

Guiones y bastones fueron los símbolos representados por las cofradías y hermandades participantes en la procesión.

MÁLAGA, 4 DE JUNIO DE 2017.- La solemnidad del Corpus Christi, cuyos actos se celebran en nuestra ciudad el domingo posterior a su festividad, volvió a contar ayer domingo con una amplia representación cofrade en la procesión de Jesús Sacramentado por las calles del centro histórico.

Momento de la salida del Santísimo Sacramento por la puerta catedralicia del Patio de las Cadenas.

HORARIO MATINAL Y NUEVO ITINERARIO PROCESIONAL

En esta última edición, la preceptiva celebración de la misa estacional en la Catedral se adelantó al horario matinal de las 9:30, así como la procesión que tuvo lugar una hora después, teniendo un recorrido distinto al de años anteriores y saliendo por la puerta del Patio de las Cadenas. El cortejo estuvo conformado por representaciones de todas las corporaciones pertenecientes a la Agrupación de Cofradías, así como de las hermandades de Gloria, prohermandades, grupos parroquiales, Congregación de los Santos Mártires, Hermandad de Santa María de la Victoria, Adoración Nocturna, los niños seises, presbíteros, diáconos, cabildo catedralicio y responsables del clero junto al obispo Jesús Catalá. Por la institución de San Julián la representación estuvo compuesta por el presidente en funciones Pablo Atencia, los vice-presidentes José Carlos Garín, Eduardo Rosell y Emilio Betés, siendo el abanderado el hermano mayor de la Cofradía de Nueva Esperanza, David Vidal. 

Representación de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa.

CUATRO ALTARES SACRAMENTALES

Tanto la Banda Municipal como la de la Cofradía de Zamarrilla amenizaron musicalmente el transcurrir de la comitiva por el novedoso itinerario. 

El primer altar ante el que se detuvo la carroza sacramental fue el instalado en la calle Cister, junto a la Iglesia del Sagrario, por la Hermandad de Humildad y Paciencia, el cual estaba presidido por la imagen de Santo Tomás de Aquino, que recibe culto en la Iglesia de San Julián. Más adelante, tras transitar por la calle Santa María, en la plaza de la Constitución se hacía estación ante el segundo altar. Este se correspondía al instalado por la Agrupación de Cofradías, estando especialmente ornamentado con el trono de carrete del Nazareno de Viñeros.   

Máxima representación del clero y de la Agrupación de Cofradías ante el altar que la institución de San Julián instaló en la Plaza de la Constitución con el trono de carrete del Nazareno de Viñeros.

LA EUCARISTÍA: CENTRO DE LA VIDA DE LA IGLESIA

En la calle Postigo de los Abades se produjo el tercer encuentro sacramental, en este caso con el altar de la Hermandad de la Sagrada Cena, cuya imagen titular presidió el montaje efímero de la corporación con sede en la Parroquia de los Mártires. Ya cercano a la Catedral, en la perpendicular de la calle Cister con la calle Cañón, se alzaba el cuarto y último altar, que se correspondió a la Hermandad Filial de la Virgen de la Sierra, patrona de la localidad cordobesa de Cabra.

Significar que en la Misa Estacional de primera hora de la mañana el obispo de Málaga, Jesús Catalá, destacó la importancia de la Eucaristía “como centro de la vida de la Iglesia y la necesidad de que la caridad presida el quehacer de los cristianos”.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Representaciones cofrades saliendo de la Catedral en procesión por la puerta del Patio de las Cadenas.
El Obispo de la Diócesis, Jesús Catalá, en el momento de su salida procesional desde el interior de la Catedral.
Los niños seises pusieron la nota colorista con sus llamativos trajes de gala.
Altar junto a la Iglesia del Sagrario, con la imagen de Santo Tomás de Aquino, instalado por la Hermandad de Humildad y Paciencia.
Paso de la carroza sacramental ante el altar montado por la Hermandad de Humildad y Paciencia, frente por frente al Hospital de Santo Tomás.
La estrecha calle Santa María fue novedoso lugar de paso procesional por parte del cortejo sacramental.
Paso del Santísimo Sacramento por la Plaza de la Constitución ante el altar instalado por la Agrupación de Cofradías con el trono del Nazareno de Viñeros.
Aspecto de la calle Larios durante el transcurrir de la procesión.
Representación de la Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental, ante el altar instalado en la calle Postigo de los Abades con su Imagen Titular presidiéndolo.
Momento del paso de la carroza eucarística ante el altar de la Sagrada Cena por la calle Postigo de los Abades.
La última parada de la carroza sacramental tuvo lugar en calle Císter ante el altar que instalara la Hermandad filial de la Virgen de la Sierra, patrona de Cabra, en representación de las corporaciones de Gloria.