MÁLAGA, 15 DE MARZO DE 2020.- El presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, Pablo Atencia; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el obispo de la Diócesis de Málaga, Jesús Catalá, han acordado conjuntamente suspender los desfiles procesionales de la Semana Santa de 2020.

Tras analizar la evolución de la situación de alerta sanitaria del país en la última semana, teniendo en cuenta las previsiones que anunció el Gobierno de España sobre el incremento de casos del virus, la declaración de Estado de Alarma y la puesta en marcha de medidas contundentes para que la población permanezca en sus domicilios, se considera que hay motivos suficientes y de fuerza mayor para suspender las procesiones durante la próxima Semana Santa pues con los datos disponibles, aun en el poco probable caso de que dicho estado de alarma se levantara al término del mencionado plazo, la recuperación de la normalidad llevaría necesariamente un tiempo que impediría por completo la celebración.

Las recomendaciones y medidas adoptadas por las autoridades sanitarias que limitan la movilidad de las personas, junto con el deber ciudadano de colaborar ante la emergencia que la actual pandemia supone, han llevado a la mayoría de las hermandades malagueñas, en un ejercicio de solidaridad y responsabilidad, a suspender sus actividades, entre ellas la preparación de sus respectivas procesiones de Semana Santa, colaborando de este modo a la general concienciación adquirida durante los últimos días de que el culto público en las actuales circunstancias es tan desaconsejable como inviable.

Estamos seguros que esta medida, adoptada en sintonía con las recomendaciones de la autoridad religiosa y municipal, y en el ejercicio de nuestra obligación ciudadana de colaborar en la contención del avance del coronavirus, contará con la comprensión de toda la sociedad malagueña.

Desde la Agrupación de Cofradías manifestamos nuestro hondo pesar a los malagueños y visitantes dadas las consecuencias religiosas, emotivas y económicas que supone esta decisión para muchas personas, pero entendemos que la salud pública y el interés general es de vital importancia, y, por ello, comunicamos esta determinación a las cofradías y a la población de Málaga.

Suspender las procesiones no significa anular la Semana Santa. La Semana Santa sigue adelante. Por ello, invitamos a todos a celebrarla con religiosidad y espiritualidad en el recogimiento como cristianos.

Asimismo, apelamos a la calma, a seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias y a la oración a Dios para superar esta crisis cuanto antes y para que proteja a todas aquellas personas que están padeciendo esta enfermedad.