Seguir acogiendo a familias por medio de la Fundación Corinto, participar activamente en la “Gran recogida de fondos por el COVID-19” y atender otras situaciones de necesidad obligan a la hermandad del Lunes Santo a incrementar en un 300% la asignación que se venía destinando en Obra Social

Imagen del economato de la Fundación Corinto, clausurado temporalmente durante la pandemia. 

MÁLAGA, 15 DE MAYO DE 2020.- Desde el comienzo del estado de alarma, derivado de la pandemia provocada por el coronavirus en el mes de marzo, el Área de Obra Social de la Cofradía de Estudiantes viene trabajando en varios frentes con el fin de dar respuesta a las múltiples necesidades asistenciales que esta situación genera día tras día. 

La primera y principal preocupación que han tenido los hermanos de Estudiantes ha sido la de seguir atendiendo a las diez familias acogidas durante el año a través del economato de la Fundación Corinto. Mensualmente se adquirían tanto los alimentos como los productos de higiene que necesitaban dichas familias, abonando únicamente una cuarta parte del valor de su precio, mientras la hermandad se hacía cargo del pago a la institución benéfica de las tres cuartas partes restantes.

El cierre temporal del economato de la fundación, como consecuencia de la declaración del estado de alarma, motivó que las familias que en el mes de marzo todavía no habían acudido a este benéfico supermercado para realizar sus compras ya no pudieran hacerlo y así beneficiarse de ello al abonar en este establecimiento solidario un precio tan subvencionado. Una situación a la que, además, se sumaba el miedo y la incertidumbre ante la escasez de recursos económicos con los que poder adquirir alimentos y otros productos, todo ello necesario para subsistir. 

Lotes de productos de primera necesidad preparados para ser transportados y distribuidos entre las familias acogidas en la Fundación Corinto.

Ante esta situación tan desesperada, la decisión que adoptó la cofradía del Lunes Santo fue la de transferir directamente a dichas familias el dinero que la corporación habría abonado por sus compras a la Fundación Corinto. Aun así, conscientes de que en el economato se benefician además de unos precios muy reducidos, acordaron incrementar el doble de los importes establecidos para aportarles durante ese mes de marzo un mayor nivel adquisitivo y permitirles de esta forma la compra de artículos de primera necesidad en otros supermercados.

La prolongación del estado de alarma durante el mes de abril también obligó a los cofrades a realizar este nuevo esfuerzo con esas personas en las mismas condiciones, y a lo largo de estas semanas se viene procediendo a la elaboración de lotes de comida para serles entregados. 

En este mismo sentido, cabe subrayar la colaboración mantenida con la Organización Social de Acción Humanitaria (OSAH), haciendo donación de un cargamento de 300 docenas de huevos y una aportación puntual puntual de 300 euros a Cáritas Parroquial para sufragar lotes de comida a entregar a personas en extrema necesidad de atención social.

RECOGIDA DE FONDOS

Por otro lado, desde el primer momento la entidad nazarena con sede en la Iglesia del Santo Cristo de La Salud se adhirió a las iniciativas solidarias y de voluntariado promovidas por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa para colaborar con personas damnificadas por la crisis del coronavirus, ofreciendo sus instalaciones y voluntarios a disposición de las autoridades sanitarias.

Los días 10 y 11 de abril participaron en la “Gran campaña de recogida de fondos por el COVID-19”, llevada a cabo por el Banco de Alimentos. Gracias a la solidaridad de todos los voluntarios, particulares y otros colectivos donantes que colaboraron, como es el caso de Estudiantes, se recaudaron más de 250.000 euros, con los que Bancosol ha adquirido unos 120.000 Kilos de alimentos para repartir por toda la provincia de Málaga.

Tras haber mantenido diversas conversaciones con los responsables del Albergue Municipal, se han donado enseres y elementos de ocio (juegos de mesa) para apoyar a sus usuarios y poder aliviar la delicada situación personal que padecen. 

Asimismo, durante el pasado abril han atendido otras situaciones concretas de necesidad, incrementando hasta un 300 por ciento la cantidad que en un mes normal venían empleando en labores de obra social.

Por otra parte, ante la posibilidad de que el estado de alarma pueda levantarse en un período más o menos breve, a nadie se le escapa que la situación a la que la Sociedad ha de enfrentarse en los próximos meses va a ser extremadamente dura y, además de asumir la irrecuperable pérdida de vidas humanas, habrá que añadir el inevitable deterioro de las condiciones económicas de la población en general. 

Estas circunstancias están haciendo necesario que la Hermandad de Estudiantes redoble su esfuerzo y compromiso asistencial, por lo que la cofradía ya está trabajando en un ambicioso plan de acción social a medio y largo plazo, el cual está previsto sea presentado en los próximos días.

Más información sobre la Cofradía del Santo Cristo Coronado de Espinas y Nuestra Señora de Gracia y Esperanza: Página web de la cofradía.